Seleccionar página

Descargar este documento en formato Pdf

1. Una distinción fundamental

Como vamos viendo, toda la construcción del discernimiento se levanta sobre el conocimiento de la voluntad de Dios. Sin embargo, ésta no es única. Tal como ha explicado magistralmente Dom Vital Lehodey1 existe una voluntad de Dios universal que él deja clara para todos, que es su «voluntad significada». Pero Dios tiene para cada persona un proyecto único, en virtud del cual quiere determinadas cosas, que son muy diferentes de unas personas a otras, lo que constituye su «voluntad de beneplácito».

La voluntad de Dios no es algo que se refiera sólo a las realidades más importantes de nuestra existencia, sino que afecta a todo, en sus más pequeños detalles. En términos generales existen unas directrices claras y objetivas por las que debemos regirnos y nos muestran objetivamente lo que Dios quiere de nosotros. A través de su Palabra, los mandamientos o la ley natural, Dios nos dice claramente lo que todos debemos cumplir siempre.

Sin embargo, para acertar con el plan divino sobre cada uno de nosotros hemos de acertar no sólo con los rasgos generales de ese plan, sino también con sus detalles y matices. Y éstos son específicos para cada uno. No se trata de realidades mejores o peores que otras, sino las precisas que Dios quiere para cada persona. Evidentemente no entra aquí nada que sea moralmente malo, pero sí caben opciones que, siendo buenas, no son siempre las mejores objetivamente.

La voluntad «significada» de Dios tiene que ser posible para todos, de manera que no puede exigir esfuerzos o sacrificios excepcionales. De tal modo, que hemos de considerar aquí una norma básica de la moral que nos dice que, aunque siempre estamos obligados a cumplir las prohibiciones de la ley de Dios (mandamientos «negativos»), sin embargo, los mandatos «positivos» de la misma no estamos obligados a cumplirlos si comportan una grave incomodidad o suponen un esfuerzo mayor de lo normal. No obstante, la voluntad de Dios «de beneplácito» puede comportar una exigencia mayor, e incluso el heroísmo. Aquí hay que tener en cuenta que el heroísmo no es exigible, de manera que no me voy a condenar si me niego a realizar algo que exige heroísmo o un esfuerzo extraordinario. Pero, aunque no ponga en riesgo mi salvación, sí dejaré incompleto o irrealizado el plan de Dios para mí, con lo que eso supone de falta de plenitud espiritual y humana en mi vida terrena y en el cielo. Ciertamente, el heroísmo es una opción que nadie, ni siquiera Dios, puede exigirnos ni pedirnos; pero es la respuesta que más se aproxima, en lo humano, a la correspondencia que le debemos al amor de Dios para que éste pueda llevarnos a la unión plena con él.

Es muy importante que tengamos en cuenta que el discernimiento no se dirige a conocer la voluntad de Dios significada, puesto que eso se consigue con la mera formación. El discernimiento es imprescindible desde el momento en el que reconocemos que existe una voluntad concreta y detallada de Dios, única para cada uno, y que no tiene por qué coincidir con ningún criterio que la pueda identificar como lo objetivamente mejor. Entramos en el terreno del misterio de Dios y sus designios; algo que sólo podemos atisbar sumergiéndonos en ese misterio por medio de la fe y a través de la oración, y que podemos conocer gracias a la connaturalidad de la que hemos hablado.

A este conocimiento es al que nos dirigimos, tratando de aplicarlo a la vida ordinaria. Y para ello analizaremos diferentes aspectos del trabajo espiritual que comporta el discernimiento de la voluntad de beneplácito.

2. Principio de coherencia

Ya hemos indicado que el discernimiento de un acontecimiento no se puede hacer de manera aislada, sino como parte del conjunto de nuestra vida, y ésta vista y vivida desde la fe. Es decir, que el discernimiento exige y promueve una esencial coherencia de vida evangélica, sin la cual no se puede descubrir la voluntad de Dios. No puedo descubrir la voluntad de Dios si normalmente estoy fuera de ella. Veamos esto en detalle.

A. Discernimiento y vida

Como ya hemos visto, el discernimiento es un modo de vivir la fe y una parte de ella. Podríamos decir que es el modo de vida evangélica, que busca la voluntad de Dios. Es la consecuencia de buscar a Dios de verdad y con toda el alma, lo que lleva necesariamente a buscar su voluntad en todo, con el deseo de cumplirla para expresarle el verdadero amor y darle gloria.

No es, por tanto, una simple técnica que podamos aplicar arbitrariamente a un acontecimiento aislado en el momento que nos interese. De este error se sirve el enemigo para hacernos buscar la voluntad de Dios como si dispusiéramos de un mecanismo automático, y hacerla así imposible, llevándonos al desánimo e impidiendo el verdadero discernimiento. Esto nos obliga a tener siempre en cuenta el conjunto de la vida. Si mi vida no está claramente orientada evangélicamente no puedo plantearme si es evangélica una determinada decisión. Puedo plantearme de forma teórica si una decisión es evangélica en términos generales (voluntad significada), pero no voy a alcanzar la voluntad de Dios en lo concreto si no me estoy planteando de cara a Dios mi vida en su conjunto y en cada paso que doy. Sin esta disposición puedo caer en la tentación de utilizar una decisión que tomo de forma aislada para justificar el conjunto de una vida que no estoy orientando hacia Dios.

En la práctica, esto supone que hemos de suscitar en nosotros una seria preocupación espiritual por vivir todo desde Dios, lo cual exige identificar una ascesis muy concreta para poner los medios con los que evitar que nos arrastren las motivaciones humanas, y podamos poner en todo una mirada evangélica.

B. Vida y coherencia

En relación con lo anterior, el discernimiento, como modo de vivir la fe, no se puede limitar a un ejercicio técnico arbitrario sobre cualquier asunto, aislándolo del resto de la vida. Debemos tener presente que la vida, a pesar de los cambios y vaivenes que pueda tener de vez en cuando, tiene siempre un hilo conductor que nos define, formado por nuestro carácter, estilo, valores, actitudes, etc. Es decir, que cada elemento de nuestra existencia está conectado normalmente con los anteriores y conforma un conjunto bien determinado. Igualmente, también encontramos en Dios un hilo conductor que lo define. En las gracias y mociones de Dios existe siempre orden, coherencia, unión y armonía. Las rupturas y contradicciones que encontramos en nosotros o en los demás son consecuencia del influjo de determinados conflictos o de cambios en nuestras decisiones; mientras que la impresión que podemos tener de ruptura o contradicción en las cosas de Dios es fruto de nuestra percepción.

Cualquier acción de Dios presupone las anteriores. En cada acontecimiento, Dios nos pide una respuesta que tiene relación directa con lo que nos ha pedido en los acontecimientos anteriores de nuestra vida. Cada gracia continúa la labor de las anteriores gracias recibidas y se orienta al fin último que es siempre el mismo: que se realice plenamente el plan específico que Dios tiene para cada uno. Ésa es la razón por la que, como ya hemos dicho, no se puede hacer discernimiento de un aspecto de nuestra vida en cualquier momento si no hemos hecho antes un ejercicio de discernimiento adecuado.

Para poder realizar este trabajo hemos de tener delante la «plantilla» de nuestra realidad: tanto el hilo conductor de nuestra vida en lo humano como el conjunto armónico de la acción de Dios en nuestra alma. Estas dos realidades constituyen lo que podríamos denominar nuestra «historia personal de salvación». Y es muy importante que la conozcamos bien, para lo cual hay que descubrir y colocar en su sitio todas las gracias y mociones que hemos recibido a lo largo de nuestra vida.

C. El «puzle»: los elementos y el conjunto

Nuestra vida es un todo, pero está constituida por muchos elementos provenientes de ámbitos diferentes, como son: circunstancias, historia, psicología, experiencias, sentimientos, gracias sobrenaturales, decisiones, percepción, etc. Todo este conjunto debe estar siempre lo más ordenado y jerarquizado posible, de modo que nos ofrezca una imagen armónica de lo que somos y lo que debemos ser, tanto en lo humano como en lo sobrenatural.

No todos los elementos que conforman nuestra vida tienen la misma importancia. Con frecuencia damos importancia a cosas que no la tienen, o variamos la importancia que les asignamos según nuestros sentimientos o intereses, aunque luego racionalicemos esa valoración arbitraria para justificar nuestras prioridades. Esto supone que existe una jerarquía de las cosas que hay que discernir, y debemos tener en cuenta que la elección evangélica va de la mano de la armonía que produce que cada elemento de nuestra vida tenga, en el conjunto, el lugar y la importancia que le da Dios.

En este conjunto es donde debemos encajar bien el discernimiento y cada elección concreta que comporta. Es algo así como un puzle, que tiene muchas piezas dispersas, pero que podemos ir encajando sólo si tenemos clara la referencia que nos indica el conjunto o el resultado del mismo. Sin tener delante una foto del conjunto resultaría casi imposible conjuntar las diferentes piezas del puzle. El discernimiento se hace teniendo en cuenta el contexto de discernimiento y la propia historia leída desde Dios. Cada elemento sobre el que hacemos discernimiento no es un elemento aislado, sino una pieza de un puzle que encaja con las anteriores y con la que tienen que encajar las siguientes.

En la práctica, esto supone que, conociéndonos bien, hemos de descubrir los puntos de luz que Dios nos regala y a través de los cuales nos indica el camino para conocer y seguir su voluntad, de modo que nos orientan para discernir en el momento presente y nos preparan para encajar las siguientes elecciones. Es algo parecido al trabajo que realizamos para completar el pasatiempo llamado «unir los puntos», que consiste en un cuadrado en el que hay una serie de puntos dispersos, y hay que encontrar el orden a seguir para unir esos puntos con una línea y que dé como resultado una determinada imagen de la que dichos puntos forman parte.

D. El discernimiento como proceso

Continuando con lo anterior, tengamos en cuenta que, cuando queremos o necesitamos descubrir lo que Dios quiere de nosotros en un momento o circunstancia determinados, podemos cometer el error de afrontar el asunto aislándolo de su origen, más o menos remoto, y sus causas. Ya hemos dicho que el discernimiento es el modo de vivir evangélicamente, no un ejercicio que podemos realizar arbitrariamente en cualquier ocasión que deseemos analizar desde Dios.

La mayor parte, por no decir la totalidad, de los acontecimientos de nuestra vida tienen un origen; y si el origen de lo que queremos discernir no viene de Dios no será posible realizar en la actualidad un análisis evangélico de algo que es, en alguna medida, consecuencia de aquello. Pongamos un ejemplo: Me encuentro en medio de un conflicto personal en el seno de una comunidad religiosa, un grupo de catequistas o un determinado trabajo. Por la razón que sea hay una persona que se siente molesta conmigo y aprovecha todas las ocasiones para mortificarme con reproches, culpabilizaciones, etc.; y me planteo si lo que Dios me pide es que lo sufra en silencio, lo afronte claramente o lo eluda de algún modo. Este discernimiento debe tener en cuenta la razón por la que me encuentro en esa situación. Puede que haya llegado allí por voluntad de Dios, a través de un mandato de mis superiores o de circunstancias providenciales; en cualquier caso, puedo afirmar que no he decidido, pedido, buscado o tratado de alcanzar ese puesto o tarea. En ese caso, es legítimo que busque la voluntad de Dios en una realidad que me consta es voluntad de Dios. Pero si yo he pedido o he trabajado para llegar a ese lugar, no tengo ninguna seguridad de que sea voluntad de Dios que esté allí; por lo tanto, debo entender que, en gran medida, el problema es consecuencia de mi decisión; de modo que no cabe discernimiento, o, en todo caso, debería hacerse de otra manera.

Resumiendo, podemos decir que siempre debemos partir de una pregunta muy sencilla: «¿Estoy aquí porque he querido o porque Dios me ha puesto aquí? Esto, ¿lo he deseado, pedido o intentado?». Si puedo decir que no lo he buscado, ni he hecho nada para alcanzarlo, puedo partir de una base claramente favorable para el discernimiento.

3. Principio de armonía

Dando un paso más, hemos de considerar que los diferentes elementos que configuran nuestra vida deben ser ordenados, no solamente como formando parte de un conjunto, sino en previsión de la orientación de dicho conjunto. Cada gracia y su correspondiente discernimiento debe encajar en las anteriores y preparar las siguientes.

A. El «perchero» o discernimiento fundamental

Recordemos que un discernimiento determinado no se puede realizar de manera aislada sino en el conjunto; pero, además, es esencial que pueda conectar con el discernimiento fundamental al que nos hemos referido al principio. De la claridad y solidez de este discernimiento dependerá la autenticidad y garantía de los demás discernimientos. De modo que, sin esa elección fundamental en la que hay que enganchar las demás elecciones, resulta prácticamente imposible hacer elección evangélica.

Para una elección recta hace falta un fin último, un sentido de valores, una visión global, un marco de referencia en el que se encuadra la búsqueda y se toma la decisión. Para trabajar en geometría hacen falta ejes de referencia; y estudiantes de matemáticas saben bien que un cambio de ejes puede solucionar un problema o complicarlo. Todos necesitamos perspectiva, tanto para caminar como para vivir2.

Esto tiene que ver con el hecho de que Dios vive y actúa en una absoluta estabilidad y armonía. La voluntad de Dios tiene en cuenta nuestras circunstancias y pasa a través de ellas, pero no está determinada por ellas. Los cambios en los diferentes elementos que configuran nuestra vida suelen llevarnos a pensar que la voluntad de Dios también debe cambiar, y no es así. Precisamente la inmutabilidad de la voluntad de Dios en medio de los avatares de la vida es un signo característico de la misma. La pregunta que debemos plantearnos ante los cambios que puedan poner en cuestión el proyecto de Dios sobre nosotros en un determinado asunto no es tanto «¿qué quiere Dios de mí?», sino «¿cómo vivir en esta nueva situación lo que sé que Dios quiere de mí?».

Ya hemos hablado de la importancia de ir encajando armónicamente las diferentes piezas del «puzle» que es nuestra vida. Pero, a la vez, todas ellas tienen que estar claramente encajadas con la referencia esencial que les da sentido a todas y cada una. Esa referencia, fruto del discernimiento básico e inicial, podríamos decir que es la verdad evangélica más importante y clara que me define ante Dios. Esto es algo así como tener un perchero en el que colgar nuestra ropa: cuando hemos de tomar una resolución, simplifica mucho las cosas el buscar el «perchero» espiritual en el que colgar ese asunto concreto.

Es como la síntesis o hilo conductor que define nuestra vida, resumiendo todo lo que hay en ella de gracia, fidelidad, pecado, vocación, misión, etc. Todo eso configura el proyecto personal de Dios que da forma a nuestra fisonomía espiritual. Cuanto más clara esté esta fisonomía más claramente podremos enganchar en ella, como en un perchero, todas las realidades y decisiones de nuestra vida. Para ello resulta muy importante conocer bien dicha fisonomía y habituarnos a contar con ella, dándole un nombre concreto que la defina nítidamente, de modo que, en cualquier momento, podamos «colgar» de ella -como del perchero- cualquier acontecimiento que sobrevenga o decisión que hayamos de tomar.

Sin esta referencia resulta muy difícil evitar la dispersión en las elecciones, además de que necesitaríamos mucho más trabajo, puesto que tenemos que construir cada discernimiento desde cero, lo que resulta prácticamente imposible en la vida ordinaria. Así, por ejemplo, si estoy a punto de perder el autobús, puedo decidir mi comportamiento en virtud de esa clave fundamental. Si soy un joven universitario, puedo perfectamente decidir echar a correr para alcanzarlo, mientras que si soy un sacerdote consciente de que Dios me pide un estilo de vida adecuado, elegiré seguir andando serenamente y esperar al autobús siguiente. Todo depende de la «clave» que tengamos, lo que hace fácil y rápida cualquier decisión ordinaria.

En este sentido, la clave esencial o el «perchero» más importante es nuestra vocación. Si todos tenemos una vocación personal y única, hay que descubrirla y tenerla en cuenta como plantilla en la que deben encajar todos los discernimientos que podamos hacer. No se trata de la vocación como estado de vida, como se suele entender, sino de la realidad profunda que configura toda nuestra vida según el proyecto eterno que Dios tiene para cada uno.

Para encontrar luz en el descubrimiento de nuestra vocación profunda puede ayudarnos el buscar en el Evangelio el momento y lugar en el que nos vemos más identificados; es decir, cómo se ve uno en relación con Jesús. Para ello, hemos de preguntarnos: «Si tuviera que decir cuál es mi lugar o el momento evangélico en el que Jesús me espera, ¿cuál sería?». Si lo tenemos claro, los valores propios de ese acontecimiento evangélico tienen que ser los valores a mantener siempre en nuestra vida, y de los que hemos de partir para realizar cualquier elección evangélica.

La totalidad de la vida es lo que yo entiendo por verse uno tal como es de nacimiento a muerte, ante sí y ante Dios, y ver lo que en ese conjunto de vida y circunstancias encaja o deja de encajar en este momento; el condicionamiento es, al menos en parte y en cierto sentido, todo lo que nos inclina por hábito interno o ambiente externo hacia lo que por vocación y existencia no somos realmente nosotros; y el miedo juega una parte fundamental en ese desequilibrio dañino. En última instancia, el proceso electivo razonable se reduce a quitar obstáculos («asimientos», afecciones desordenadas, condicionamientos) para restablecer el equilibrio, valorizar la conciencia y ver lo que hay que ver, y elegir en libertad y casi espontaneidad lo que hay que elegir, sobre el fondo existencial de la totalidad de la vida…

Para Carl Rogers, la manera acertada de tomar decisiones es el adquirir primero la mayor libertad interior posible de toda clase de miedos, fobias, prejuicios y complejos, saberse en equilibrio y fiarse de la inclinación del yo total y responsable ante las oportunidades que se presenten. La terminología es diferente. En vez de hablar de «la totalidad de la vida», habla de «el sentido total del organismo», «la totalidad de la experiencia», «estar en contacto con toda la realidad en su conjunto»; y en vez de hablar de «asimientos», habla de complejos, pero el pensamiento básico es el mismo. Visión, contacto y equilibrio. La decisión equivocada se produce, dice Rogers, cuando el miedo, prejuicio o pasión cierra las ventanas del sentir y no llega el mensaje total que debería llegar al centro, se ciegan los canales y se obstruyen las tuberías, no llegan los datos completos y fiables que deberían llegar al corazón y a la cabeza, y la decisión sale torcida sin remedio. El contacto de todo el hombre con toda la realidad es la situación ideal para la elección óptima3.

B. Una decisión esencial

Estamos ante una realidad de trascendental importancia, de la que depende nuestra vida cristiana y nuestra santidad. Por eso debemos plantearnos qué lugar ocupa nuestra voluntad y libertad en el discernimiento básico al que nos venimos refiriendo. En el fondo, es un asunto que tiene que ver con la cuestión de si se puede elegir el «nivel» en el que vivir, si uno es el que elige vivir en un nivel demasiado profundo y, por tanto, demasiado oscuro y misterioso. ¿Podríamos haber elegido que nuestra vida se desarrollara en un nivel menos complicado, más luminoso, en el que también está Dios y actúa la gracia? No se trata de elegir el nivel más superficial y materialista de la vida, en el que los aparentes valores no tienen más entidad que ser meras caricaturas de los valores verdaderos que están en otra dimensión de la vida. ¿Es posible elegir en este campo? Hay que afirmar que sí, puesto que tenemos libertad. Y, en definitiva, de un modo u otro, consciente o inconscientemente, todos elegimos y renunciamos. Podemos decir que, en definitiva, todos tenemos lo que queremos.

La libertad es un gran don, pero supone un extraordinario reto que comporta no pocos riesgos; lo que convierte la elección en una verdadera guerra entre la voluntad de Dios y la nuestra, entre lo que queremos y lo que nos impone el mundo, entre nuestra voluntad y nuestros sentimientos, etc. Se trata de una verdadera contienda en la que estamos necesariamente implicados y que no podemos eludir, si no es al precio de negarnos a nosotros mismos o renunciar a nuestra propia identidad.

Debemos ser muy conscientes de que lo que hay entre la referencia -el perchero- y los condicionamientos es nuestra voluntad. Somos nosotros los que elegimos uno de ellos. Y no podemos eludir la decisión, porque no elegir supone que nos hemos decantado por los condicionamientos y hemos renunciado a la voluntad de Dios. Por eso, ante las decisiones que nos exige la vida, es muy importante que nos preguntemos sinceramente: «¿Yo qué quiero?». Porque, normalmente, tenemos lo que queremos, estamos dónde queremos estar.

Claro que aquí aparece con gran fuerza la tentación de la huida, de elegir eludir un mundo que aparece como extremadamente cruel y desagradable, sobre todo en los momentos más oscuros o dolorosos. Pero, precisamente porque es una tentación, hemos de vencerla recuperando la evidencia de la realidad y la importancia de todo ese «mundo» del que querríamos escapar. De lo contrario tomaríamos el único camino posible, que consiste en sumergirnos en la mentira, renunciar a lo más verdadero que existe, al «lugar» en el que habita Dios y en el que su misericordia permanece en cruz hasta que alcance definitivamente la victoria sobre el Mal.

Y en este mundo, oscuro y sin apoyos, se necesita afinar constantemente el discernimiento, calibrar bien las armas, planificar la estrategia del combate. Es demasiado lo que se juega como para lanzarse ingenuamente y sin pensarlo a un mar embravecido y sin fondo. Y ese mundo es el que tiene que aparecer en el discernimiento, para que éste pueda llevar la luz de Dios a las tinieblas humanas.

Los demás elementos de nuestra vida, que evidentemente también deben considerarse en el discernimiento, deben supeditarse a lo fundamental, a esa batalla esencial en la que nos jugamos todo, porque, de lo contrario, todos esos elementos naturales y «positivos» de nuestra vida, más que un consuelo personal o una ayuda para la elección evangélica, pueden ser una distracción que nos aparta de lo esencial o una fuerte tentación que nos señala una luminosa meta hacia la que huir.

4. Principio de concatenación

El discernimiento no siempre se realiza de una vez, en ocasiones tiene varias etapas. Por eso hemos de ser conscientes de que nuestras elecciones de ahora no dificulten el descubrimiento posterior de la voluntad de Dios. Y, por lo mismo, hemos de aprovechar cada etapa para facilitar la siguiente.

Al considerar qué quiere Dios de mí en determinado asunto, sin tener una especial luz para elegir, sería conveniente considerar si el asunto como tal, las circunstancias o dificultades que concurren en él no me plantean la necesidad de realizar un discernimiento sobre algún aspecto previo o más básico. Así, me puedo plantear determinado comportamiento con mi jefe, pero debo enfrentarme previamente al trabajo para superar mi falta de libertad en las decisiones que he de tomar o para empezar a ser verdaderamente libre.

A. Gradualidad del discernimiento

Cuando nos planteamos lo que debemos hacer en un determinado momento tendemos a buscar una luz que ilumine el conjunto del asunto sobre el que hacemos discernimiento. En ocasiones, podemos encontrar la luz necesaria para ello, pero muchas veces, sobre todo en cuestiones complejas, sólo podemos percibir la luz necesaria sobre algún aspecto de la cuestión o para dar el primer paso. En estos casos, la tentación nos lleva a despreciar esta luz parcial porque estamos demasiado preocupados por resolver -y pronto- la totalidad del problema para poder estar tranquilos y controlar el futuro.

Hemos de tener en cuenta que cualquier luz que recibamos de Dios es un precioso don suyo, y no podemos despreciarla, aunque nos parezca insuficiente. Lo que hay que hacer es reconocer esa luz como gracia y poner en práctica, con pasión y fidelidad, lo que supone de orientación y pedagogía divina. Si lo hacemos así, Dios nos dará las gracias que necesitamos para ver con claridad lo que todavía no vemos. De lo contrario, no sólo no veremos los aspectos que todavía permanecen oscuros, sino que dejaremos de ver la luz que teníamos sobre una determinada parte.

Nosotros queremos ver más allá, pero Dios nos muestra sólo un paso cada vez, sometiendo a dura prueba nuestra confianza y nuestra constancia… Nos encontramos delante de una pedagogía divina de sabiduría y amor… Mientras tú quisieras que te mostrase un largo trecho de camino para recorrer, Él te muestra solamente un paso. Cuando lo hayas dado, te mostrará otro. De esta forma procede, sin cansarse y sin exaltaciones. Si te enseñase un trozo de camino más largo, podrías desanimarte, o hacerlo demasiado rápido, o demasiado descuidado. El Omnipotente manifiesta cada día su voluntad y te indica la tarea a realizar. En esta fidelidad cotidiana Él te mantiene en la humildad y te refuerza en la perseverancia. Tú querrías tener delante de tus ojos perspectivas más amplias y la certeza de que delante de ti la Divina Voluntad ha allanado el camino. Pero de este modo, querido amigo, serías tú el que camina y no Dios el que te conduce… Sin que te des cuenta, indicándote un paso cada vez, te ha llevado próximo a la cima4.

B. Discernimiento en una realidad cambiante

Veamos ahora qué sucede cuando cambian las referencias de nuestro discernimiento. Pongamos el caso de alguien que se encuentra en una situación que le resulta desagradable o dolorosa. Si no ha elegido esa situación y no se mantiene en ella por gusto, puede encontrar ahí la mano de Dios que le ha guiado hasta ese punto en su providencia. De modo que puede decir, con toda razón: «Estoy donde Dios quiere que esté y tengo clara su voluntad sobre mi misión aquí y ahora»5.

Dentro de la armonía y orden de la acción de Dios, hay que tener en cuenta que las acciones de Dios que no entendemos pueden tener sentido en algo del presente que no hemos relacionado con la voluntad de Dios, o bien nos ayudan a disponernos para un futuro: nos fortalecen e iluminan para las pruebas que van a venir, iluminan un camino que en su momento veremos necesario, etc.

El problema surge cuando cambian las cosas y toman una orientación que no era la prevista en principio. Entonces aparece el desconcierto, la incomprensión, el fracaso, etc., en definitiva, el sufrimiento, la cruz y, con ellos, el deseo de huir. Aquí encaja perfectamente la tentación que lleva a un legítimo planteamiento humano: «¿Merece la pena esto?, ¿es voluntad de Dios? ¿No estaré cooperando con algo que nada tiene que ver con el plan de Dios?». Así, partiendo de algo que es verdad, el tentador nos llevará a eludir la verdad que importa, que es la de Dios, y así nos desviará de su plan de salvación.

Es posible que, debido a determinadas circunstancias fruto de opciones libres de las personas, las cosas se hayan desviado y no estén del todo donde Dios quería que estuviesen. Entonces tenemos que mantener la visión evangélica y saber que ésa no es nuestra responsabilidad. Desgraciadamente solemos rebelarnos ante los cambios, queriendo resolver los problemas a toda costa, o culpabilizando a los demás o a nosotros mismos… Si acepto el planteamiento del enemigo tengo que pensar que, puesto que las cosas no van por donde debieran ir, puesto que algunas personas no son fieles a la voluntad de Dios, todo está perdido. Y, como consecuencia, voy a prescindir yo también de la voluntad de Dios y a buscar algo que me venga mejor, que me agrade más y que no me haga sufrir. Y ésta es la clave del asunto: al final, acabamos eligiendo para huir del sufrimiento y de la cruz y, consiguientemente, de la voluntad de Dios.

Cuando hacemos un discernimiento y aceptamos la voluntad de Dios no podemos exigir una garantía de que los demás no cambien de comportamiento o de criterio. Uno debe saber que el discernimiento supone que acepta un proyecto y asume la fidelidad que supone mantenerse en él a pesar de las circunstancias. Esto tiene mucho que ver con la aceptación de la cruz, que nos ayuda a entender que las dificultades y cambios, lejos de ser motivo para huir, tienen que ser la ocasión para demostrar nuestra fidelidad a Dios y a su voluntad.

Hemos de estar prevenidos ante el problema que suelen crear estos desagradables cambios en el entorno. El enemigo aprovecha la necesidad que tenemos de huir, para proyectar en nosotros el espejismo de que lo real es lo que teníamos presupuestado, llevándonos así a una falta de aceptación objetiva de la realidad, de modo que, con la excusa de que las cosas no están claras, me permito esperar, desear o pedir otra realidad más cómoda y fácil; y mientras, me entretengo en lamentarme de lo que sucede y sueño con lo que me gustaría, pierdo la visión de la voluntad de Dios. Y acabo gastando energías y gracias en lamentos y quimeras que sólo consiguen que me resulte insufrible la realidad en la que Dios me ha puesto y que, precisamente, yo había aceptado vivir.

La cuestión es bien simple: hemos de florecer donde Dios nos planta. De modo que, si puedo decir que «Dios me ha plantado aquí», es aquí donde debo florecer, con independencia de que la tierra sea mejor o peor, o el lugar más o menos soleado. Aquí es donde tengo que permanecer fiel al proyecto que Dios tenía cuando me plantó y poner todo lo que está de mi mano para florecer y dar todo el fruto posible.

En concreto, esto significa que debo partir siempre de la realidad en la que estoy como el lugar providencial en el que tengo que ser santo de verdad. He de contar con esta realidad, abrazarla y amarla con todas mis fuerzas, sabiendo que forma parte de la cruz y, por tanto, del amor redentor que da sentido y fruto a mi vida. Y las energías que pierdo en lamentaciones he de emplearlas en la lucha que supone ser amorosa y estrictamente fiel a lo que Dios quiere de mí en cada situación concreta.

Es muy importante mantener clara en todo momento la visión evangélica y recordar que Dios me va llevando a la realización del proyecto para el que me ha creado, que no es otro que unirme e identificarme con su Hijo en la entrega de mi vida en cruz para su gloria y para salvación de mis hermanos. Por eso, abrazar mi cruz no consiste en aguantar unas circunstancias que no me agradan, sino en mantenerme fiel a lo que Dios quiere de mí en medio de esas mismas circunstancias.

En resumen, el discernimiento en estos casos no debe orientarse tanto a descubrir cómo consigo abandonar una realidad que ha cambiado, sino a comprobar si quiero dar la vida en el fiel cumplimiento de la voluntad concreta de Dios en cada momento, sin perderme en problemas falsos que agotan y desorientan. Esto supone, por supuesto, que hay que dedicar el tiempo y el cuidado necesarios para que la oración me mantenga abierto a la luz y a la gracia de Dios.

Hay una carta muy bella de san Francisco Javier en la que cuenta cómo, estando en la santa casa de santo Tomé en Mailapor, Madrás, que aún se conserva como recuerdo tradicional de la creencia en la estancia de santo Tomás en la India, se dedicó a escudriñar los designios de Dios y ver si era su divina voluntad que él fuera a las islas Célebes. La carta está dirigida al maestro Diego y micer Pablo en Goa, y lleva fecha de 8 de mayo de 1545, Dice así: «En esta santa casa tomé por oficio ocuparme en rogar a Dios nuestro Señor me diese a sentir dentro en mi alma su santísima voluntad, con firme propósito de cumplirla, y con firme esperanza que dará el ejecutar quien haya dado el querer. Quiso Dios, por su acostumbrada misericordia, acordarse de mí; y con mucha consolación interior sentí y conocí ser su voluntad fuera yo a aquellas partes. Espero en Dios nuestro Señor que en este viaje me ha de hacer mucha merced, pues con tanta satisfacción de mi alma y consolación espiritual me hizo merced de darme a sentir ser su santísima voluntad fuera yo a aquellas partes de Macasar (Célebes). Estoy tan determinado de cumplir lo que Dios me dio a sentir en mi alma, que, a no hacerlo, me parece que iría contra la voluntad de Dios». Muestra aquí Javier claramente, en fiel escuela ignaciana y evangélica, el papel que la alegría espiritual jugaba en sus decisiones, con la luz para ver y la fuerza para llevar a cabo que la consolación espiritual engendra en el alma. Pero este episodio es también interesante y educativo desde otro punto de vista, necesario para completar el cuadro del esfuerzo electivo ante decisiones importantes. El hecho es que Javier no fue a las Célebes. De Madrás fue a Malaca, allí pidió más información, cambió sus planes y fue a Ambueno. Eso nos enseña que el proceso de elegir nunca acaba, que hay que permanecer siempre alerta a nuevas señales, que la posibilidad del error no queda descartada, y que hemos de refinar y confirmar lo más posible nuestra opinión inicial6.

5. Principio de proporción

Hemos de tener siempre en cuenta que la intensidad, profundidad, fuerza o reiteración de una gracia muestra la importancia de lo que pretende Dios en el individuo. Esto nos ofrece la perspectiva necesaria para realizar discernimientos fundamentales que nos sirvan de «perchero» para ajustar luego las decisiones ordinarias al plan de Dios. Si no recopilamos esas gracias, siendo conscientes de ellas y guardándolas en la memoria espiritual, no podremos construir ese perchero.

Además, no olvidemos que cualquier discernimiento, hacia dentro o hacia afuera, debe contemplar la ordenada proporción sobre medios y fines, y debe mantener éstos unidos. No se puede considerar un medio sin considerar el fin que se pretende, ni considerar un fin sin tener en cuenta los medios que exige.

A. Realismo y prudencia

Hemos de partir del hecho de que la voluntad de Dios es lo más verdadero, bueno y razonable que existe. Lo que no quiere decir que se vaya a ajustar exactamente a lo que nosotros percibimos como lo mejor, lo más razonable o lo más prudente. Podemos encontrarnos con situaciones que manifiestan conflictos entre la «lógica» divina y la humana7. De todos modos, el discernimiento debería empezar por poner en evidencia lo que es más razonable y prudente a la luz de la razón iluminada por la fe.

Hay toda una multitud de circunstancias en las que podemos iluminar nuestras decisiones atendiendo a las reacciones espirituales que casi nunca dejan de provocar: «¿Debo ingresar en tal movimiento de militancia cristiana? ¿Voy a seguir colaborando en la obra de alfabetización, a pesar del trabajo que tengo a final de curso? ¿Qué parte de nuestro presupuesto vamos a entregar para el Tercer Mundo?», etc.

En tales casos, ¿puedo decidir únicamente en razón de mi reacción espiritual de gozo, de paz o de turbación frente a las distintas soluciones? No; atendiendo únicamente a eso, no. En primer lugar, puede ser que no experimente ninguna reacción ante ninguna de las hipótesis. O puede ser que las «mociones» que experimente no sean lo bastante caracterizadas como para sacar conclusiones. Y sobre todo, si no estoy habituado a distinguir el aspecto psicológico y el carácter religioso de mis reacciones, corro el peligro de interpretar mis impresiones como si fueran datos espirituales. Cuando alguien preguntó al Padre Lebreton: «Al pasar por delante de una iglesia, me siento impulsado a entrar en ella. ¿Qué debo hacer?» el Padre respondió: «Ante todo, no haga nada. Vea primero si es razonable».

Así es, evidentemente. Es preferible comenzar por ver lo que es razonable. Y no me refiero a lo que es razonable según el criterio de una prudencia de tejas abajo, sino a lo que es razonable a los ojos de la fe: Sopesadas las cosas como es debido, ¿qué solución es la sensata delante de Dios?

Primero, dar con la solución razonable.

¿Qué línea seguir para llegar a esa sensatez, a esa prudencia, que ha de ser percibida delante de Dios? Lo primero es establecer un tiempo determinado para recogerse en su presencia. Ver cuál es la elección concreta que hay que hacer. Recordar que, en definitiva, se trata de amar más al Dios vivo y hacérselo descubrir a los demás. Para no imponerle a Dios las propias preferencias, esforzarse por no desear más una solución que otra, mientras no se haya visto cuál es la que conviene. Orar a Dios desde el fondo de uno mismo para lograr una visión clara de las cosas y un deseo acorde con el suyo. Habrá que detenerse más o menos en esta preparación, según sea la importancia de la decisión que haya que adoptar.

A continuación, y siempre que el problema lo requiera, examinar éste desde todos sus ángulos, a imitación del propio Dios, a quien no se le escapa nada. Averiguar cuáles son las ventajas e inconvenientes de las distintas soluciones en relación a lo que constituye el fondo de nuestra vida: nuestra relación con el Señor.

Para no quedarnos en vaguedades, pongamos un ejemplo: me han ofrecido asumir una responsabilidad en un grupo de Acción Católica, y resulta que tengo ya muchas ocupaciones; ¿qué hacer: aceptar o declinar el ofrecimiento? Deberé considerar ambas hipótesis, a fin de poder ver sus ventajas y sus inconvenientes.

Si acepto, ¿lo soportará mi salud? ¿A cuántas reuniones tendré que asistir a la semana? ¿Qué carga suplementaria de trabajo supone? ¿No se resentirán de ello la familia, el trabajo profesional, los deberes propios de mi estado, etc.? Metido en tantos quehaceres, ¿conservaré la suficiente calma y el suficiente equilibrio para orar? Por otro lado, el aceptar está en la línea de la generosidad para ayudar a otros a encontrar a Cristo… Pero, si desempeño mal mis obligaciones, si pierdo contacto con el Señor, ¿qué saldrán ganando con ello tanto el Señor como los demás? Habrá que poner un poco de orden en las reflexiones. Y luego considerar con el mismo realismo la otra solución.

Si no acepto, ¿qué ventajas reportará ello a mi familia y a mis restantes responsabilidades? ¿Qué inconvenientes evitaré?… Por el contrario, ¿va a quedar ese grupo de Acción Católica en el puro abandono?… Habré de agrupar y examinar ordenadamente los aspectos positivos y negativos para mi vida cristiana entre los demás.

Después, una vez sopesadas las ventajas e inconvenientes de una y otra hipótesis, comprobar de qué lado se inclina la prudencia, sin dejarme influir por las impresiones. Bien pensado todo delante de Dios, ¿cuál es la solución razonable? En el ejemplo que hemos citado, el militante laico consideró que no era razonable aceptar8.

B. Más allá de la prudencia humana

Normalmente, las razones de fe que avalan un determinado discernimiento para la vida ordinaria tienen que poder armonizarse con la prudencia, tanto sobrenatural como natural. Dicho esto, pueden darse casos en los que se deba discernir sobre un determinado comportamiento que desentone con el sentido común o con la prudencia. Para entender la forma de actuar en estos casos de la vida ordinaria, podría ayudarnos el análisis del modo en que hemos de actuar en casos semejantes a través del discernimiento de espíritus cuando las mociones apuntan a algo que parece ir contra la razón.

En esos casos hemos de ser especialmente cuidadosos en el discernimiento, porque nos movemos en un terreno muy delicado y extraordinariamente propicio para las tentaciones más sutiles. Hace falta mucha oración, reflexión y maduración del asunto, así como la corroboración imprescindible del director espiritual. Aquí no conviene precipitarse, sino mantenerse en calma potenciando todo lo que se pueda el recogimiento interior y el espíritu sobrenatural. En estos casos especiales hemos de actuar, en el fondo, de la misma manera que en los otros: por las razones objetivas. La única diferencia es que las razones que aparecen aquí tienen un sentido más sobrenatural y de fe, no son tan comprensibles a la razón natural.

Así, por ejemplo, una moción que impulse a ofrecer la vida en concreto por una persona o una determinada causa, o a hacer un sacrificio o renuncia excepcional, no debería seguirse de inmediato, pero tampoco se podrían aplicar las meras razones naturales, que podrían darnos una visión negativa de ese ofrecimiento como poco prudente. Si la moción es de Dios, él ofrecerá la luz necesaria para ver todas las razones que avalan esa moción y que justifican algo que aparentemente no se atiene estrictamente a la lógica humana. Sólo después de un proceso de discernimiento afinado habrá que admitir la validez de la moción, siendo conveniente incluso dejar que madure un tiempo antes de ejecutarla para ver si se mantiene el nivel sobrenatural de dicha moción.

Especialmente peligrosas son las mociones de esta índole que, además de ir contra la prudencia, conllevan un fuerte impulso de urgencia. Normalmente no son de Dios, porque no tienen el ritmo que él imprime a sus acciones. Lo cual se demuestra por la tensión y la inquietud que provocan en la persona, aunque esto pueda aparecer disfrazado de santo celo por las cosas de Dios. A quienes pretenden alcanzar fácilmente y pronto las alturas de la santidad, el demonio les tienta moviéndoles a renuncias y sacrificios exagerados que ponen en peligro real su vida psicológica, física, profesional o vocacional, aprovechándose de la preferencia, normalmente inconsciente, de un sacrificio momentáneo, por grande que sea, sobre la actitud permanente de vencimiento y lucha. Es más fácil renunciar en un momento a la vida física que pasar una vida renunciando al amor propio. Es más fácil dejar que muera lo exterior que hacer morir lo interior.

Es innegable que Dios puede pedirnos algo especialmente duro, o aparentemente contrario al sentido común, pero antes de llevarlo a la práctica debemos comprobar que viene de Dios. Para ello hemos de hacer un discernimiento que tenga especialmente en cuenta lo siguiente:

  • -La prueba de que viene de Dios es la gracia concreta que hace posible y connatural lo que parecía imposible.
  • -No se deben tomar resoluciones arriesgadas o que vayan contra el sentido común sin la certeza de un discernimiento afinado y el contraste del director espiritual.
  • -Si no está claro un discernimiento, y mientras se aclara, hay que cumplir la voluntad de Dios significada y lo que es más razonable.

Hemos de prestar mucha atención a los signos por los que Dios puede mostrarnos su voluntad. La tentación del subjetivismo suele llevarnos a pensar que Dios tiene que mostrarnos su voluntad a través de las realidades que nosotros entendemos que son más lógicas o «normales». En realidad, Dios es absolutamente libérrimo en el uso de sus gracias, y se sirve de cualquier cosa, salvo que sea radicalmente pecaminosa, para indicarnos el camino a seguir. Así es como Dios quiere que experimentemos que él es capaz de vencer todas las dificultades, por grandes que sean; y que su misericordia puede franquear los abismos más hondos en un instante, cambiándolo todo maravillosamente.

6. Principio de la gracia necesaria

A veces nos ofuscamos pretendiendo y esperando una claridad o ayuda por parte de Dios que nos permita tomar una determinada decisión. Cuando no vemos la ayuda esperada solemos caer en el desconcierto y el desánimo, pensando que carecemos de un medio imprescindible para el discernimiento. Sin embargo, antes de desanimarnos, tenemos que analizar nuestra realidad al completo porque Dios no deja de ayudarnos siempre, de modo que podemos buscar su gracia con la seguridad de que existe porque él jamás nos dejaría solos ante la tarea de descubrir su voluntad.

En esa búsqueda no debemos olvidar que la gracia no tiene que ajustarse a nuestras expectativas, sino al proyecto de Dios. Podemos encontrarnos con que la misma oscuridad de la que nos quejamos como un obstáculo para el discernimiento es, en realidad, el modo con el que Dios nos empuja a crecer en la paciencia o en la humildad, o a movernos a realizar una búsqueda más profunda o más intensa.

En este sentido, podemos encontrarnos con determinadas acumulaciones de dificultades o de realidades incomprensibles o desconcertantes, que difícilmente se pueden achacar a la casualidad. En esos casos debemos tener en cuenta que ese tipo de situaciones suelen formar parte de la pedagogía de Dios para mostrarnos su voluntad. Como en los demás casos, debemos aferrarnos a la fe que nos dice que Dios también se sirve de esas «acumulaciones» y podemos encontrar luz en ellas.

En relación con los acontecimientos dolorosos o desconcertantes nos movemos con frecuencia entre la voluntad de Dios y su permisión, y lo manifestamos diciendo: «Esto es algo que Dios quiere o permite para mi bien, aunque no lo entienda». Pero esta visión genera desconcierto, porque nos plantea la cuestión de cómo puede querer o permitir Dios algo así; y para resolverlo nos perdemos en hipótesis sobre el modo en que una cosa claramente negativa puede resultar positiva… La realidad nada tiene que ver con este tipo de planteamientos filosóficos. Es tan simple como saber que Dios, que me ama siempre e infinitamente, me sigue amando en las dificultades, y quizá de una forma especialmente intensa por el hecho de estar sufriendo. Es como si dijera: «Sé que sufres por tal cosa, y que, además, no lo entiendes; te preguntas si es algo que yo quiero o permito, o cuál es la finalidad por la que lo quiero o lo permito… Lo importante no es eso, sino que sepas que yo estoy detrás de ello, que conozco tu sufrimiento y lo hago mío, de modo que esta circunstancia se convierte en una verdadera expresión de mi amor; que no dejo de amarte, y ahora de manera especial; que estoy detrás de todo, amando, y en este momento con más intensidad. Te amo». La clave no está en la causa de un sufrimiento concreto, sino en el hecho de que el acontecimiento en cuestión es asumido amorosamente por Dios para convertirlo en un precioso regalo que me lleve a gozar de su amor y su presencia, y me mueva a la correspondencia de amor por mi parte que me acerque a la comunión de vida con él. En vez de buscar las razones de la voluntad explícita de Dios o de su permisión, debemos apoyarnos en la fe para decir: «No sé la razón ni la finalidad de lo que me pasa. Pero si sé que tú estás aquí amándome para que me entregue a ti y puedas realizar tu plan en mí». De esa manera recibimos la gracia necesaria que consiste en convertir esa situación en un acto consciente de amor en ese momento concreto.

Para realizar el discernimiento ordinario en este tipo de situaciones nos puede ayudar tener en cuenta lo siguiente:

  • -Dios no nos pide nada que no nos dé. Por eso, el que veamos o deseemos es expresión del don recibido de Dios. Hemos de tener la confianza absoluta en que cuando Dios quiere algo de nosotros, él mismo lo hace.
  • -Dios nos da la gracia que necesitamos justamente para aquello que necesitamos y en el momento en que la necesitamos; pero no antes. Hay que hacer un acto de fe en Dios y de confianza en su misericordia, que no me abandona nunca, especialmente en las dificultades. No debemos agobiarnos antes de tiempo, sino confiar en que en su momento no nos faltará la luz y la fuerza de Dios para ver y realizar aquello que nos pida.
  • -Si Dios nos da las gracias que necesitamos y en el momento que las necesitamos, hemos de vigilar para evitar esperar otras gracias y en otro momento. Esto tiene que movernos a instalarnos en una actitud de fe profunda y de permanente apertura a la voluntad de Dios y a la gracia, que es lo contrario a actuar por consignas.

Podemos descubrir cómo el mismo Jesús nos habla de la ayuda de Dios a propósito de las dificultades con las que nos encontramos en la vida, y la confianza con la que debemos afrontar todas las situaciones:

Por eso os digo: no estéis agobiados por vuestra vida pensando qué vais a comer, ni por vuestro cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad los pájaros del cielo: no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se arroja al horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta su desgracia (Mt 6,25-34).

Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura (Mt 6,33).

Meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro (Lc 21,14-15).

Y en el mismo sentido se sitúa el sentir de los primeros cristianos, representados por san Pablo:

Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien (Rm 8,28).

Dios es fiel, y él no permitirá que seáis tentados por encima de vuestras fuerzas, sino que con la tentación hará que encontréis también el modo de poder soportarla (1Co 10,13).

7. Principio de los valores evangélicos

Todo el que busca de verdad a Dios debería saber que sólo lo puede encontrar a través de Jesús, que es su Hijo, y por la acción del Espíritu Santo, como nos dice san Juan: «A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer» (Jn 1,18; cf. Mt 11,27). Sólo Jesucristo nos revela quién es Dios y nos pone en comunicación con él; y en esa revelación nos descubre que Dios tiene un plan personal para cada uno de nosotros y nos da a conocer ese plan en su conjunto y en sus detalles.

Esto explica que todo discernimiento es fruto de la fe y la oración, que nos llevan a hacer de Cristo el centro indiscutible de nuestra vida. Y la contemplación del Hijo de Dios nos descubre todo de él: sus sentimientos, actitudes, valores, motivaciones, intenciones, etc. Estas realidades tienen que imprimirse en el corazón del creyente y, desde ahí, pasar a su vida, porque nada en él puede sustraerse a su influjo. De manera que, pase lo que pase, todo lo que decida, haga o diga tiene que llevar la impronta de estos valores evangélicos, especialmente cuando toca vivir situaciones o momentos especialmente duros o difíciles.

Por eso es importante, a través de la oración, conocer el estilo que tiene Dios en su actuación, así como el estilo del demonio. Cada uno de ellos sigue siempre su mismo patrón, lo que nos sirve para garantizar un determinado discernimiento en función de que se ajuste o no al patrón de Dios.

Este estilo y sus valores correspondientes son los que aparecen en la vida y la predicación del Hijo de Dios: amor, fe, entrega, obediencia, pobreza, humildad… Este conjunto de valores debe caracterizar, de algún modo, el discernimiento fundamental o «perchero» espiritual, así como los diferentes discernimientos ordinarios y la «connaturalidad» que exigen. De este modo, podremos tener la garantía de que las resoluciones que tomemos puedan encajar en el estilo y los valores propios de Dios.

Discernir no consiste únicamente en saber lo que debe hacerse, sino en hacerlo poniéndose a la escucha y al servicio de Cristo. A la pregunta «¿Qué debo hacer?», Jesús no dio una respuesta directa. Primero hay que abandonar lo que se posee y ponerse a seguir al Señor. Entonces se sabrá. Por eso el discernimiento sólo puede hacerse en la oración, en el encuentro con el Señor. «Aunque repartiera todos mis bienes a los hambrientos… si no tengo amor, de nada me aprovecha» (1Co 13,3). Hay una elección que hacer; pero, al hacerla, hay que desearla como respuesta a la llamada de Cristo y ofrecérsela como un don, en la acción de gracias9.

Tenemos el riesgo permanente de separar a Dios de los valores que representa y nos manifiesta a través de Jesús. Así, pues, podemos mantener una cierta vida de oración que no influya en nuestras decisiones reales, que tomamos principalmente en función de la lógica o la prudencia humana, porque separamos la oración del discernimiento. No es posible una vida espiritual verdadera sin que los valores propios de Dios se conviertan en nuestros valores, aquellos en los que vivimos y sobre los que fundamentamos nuestras elecciones, tanto grandes como pequeñas.

Creer en Dios significa reconocerlo tal como es, y esto quiere decir amarlo. En este éxtasis del amor, el hombre reconoce a Dios en todo aquello en lo que Él se revela. Reconoce su Rostro, pero también lo que este Rostro dice y comunica. Creer en Dios significa también amar lo que Dios dice de sí mismo, es decir, el contenido de la fe. La acción del enemigo apuntará a crear un cisma entre estas dos dimensiones que en realidad son inseparables: la relación con Dios y el contenido de su revelación, creer en Dios y la realidad objetiva, articulada y estructurada de la fe. Una vez separadas estas dos realidades, el tentador nos prueba dentro de una de ellas: o nos llama sólo a Dios, a Cristo, al Espíritu Santo, en un «carismatismo» subjetivo, negando toda dimensión objetiva, histórica y encarnada de la fe, o se reducen la objetividad y el contenido de la fe a los sistemas de los conceptos, los preceptos y de las instituciones separados de la Persona viva de Cristo, separando el contenido del Rostro. En los dos casos nos comportamos como no creyentes, porque en realidad estamos ahora solos, sin una relación de verdadera comunión, sin ese estilo de vida y esa actitud relacional, agápica, que Dios comunica junto al conocimiento de sí mismo10.

Para llegar a interiorizar los valores evangélicos y que muevan claramente nuestras decisiones necesitamos de manera imprescindible tener un conocimiento profundo de Dios, de sus actuaciones y, sobre todo, de la vida y las palabras de Cristo. Esto sólo lo podemos realizar acudiendo permanentemente a la Palabra de Dios, sin la cual es imposible salir del subjetivismo que impide cualquier elección evangélica. El discernimiento precisa de la formación, pero siempre que no separemos el conocimiento y la vida.

El estudio sistemático de la Sagrada Escritura nos ayudará a conocer objetivamente los valores propios de Dios, procurando no limitarnos a un estudio formal, sino que lleve a la oración y la contemplación. Ése es el sentido de la lectio divina, que tanto ayuda a los que buscan a Dios y cumplir su voluntad porque abre el corazón a la Palabra para que resuene ante cualquier acontecimiento en nuestra vida y nos oriente evangélicamente.

Ante todo, necesitamos poner en claro que Dios nos manifiesta su voluntad universal, a través de las Sagradas Escrituras que Él ha confiado a la Iglesia. La Palabra de Dios y el Magisterio eclesiástico son el manantial genuino de la Divina Voluntad, en el cual necesitamos abrevar nuestra alma cada día. Nada de lo que Dios comunica a un alma individual puede estar en contradicción con su voluntad expresada en la Divina Revelación. Quien se nutre de la Palabra de Dios, que la Iglesia administra a sus fieles, ciertamente entra en sintonía con la voluntad del Altísimo y se plantea la vida según sus deseos11.

Nuevamente hemos de acudir a la «connaturalidad» del discernimiento, que es fruto de la connaturalidad con los sentimientos y valores del Señor. A eso tiene que llevarnos el estudio y la meditación de la Palabra de Dios.

Como la mujer sabe las reacciones del marido antes de que hable. Por afinidad, por atracción, por el vivir juntos y saberse cerca y ser una familia. También nosotros somos una familia, la familia del Padre con Cristo en el Espíritu, y conocemos las tradiciones de la familia. También conocemos la correspondencia de la familia, que es la Sagrada Escritura, instrumento íntimo y permanente para fomentar esa familiaridad, crear un modo de ver y pensar, y ayudar a orientar la vida. La Sagrada Escritura, leída y rezada y estudiada y venerada, es el marco viviente de las decisiones cristianas. Texto irremplazable del discernimiento de espíritus. Jesús lo dijo aún más bellamente que san Pablo: «Las ovejas siguen a su pastor, porque conocen su voz» (Jn 10, 4). Las ovejas pueden oír las voces de mucha gente, pero entre todas ellas reconocerán infaliblemente la voz única del Buen Pastor, y a ésa seguirán. También nosotros hemos venido escuchando su voz desde nuestra niñez. Conocemos su voz como un niño conoce la voz de su madre. Antes de que el niño sepa el sentido de lo que su madre dice, antes de que aprenda la gramática o adquiera un vocabulario, sabe que es su madre quien habla, reconoce su acento, adivina el humor y descifra el mensaje. La palabra de Dios ha sonado en nuestros oídos mucho antes de que pudiéramos entenderla con la cabeza; hemos estado oyendo las Escrituras mucho antes de que pudiéramos comprender su sentido; pero ya desde entonces su sonido, su tono, su incipiente sentido han ido moldeando nuestras mentes y dirigiendo nuestras vidas, Y luego, poco a poco, hemos ido aprendiendo el vocabulario y dominando la gramática. El lenguaje de Dios se ha hecho nuestro lenguaje, y su mentalidad la nuestra. También hemos oído su palabra a través de sus ministros, sus representantes, su Iglesia; a través de otros cristianos y diálogos y libros; a través de la cultura que heredamos y la historia que aprendemos. Y, sobre todo, hemos escuchado su voz en nuestros corazones, en la oración y el silencio, en los toques de la conciencia y los instintos de la conducta, en el estímulo y el reproche. Conocemos su voz. Conocemos su timbre, su tono, sus resonancias, su modulación distinta de todas. Somos sus ovejas y conocemos la voz de nuestro Pastor. La voz del Pastor es la que les marca el camino a las ovejas12.

8. Principio de las luces «oscuras»

El que busca de verdad la voluntad de Dios no se cansa de indagar para encontrarla. Y Dios, que no tiene ningún interés en ocultarnos su voluntad, también busca el modo de aprovechar todo para que la conozcamos. Lo normal es que las pistas que encontramos en la vida nos proporcionen orientaciones positivas que nos indiquen qué camino hemos de seguir. Pero en muchas ocasiones tenemos que apoyar el discernimiento en realidades aparentemente negativas, como circunstancias dolorosas, conflictos personales o situaciones desconcertantes.

A. Discernimiento como tarea

Comencemos afirmando que las realidades negativas no impiden el discernimiento, como podría parecer, sino que lo facilitan. En el discernimiento, como en todo, se progresa con el ejercicio. Y a eso nos ayudan las mismas dificultades que encontramos en la vida. Aunque nos generan desconcierto o desesperanza, sin embargo, nos obligan a realizar el trabajo de discernimiento necesario para encontrar la voluntad de Dios. Y, a la vez, esas mismas dificultades sirven de motivo para que Dios nos purifique de nuestro amor propio y nos permita avanzar en la libertad que el discernimiento necesita. En vez de dispensarnos del discernimiento en los momentos de desconcierto, como solemos hacer, hemos de recordar que todo forma parte de la pedagogía divina y que esos son los momentos privilegiados para que demostremos que realmente buscamos la voluntad de Dios.

Todo esto tiene como base la acción de Dios en el alma, pero también exige nuestro trabajo. Hemos de aceptar que esa búsqueda del designio divino que debe orientar nuestra vida pasa por la purificación y el trabajo, frecuentemente realizados bajo la oscuridad de la fe. Sólo perseverando en la lucha, muchas veces aparentemente sin sentido, el alma se va modelando en las manos de Dios y, así, le permite hacer su obra en nosotros.

En este sentido, toda esta tarea se realiza principalmente en la oración, especialmente cuando está marcada por la aridez y el despojo. Precisamente la oración seca es la que nos obliga a renunciar a pensamientos, cálculos o sentimientos, haciéndonos entrar en el silencio y la espera que expresan la humilde receptividad que exige la verdadera fe, lo que nos ayuda a salir de nosotros mismos para dejar que Dios actúe libremente en nosotros y realice su obra.

B. Problemas y sufrimientos

Lo primero que vamos a ver es el lugar que ocupa el dolor en la elección evangélica. Cuando nos vemos asediados por dificultades y surge la preocupación y el dolor, resulta muy difícil no centrarse en tratar de evitar el sufrimiento y resolver los problemas lo antes posible. De alguna forma nos vemos impelidos a realizar una especie de discernimiento «natural», que frecuentemente podemos tomar como evangélico, que consiste en descubrir la manera de eludir las realidades negativas de nuestra vida. En esto, hay que tener cuidado porque podemos crear una distorsión espiritual que haga imposible el verdadero discernimiento, pues al centrarnos en ese objetivo nos olvidamos del objetivo verdaderamente importante, que no es nuestro dolor sino su sentido en el plan de Dios. Para evitar esto debemos tener muy presente que sufrir o tener problemas no es un pecado, ni ofende a Dios, aunque sea molesto para nosotros; y, además, constituye una extraordinaria oportunidad para que le demos a nuestra vida su mayor eficacia, que es la eficacia redentora de la cruz.

En la cuestión de las dificultades, hemos de tener en cuenta que el mal y el dolor no es un valor por sí mismo, ni algo que Dios quiera positivamente por sí mismo; pero es algo que permite, como consecuencia de su respeto por nuestra libertad, y tratará de que lo aprovechemos para nuestro bien. Por eso, la actitud que ayuda al trabajo espiritual es dejar de considerar las realidades negativas, por principio, sólo como algo negativo que hay que eliminar a toda costa, para tratar de verlas como realidades absolutamente necesarias para avanzar por el camino evangélico; considerando que son los mejores instrumentos para entrar de verdad en la senda de la humildad, la pobreza y la confianza. Sólo por ese camino se puede doblegar el amor propio, que nos impide alcanzar la libertad necesaria para poder abrirnos a la verdad y discernir la voluntad de Dios.

En este sentido, hemos de reconocer que, aparte de la gracia que supone la cruz, esas mismas realidades dolorosas, sobre todo si son importantes, nos llevan necesariamente a relativizar todo lo demás y, consecuentemente, nos colocan en una visión de la realidad que facilita sobremanera la mirada evangélica que lleva al discernimiento cristiano.

C. Los errores y pecados

Asimismo, podemos encontrar pistas que nos indican el camino «en negativo». Sucede aquí también, en la vida ordinaria, lo que san Ignacio afirma para el discernimiento de espíritus sobre la forma de actuar de Dios en los que se alejan de él13: Cuando vamos a tomar un camino equivocado, Dios nos inquieta y entristece para que corrijamos la orientación de nuestra decisión. En la vida corriente, este fenómeno lo encontramos con frecuencia en las situaciones y comportamientos equivocados o pecaminosos de los demás que nos enseñan, a modo de espejo, «lo que no debemos hacer». Lo cual es especialmente importante en los momentos en los que carecemos de una orientación evangélica positiva sobre lo que hemos de hacer. De este modo, Dios se sirve de los errores y pecados, propios y ajenos, para avisarnos de que ese determinado camino no es el que él nos propone. Por eso, lejos de quedarnos lamentando nuestros errores, agobiándonos por nuestros pecados o criticando a los demás, hemos de ver en ello el reverso de la luz y la voluntad de Dios para nosotros.

Los fracasos, errores y pecados nos ayudan a crecer en amor y en libertad, lo cual facilita la elección evangélica. Crecemos en amor porque en las dificultades es donde mejor podemos hacer explícitas las verdaderas motivaciones por las que actuamos, y demostrar que no buscamos el éxito o los resultados, sino cumplir humildemente nuestro deber o realizar lo que Dios quiere. Y también crecemos en libertad, porque la falta de resultados nos libera de ser esclavos del éxito y nos permite ser lo que tenemos que ser, con independencia de afectos o de frutos.

Además, el mismo fracaso no sólo nos hace libres porque rompe las ataduras que tenemos con la necesidad de resultados, sino que hace que los demás dejen de valorarnos o nos ignoren, y esa misma falta de interés nos libera de la preocupación por el qué dirán y de multitud de injerencias que podrían entretenernos; y de este modo podemos centrarnos en lo fundamental.

Esto no suele entenderse bien porque nos cuesta encajar espontáneamente los sinsentidos de nuestra vida con la voluntad de Dios. Y ello se debe, en gran medida, a la reacción que provoca la falta de aceptación evangélica de la pobreza y el pecado. El vernos miserables y pecadores suele provocar que no seamos capaces de encajar el fracaso como gracia, y lo veamos como consecuencia de nuestros errores y pecados, convirtiéndolo en expresión del propio fracaso. Hemos de huir de la reacción neurótica que generaliza, se culpabiliza y dramatiza: «Todo lo hago mal», incluso de forma religiosa: «Le he vuelto a fallar a Dios»14. Debemos aprender de lo que hemos hecho mal y verlo como la mejor oportunidad que tenemos de abrirnos al amor misericordioso e incondicional de Dios.

La libertad que necesita el discernimiento de la voluntad de beneplácito de Dios sobre nosotros exige que nos adentremos en el camino real del despojo y el abandono en la providencia divina. Más allá de los problemas, sufrimientos físicos y morales o los fracasos humanos, el punto crucial del despojo está en la experiencia del abandono por parte de Dios. Es lo que más cuesta entender porque parece una contradicción con la visión que solemos tener de Dios y de la gracia. Pero, aun aceptando esto, queda algo todavía más duro, que es el pecado. Es algo que nos resulta prácticamente imposible de aceptar porque nos parece incompatible con la santidad. De hecho, resulta imposible entender un camino de santidad en el que está presente de forma ostensible el pecado, incluso en sus más toscas manifestaciones.

Pero si buscamos la verdadera libertad hemos de pasar por el auténtico despojo, y para ello, éste tiene que ser total, de modo que no quede nada sin arrasar, ni un ápice de amor propio o de apoyaturas. Esto fue necesario incluso para el Hijo de Dios, al que se le aplican las palabras proféticas: «El Señor quiso triturarlo» (Is 53,10-11). He ahí la clave de la pasión de Cristo; y también la clave del despojo por el que hace pasar a sus elegidos: aceptar la cruz que nos despoja de nosotros mismos. Si no va a ahorrarles ningún sufrimiento, tampoco les ahorrará el sufrimiento del pecado. Un sufrimiento que Jesús padeció de manera mística y vicaria, pero que nosotros padecemos, además, de manera actual y como fruto de nuestra responsabilidad.

Es importante que entendamos que todo este proceso de libertad, y especialmente los aspectos más duros del mismo, se orienta a hacernos llegar al abandono completo; un abandono que no tiene nada de hermoso, porque no es una entrega teórica y poética, sino la consecuencia del quebrantamiento absoluto de todo lo que somos y tenemos. Sólo cuando todo está arrasado podemos entrar en la verdadera mansedumbre propia de la libertad que caracteriza a los elegidos de Dios. ¡Mansedumbre del que se deja expoliar como Cristo en la cruz! Hay santos que lo entienden pronto y no necesitan mucho despojo. Pero si somos rebeldes, necesitaremos un tratamiento más largo y duro. Hemos de ser conscientes de ello y consentirlo con una actitud interior de total abandono y mansedumbre.

D. Los divinos desconciertos

Una causa de sufrimiento que afecta directamente al discernimiento es el desconcierto. En la vida nos encontramos con situaciones que nos aportan determinados elementos que resultan contradictorios o aparentemente imposibles de entender o encajar, lo que produce en el alma el desasosiego y la perplejidad.

No es infrecuente que nos encontremos ante situaciones significativamente complicadas, en las que confluyen una serie de circunstancias sorprendentemente casuales que desconciertan o desaniman. Siempre hay que estar atentos para descubrir si se trata de simples «casualidades» o son más bien expresión de una singular providencia de Dios que aprovecha o influye en dichas realidades para obligarnos, desde el desconcierto, a descubrir un peculiar designio suyo, que exige de una gran atención y docilidad. Podríamos hablar de verdaderas «encerronas» propiciadas por Dios para evitar que nos perdamos por caminos extraños o distintos a los que llevan al cumplimiento de su voluntad.

En ocasiones nos encontramos con que determinados elementos del discernimiento no están claros. Con frecuencia nos detenemos en esa oscuridad tomando como tarea aclararla, olvidándonos de lo que sí está claro. Como ya hemos visto, debemos poner en práctica lo que vemos claro antes de intentar aclarar lo que está oscuro. Pero, además, cuando vemos que Dios quiere algo concreto de nosotros, no solamente hemos de dejar de lado lo que todavía no vemos para poner en práctica lo que está claro, sino que eso que vemos con claridad, hemos de reconocerlo como venido de Dios y hemos de aceptarlo. Pero hay que ir más allá: no basta con una simple aceptación, más o menos teórica o pasiva, hace falta amar a fondo eso que Dios nos hace ver. Si esa luz es un don de Dios, no puede responderse a él sino con el amor: he de amar lo que veo que Dios me ofrece y, desde ese amor, he de amar apasionadamente a los demás.

Uno de los tipos de situaciones más difíciles de encajar evangélicamente es el que nos lleva al desconcierto profundo porque toca directamente la fe. Se trata de acontecimientos directamente vinculados a Dios o a su voluntad, y que, sin embargo, parecen contradecir su origen divino. Es el caso, por ejemplo, de Abrahán, que recibe de Dios la promesa de ser padre de un pueblo numeroso, luego recibe el regalo de un hijo milagroso, que hará posible la promesa, para encontrarse con el hecho desconcertante de que Dios le pide que sacrifique a su hijo. Y lo mismo vemos en María que está llamada a ser virgen y, a la vez, madre.

En todos los casos de desconcierto, especialmente en éstos últimos, hay que responder activando una fe profunda, viva y radical. Partiendo de que por mucha oscuridad que yo tenga, nada es oscuro para Dios, tengo que reconocer que mi tarea no es resolver el desconcierto, sino crecer en fe. La única salida que tengo ante tantas realidades desconcertantes que me rodean, por fuera y por dentro, es el convencimiento de que, si estoy en el lugar que Dios quiere, rodeado de las personas y circunstancias que él ha puesto en mi camino, no he de preocuparme de nada, salvo de hacer lo que tengo que hacer, porque Dios se encargará de todo y no dejará que me pierda. El sentido y el fruto de mi vida no están en lo que yo sienta o en que vea las cosas con claridad, sino en que Dios se sirva de mí para su obra, con independencia de mis sentimientos y mi visión. Por eso he de ir a lo fundamental y lo seguro, que es el convencimiento de que lo que no depende de mí está en manos de Dios, por lo tanto, no puede ser motivo de preocupación. Mi única preocupación debe consistir en no salirme del lugar en el que me ha puesto Dios y de cumplir en todo su voluntad. Esto es un modo de responder a lo que el Señor nos pide al decirnos: «Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura» (Mt 6,33).

En cualquier caso, hemos de mantener abierta siempre la visión sobrenatural de la vida, que nos dice que todas las dificultades, problemas y sufrimientos que se nos presentan cada día forman parte del plan de Dios para nuestra santidad y para que podamos colaborar, desde la cruz, en su plan de salvación universal. Y, aunque él no quiera esas realidades negativas, se sirve de ellas -sea cual sea su origen- para purificarnos y orientarnos en el cumplimiento de su voluntad. Lo cual debe servirnos para sentirnos privilegiados por la elección de que somos objeto por parte de Dios, y muy animados a ponernos en sus manos con absoluta confianza y abandono15.

Finalmente, recordemos el principio de san Ignacio, que tiene vital importancia para los momentos de especial dolor o desconcierto: «En tiempo de desolación nunca hacer mudanza, mas estar firme y constante en los propósitos y determinación en que estaba el día antecedente a la tal desolación»16. En momentos de oscuridad o perplejidad no debemos cambiar nada ni tomar ninguna resolución, lo que quizá se podría matizar diciendo que, en caso de duda, hay que hacer lo que hay que hacer; es decir, hemos de cumplir el deber, actuar conforme a la razón…

E. En los mayores sufrimientos

Hay situaciones en la vida que nos obligan a tomar decisiones que van a marcar toda nuestra existencia y que tenemos que realizar al ritmo de la vida ordinaria, sin la posibilidad de realizar un sereno discernimiento de espíritus, ni consultar al director espiritual, ni valorar pros y contras con detenimiento. La base de ese discernimiento no es distinta a lo que hasta ahora hemos visto: sólo podrá realizarse si se tiene la actitud necesaria, si está clara la «percha» en la que encajan todas las elecciones y la suficiente connaturalidad con la voluntad del Señor. Pero no viene mal ofrecer algunas pistas concretas que nos ayuden a estar preparados a realizar esa elección en los momentos difíciles.

Resumimos aquí lo que exponíamos con más detenimiento en el retiro «El discernimiento evangélico en los momentos críticos de la vida», y que puede ayudar a realizar ese discernimiento en momentos claves de sufrimiento o dificultad:

Tal como pudimos ver detalladamente en el retiro sobre «El discernimiento evangélico en los momentos críticos de la vida», podemos reconocer un itinerario concreto para llevar a cabo dicho discernimiento, que podríamos resumir en los siguientes puntos:

1. Reconocer de forma realista y simple el daño objetivo y el sufrimiento que provoca.

2. Silenciar los juicios, culpabilizaciones o excusas hacia los demás y hacia mí mismo.

3. Aceptar la realidad del golpe recibido (sin negarlo, ni huir de ello).

4. Rescatar la verdad de que Dios está presente en esa situación amándome y amando a los demás, sin permitir que la realidad del golpe me haga negar la realidad del amor de Dios.

5. Afirmar en esa situación que el centro y el absoluto de nuestra vida es Dios, para poner lo demás en su sitio.

6. Entregarle todo a Dios, aprovechando el golpe recibido para darle eso a lo que me apego y me cuesta ofrecer: miedos, apegos, carencias…

7. Conservar el clima de oración necesario para todo este trabajo interior.

8. Mantener la autenticidad en todo este proceso, porque es lo que nos garantiza que podemos descubrir lo que Dios quiere y el modo de realizarlo.

9. Descubrir la concreción clara y sencilla de la voluntad de Dios, que encaja con la simplicidad de la voluntad de Dios y con la realidad de lo que soy, de lo que me pasa y de lo que puedo hacer.

10. Instalarme en la fe y en la confianza de que, si yo hago mi parte, Dios hará el resto.

Se trata de un proceso que podemos resumir aún más, reduciéndolo a tres simples pasos:

1. No permitir jamás que nada ni nadie nos robe, ni por un instante, la paz y la alegría; aunque ello suponga pagar el precio más alto por conservarlas. Porque Dios no habita donde no hay paz ni alegría, y donde habita Dios siempre hay paz y alegría. Puedo explicitar esto diciendo: «Lo acepto todo por tu amor», «en tu nombre echaré las redes», o cualquier expresión que traduzca bien este convencimiento y esta aceptación. Debo decirlo cuando aparezca el golpe, y mantenerlo después como modo de rescatar la presencia de Dios en lo concreto. Esta actitud hay que mantenerla siempre y sin ninguna excepción.

2. Disponerme a reconocer, siempre y en todo, la presencia y la acción de Dios, anticipando mi gratitud al Señor por ello antes de cualquier desarrollo de los acontecimientos, diciendo: «Gracias, Señor, porque aquí y ahora me amas con infinita misericordia». Aquí tampoco hay excepciones. Esta gratitud no se refiere a los acontecimientos negativos como tales, sino al hecho de que esos acontecimientos constituyen el envoltorio en el que recibo la presencia y el amor de Dios, así como la acción extraordinaria de su gracia. Por eso puedo dar gracias, porque pase lo que pase Dios está ahí amándome, y porque sólo ese acontecimiento que me tumba me permite manifestar de verdad mi amor y mi entrega a él y al prójimo.

3. Puede ser muy útil concretar esta disposición en alguna oración o jaculatoria que digamos con frecuencia. Hemos de encontrar la palabra o la frase que haga explícita la recia convicción de que pase lo que pase no se rompe lo único importante. Puede ser, por ejemplo: «por ti», «lo ofrezco», «todo», «sólo tú», «gracias». Esto es algo que siempre se puede hacer. Y ahí está la esencia del discernimiento, en rescatar a Dios de la maraña de cosas. Si lo hago así, ya he hecho lo más importante del discernimiento: he colocado el «perchero» en el que colgar todos los elementos que constituyen mi vida. Una vez que tengo el perchero resulta muy fácil colgar de él las demás decisiones que deba tomar.

· · ·

Todas las pruebas que me sobrevienen tienen que servirme para realizar en mí mismo la glorificación del Padre que realiza el Hijo de Dios. Por ello he de abrazarlas con entrañable amor, con el convencimiento del enorme valor que tienen como instrumentos para poder dar verdadera gloria a Dios; entendiendo claramente que éste es el fin fundamental de mi vida, y consciente de que, si bien no puedo añadir nada a la gloria del Padre, la glorificación que debo darle no es otra que la transparencia de su misma gloria a través de mi propia vida. Todos los dones y gracias que recibo de Dios -y que han venido envueltos en pruebas- no tienen otro objetivo que comunicarme su vida divina para que yo pueda convertirme eficazmente en instrumento y reflejo nítido de la gloria de Dios.

No existe ninguna dificultad, prueba o tentación en la vida que no tenga que ver con el designio y vocación de amor por el que hemos sido creados y al que somos destinados. Por lo tanto, sólo podemos vivir y afrontar los acontecimientos difíciles como ocasiones para que se realice el martirio de amor, el verdadero holocausto de nuestra vida, como respuesta al deseo que tiene el Señor de nuestro amor. Y, a la vez, eso es lo que nos permite participar activamente en la obra de la redención, con la única participación específica de mi propia vocación particular.

9. Principio del discernimiento hacia fuera

Cuando hablamos de discernimiento nos referimos siempre al trabajo de búsqueda de la voluntad de Dios para nuestra vida, que es de lo que somos directamente responsables. Sin embargo, esa búsqueda puede exigir que miremos y juzguemos -pero evangélicamente- realidades diferentes a nosotros, pero que nos afectan. Veamos qué hacer con el mundo exterior en orden a la discreción espiritual.

A. Una mirada al exterior

Hemos de comenzar insistiendo en que, con independencia del juicio evangélico que hemos de hacer sobre las realidades que nos rodean, la tarea del discernimiento es absolutamente personal, un asunto entre Dios y yo. Ante cualquier decisión he de tener claro que debo encajarla claramente en mi misión y dejar a los demás la suya. No entretenerme en mirar lo que hacen los demás ni en juzgar a nadie. Es lo que vemos que hace Jesús en Lc 12,13-14: «Entonces le dijo uno de la gente: “Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia”. Él le dijo: “Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?”». Y es también la actitud de san Pablo cuando esperan de él un tipo de ministerio diferente del que Dios le pide, a lo que contesta: «No me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio» (1Co 1,17). En este sentido, podría ayudarnos lo que decía con frecuencia santa Teresa de Calcuta: «Si perdemos el tiempo en juzgar, no tendremos tiempo para servir», entendiendo esto como «hacer lo que tenemos que hacer».

El discernimiento evangélico tiene que hacerse sobre uno mismo, desde la perspectiva de la propia vocación y las gracias recibidas. Ciertamente se puede -y se debe- hacer un juicio evangélico sobre lo que nos rodea, pero no para condicionar las decisiones de otros, sino las propias decisiones en una determinada situación. El verdadero discernimiento es el que busca descubrir la voluntad de Dios para mi propia vida en un momento y unas circunstancias concretas. Esto no es posible si uno se involucra habitualmente en asuntos que no son de su incumbencia directa. No se puede hacer luz sobre algo en lo que uno se ha metido al margen de su vocación, su misión o una exigencia de verdadera justicia o caridad. Si uno se mete en un problema, o lo crea, por vehemente, ingenuo o entrometido, el discernimiento que hay que hacer consiste en descubrir cuál es la propia y exclusiva responsabilidad, y atenerse a ella.

En esta misma línea, hemos de considerar las situaciones que son consecuencia de que nos hemos salido del plan de Dios. Cuando abandonamos, por la razón que sea, el camino del cumplimiento de la voluntad de Dios, no es posible que haya un verdadero avance sobrenatural, por muy bien que nos salgan las cosas. Y si aparece algún problema, no cabe hacer otro discernimiento que el que nos lleva a reconocer y volver a la senda de la fidelidad al proyecto de Dios. Esto es importante tenerlo en cuenta dada la facilidad con la que el mundo nos puede sacar de la vida evangélica.

Ahora bien, aunque el discernimiento evangélico se orienta a hacer luz sobre nuestra propia realidad, en ocasiones tiene que referirse también a los demás. Cualquier discernimiento evangélico supone un juicio sobre la realidad en su conjunto y en particular. Eso no quiere decir que tengamos que hacer un discernimiento para decidir lo que otros tienen que hacer, sino que el juicio sobre nuestra situación puede necesitar de un juicio sobre el comportamiento de los demás. No tiene el mismo resultado el discernimiento sobre un comportamiento ante una ofensa involuntaria que ante la misma ofensa que es fruto de una manipulación.

Recibir la gracia que supone la presencia y la luz de Dios hace al cristiano particularmente sensible a la verdad y bondad, tanto dentro como fuera de él. Esto es fruto de una visión a la que no se puede renunciar, y que hace que el creyente sea crítico con los demás, especialmente con la Iglesia y sus miembros, incluidos sus pastores.

Quizá podríamos pensar que con este tipo de juicios se cae en la soberbia porque juzgar a otros supone vernos superiores a ellos, con lo que habría que evitar todo juicio. Pero no se trata de juzgar a otros, ni sus intenciones, que es algo que sólo Dios puede hacer, sino de juzgar hechos, palabras, comportamientos, dejando siempre a salvo la conciencia de cada uno, que únicamente conoce Dios.

B. Discernimiento «espejo»

Todo lo negativo que vemos en los demás lo podemos aplicar a nosotros mismos porque no somos tan distintos. Aquí, la verdadera tentación no consiste en la soberbia de creerse mejor que otros, sino en desperdiciar la gracia a base de mirar tanto hacia fuera que uno deje de percibir la realidad interior. Es muy frecuente que se utilicen los errores y pecados de los demás para diluir la propia responsabilidad, como si la falta de santidad en ellos disculpara la mediocridad propia.

Entones, ¿cómo ser fiel a la verdad de manera plena? Pues, sencillamente, acogiendo la luz que recibimos de Dios y reconociendo que tiene que aplicarse a todos, empezando por nosotros mismos. No resulta difícil descubrir en cualquier persona, por pecadora que sea, alguna forma de «espejo» que nos devuelve nuestra verdadera imagen de pecadores.

La humildad no consiste en no utilizar la luz, sino en utilizarla para todo y para todos, juzgando todo con la luz de Dios, no desde uno mismo. Juzgando hechos, actitudes, comportamientos, pero no intenciones o personas. Esto no resulta fácil, porque precisamente el juicio sobre el mal ajeno se vuelve contra nosotros y denuncia nuestro propio mal. De modo que, en el fondo, todo consiste en buscar apasionadamente la verdad y pagar el precio que tiene, por alto que sea.

Cuando veo algo claro en los demás, estoy haciendo -consciente o inconscientemente- un juicio; es decir, estoy haciendo discernimiento. Es muy importante que ese juicio y ese discernimiento me lo aplique a mí mismo el primero, y sin excepciones. Aunque quizá no sea en la misma medida, pero es seguro que todo lo que veo en ellos, es seguro que se da también en mí.

10. Garantías fundamentales del discernimiento

En el discernimiento de espíritus, la autenticidad de la elección evangélica se confirma por sus frutos. Hay que tener en cuenta que la garantía propia de un discernimiento bien hecho está en la propia conciencia y en los frutos del Espíritu Santo, que son paz, alegría, amor, etc. Y esto debe hacerse desde la fe, en oración, en la que, si hemos elegido bien, experimentaremos que «el fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí. Contra estas cosas no hay ley» (Gal 5,22-23).

Evidentemente, estos frutos no tienen nada que ver con una alegría desenfrenada o una explosión de entusiasmo que lleva a hacer alarde de nuestras decisiones o sus resultados17. Al movernos en el ámbito de los criterios evangélicos, los frutos del discernimiento deben tener el sello de Dios, que es la humildad y la caridad.


NOTAS

  1. Dom Vital Lehodey, El Santo Abandono, Barcelona 1951 (Casals, 4ª ed.), primera parte, cap. II, 50-59.
  2. Vallés, Saber escoger, 66.
  3. Vallés, Saber escoger, 156-157.
  4. Fanzaga, El discernimiento espiritual, 151-152, en el apartado titulado «Dios muestra un paso cada vez».
  5. También es posible que se encuentre en esa situación desagradable y desconcertante porque ha elegido por su cuenta estar ahí. Entonces hay que reconocer, sin dramatismos, la propia responsabilidad y plantearse la situación desde el principio: «¿Qué quiere Dios de mí? ¿Y qué quiero yo?».
  6. Vallés, Saber escoger, 123-124.
  7. Piénsese en Abrahán, cuando Dios le pide que sacrifique a su hijo Isaac (Gn 22,1-18). Él es consciente de la contradicción entre lo que Dios le pide y la promesa que Dios le ha hecho, teniendo en cuenta que en el contexto que vive Abrahán los dioses podían pedir esos sacrificios; pero no se dedica a resolver la contradicción, sin que se ancla en la actitud de fe.
  8. Gouvernaire, Guiados por el Espíritu, 53-56.
  9. J. Guillet, ¿Qué debo hacer?, en J. Gouvernaire (y colaboradores), Guiados por el Espíritu (a la hora de discernir), Santander 1984 (Sal Terrae), 81.
  10. Rupnik, El discernimiento, 131.
  11. Fanzaga, El discernimiento espiritual, 147.
  12. Vallés, Saber escoger, 143-144.
  13. Cf. San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, n. 314. Puede verse la explicación en nuestra web: «El discernimiento de espíritus», capítulo 3: «Las dos situaciones del alma y cómo actúan los espíritus en ella».
  14. Si estamos muy atrapados por ese mecanismo, al menos podemos reconocer la situación con humildad y verdad, diciéndonos: «No hago discernimiento porque dramatizo el asunto».
  15. Recuérdense las palabras de san Claudio de la Colombière citadas cuando hablábamos de «La purificación necesaria» en el capítulo 4: «Dificultades para el discernimiento».
  16. San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, n. 318.
  17. Rupnik, El discernimiento, 53-60, diferencia cuidadosamente la «alegría efervescente» y la «alegría silenciosa».