Seleccionar página

Descargar este documento en formato Pdf

Introducción

Seguimos avanzando en el capítulo del Catecismo de la Iglesia Católica dedicado a la Revelación y en el artículo dedicado a la Sagrada Escritura. En esta ocasión vamos a descubrir qué significa la «canonicidad» de la Biblia para detenernos a continuación en la importancia del Antiguo y del Nuevo y la relación entre ambos.

Antes de adentrarse en este tema es imprescindible haber abordado los dos temas anteriores dedicados a la Sagrada Escritura La Sagrada Escritura, Cristo y el Espíritu y La Sagrada Escritura interpretada en la Iglesia.

En el próximo tema desgranaremos la riqueza que aporta la Escritura a la vida de la Iglesia e intentaremos aplicar toda esa riqueza al contemplativo que vive en el mundo. Terminados estos temas sobre la Revelación, nos disponemos a profundizar en la respuesta al Dios que se revela, que es la fe, en todas sus dimensiones, no sólo para comprender lo que es la fe, sino para alimentarla y avivarla.

Éste es el lugar de nuestro tema en el conjunto del Catecismo:

Primera sección: Creo-Creemos

Cap. 1: El hombre es capaz de Dios

Cap. 2: Dios al encuentro del hombre

   Artículo 1: La Revelación de Dios

   Artículo 2: La transmisión de la Revelación divina

   Artículo 3: La Sagrada Escritura

      I. Cristo, palabra única de la Sagrada Escritura

      II. Inspiración y verdad de la Sagrada Escritura

      III. El Espíritu Santo, intérprete de la Sagrada Escritura

      IV. El canon de las Escrituras

      V. La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia

Cap. 3: La respuesta del hombre a Dios

El Catecismo sigue apoyando su enseñanza en la Constitución dogmática del Vaticano II sobre la Revelación, Dei Verbum,en este caso en los números 8 y 14-20.

1. El canon de las Escrituras

[120] La Tradición apostólica hizo discernir a la Iglesia qué escritos constituyen la lista de los Libros Santos (cf. DV 8,3). Esta lista integral es llamada «canon» de las Escrituras. Comprende para el Antiguo Testamento 46 escritos (45 si se cuentan Jr y Lm como uno solo), y 27 para el Nuevo (cf. Decretum Damasi: DS 179; Concilio de Florencia, año 1442: ibíd.,1334-1336; Concilio de Trento: ibíd., 1501-1504):
Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel, los dos libros de los Reyes, los dos libros de las Crónicas, Esdras y Nehemías, Tobías, Judit, Ester, los dos libros de los Macabeos, Job, los Salmos, los Proverbios, el Eclesiastés, el Cantar de los Cantares, la Sabiduría, el Eclesiástico, Isaías, Jeremías, las Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás Miqueas, Nahúm , Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías para el Antiguo Testamento; los Evangelios de Mateo, de Marcos, de Lucas y de Juan, los Hechos de los Apóstoles, las cartas de Pablo a los Romanos, la primera y segunda a los Corintios, a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses, a los Colosenses, la primera y la segunda a los Tesalonicenses, la primera y la segunda a Timoteo, a Tito, a Filemón, la carta a los Hebreos, la carta de Santiago, la primera y la segunda de Pedro, las tres cartas de Juan, la carta de Judas y el Apocalipsis para el Nuevo Testamento.

El Catecismo, además de ofrecer la lista completa de los libros que pertenecen al «canon» de la Sagrada Escritura, se conforma con dos frases concisas: «La Tradición apostólica hizo discernir a la Iglesia qué escritos constituyen la lista de los Libros Santos» y «esta lista integral es llamada “canon” de las Escrituras». Nosotros debemos desarrollarlas ampliamente para comprender bien qué es el canon de la Escritura, cómo se formó esta lista tan importante y las consecuencias de la canonicidad de los textos.

¿Qué es el canon de la Sagrada Escritura?

La palabra canon proviene de la palabra griega kanon y la hebrea qaneh que hace referencia a la caña de medir, la regla o la plomada que se emplea en la construcción. Por ejemplo, en Ez 40,3 se dice: «Vi junto a la puerta un hombre que parecía de bronce: tenía en la mano un cordel de lino y una vara (qaneh) de medir».

San Pablo utiliza ya esta palabra con sentido de norma, pero no todavía en el sentido de norma de los libros bíblicos: «Pues lo que cuenta no es la circuncisión ni la incircuncisión, sino la nueva criatura. La paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma (kanon); también sobre el Israel de Dios» (Gal 6,15-16).

En el siglo II dC se empezó a emplear «canon» para expresar la norma de la fe. Es en el siglo IV cuando se comienza a llamar canónicos a los libros de la Biblia y a utilizar la palabra canon para denominar al catálogo de los libros reconocidos como inspirados. Hay que tener en cuenta desde el principio la relación del canon de la Escritura con la Tradición de la Iglesia:

El canon de las Escrituras es el conjunto de la tradición apostólica escrita, que la Iglesia reconoce bajo la fuerza y la luz del Espíritu Santo como expresión auténtica de la misma tradición1.

Recuérdese lo dicho en los n. 76.81 del Catecismo:

La transmisión del Evangelio, según el mandato del Señor, se hizo de dos maneras: –oralmente: «los Apóstoles, con su predicación, sus ejemplos, sus instituciones, transmitieron de palabra lo que habían aprendido de las obras y palabras de Cristo y lo que el Espíritu Santo les enseñó»; –por escrito: «los mismos Apóstoles y los varones apostólicos pusieron por escrito el mensaje de la salvación inspirados por el Espíritu Santo» (DV 7).

«La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los Apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, la expongan y la difundan fielmente en su predicación» (DV 9).

Decimos que los libros de la Biblia son canónicos en dos sentidos:

  • a) En el sentido de que constituyen la norma para la fe y la vida de los creyentes: la Sagrada Escritura es norma (canon) de la fe y de la vida del cristiano. Es lo que se llama el sentido activo del canon.
  • b) En el sentido de que pertenecen a la colección de libros del Antiguo y del Nuevo Testamento recogidos por la Iglesia, que reconoce que están escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo y tienen a Dios como autor. Es lo que llamamos el sentido pasivo del canon.

Es muy importante subrayar desde un primer momento que el hecho de que la Iglesia reconozca estos libros como canónicos no significa que ella tenga ningún poder para «hacer» inspirados o sagrados unos libros que en un principio eran simplemente humanos (cf. el n. 105 del Catecismo sobre la inspiración y la explicación que dábamos allí). La Iglesia no produce la inspiración ni crea un canon, sino que reconoce los libros que están inspirados y que son norma para su fe y su vida y, en consecuencia, los declara canónicos.

Para el espíritu moderno, el hecho de que sea la Iglesia la que propone con su autoridad un canon de libros inspirados puede suscitar la sensación de imposición arbitraria, y puede alimentar el deseo de una Biblia que no esté sujeta a ninguna autoridad externa. No es casualidad que esa sensación coincida con el espíritu de la reforma protestante, porque ella parte del principio de la sola Scriptura, que excluye cualquier autoridad fuera de la Biblia. Sin embargo, es la realidad misma de una revelación sobrenatural la que necesita un canon de los escritos que contienen esa revelación:

Toda religión revelada termina por sentir más pronto o más tarde la necesidad perentoria de fijar un canon, pues si Dios ha roto el silencio para comunicar su voluntad a los hombres, debe haber algún medio de saber con toda seguridad dónde se encuentra esa revelación. Esto es precisamente lo que garantiza el canon; señala los límites entre lo que es y lo que no es revelación, es decir, entre lo humano y lo divino […] ¿De qué serviría la revelación si no hubiera forma de identificarla como tal? La fe judeocristiana sintió siempre la necesidad del canon en un triple sentido: para conservar, preservar y observar esa revelación2.

Es lógico que quien se acerque a la Biblia como un libro meramente humano sienta el canon como una imposición arbitraria; pero el que sabe que contiene la revelación de Dios y quiere hacerla norma y alimento de su vida necesita delimitar claramente lo que pertenece y lo que no pertenece a esa revelación. En el caso de la Biblia es la misma Tradición la que transmite la Revelación y la que define el canon de los escritos que contienen fielmente la Palabra de Dios recibida.

¿Cómo se formó el canon de la Biblia?

Desde un punto de vista dogmático fue el concilio de Trento el que fijó definitivamente el canon de la Escritura, con los 45 libros del Antiguo Testamento y los 27 del Nuevo, que recoge el Catecismo.

La significación específica del decreto tridentino está en el hecho de que se presenta como normativo y definitivo3.

Téngase en cuenta la necesidad de fijar el canon que tenía el concilio de Trento frente a la herejía protestante que rechazaba la canonicidad de algunos libros de la Biblia, especialmente los que no concordaban con la doctrina de los reformadores. Eso no quiere decir que hasta entonces no se hubiera planteado en la Iglesia la cuestión de la canonicidad o que el canon bíblico no estuviera definido hasta el siglo XVI.

Vamos a señalar los momentos especiales del proceso de formación del canon, distinguiendo por motivos de claridad, el Antiguo y el Nuevo Testamento, aunque en gran medida la historia de la formación de ambos cánones está muy relacionada, como veremos.

La formación del canon del Antiguo Testamento

Hay que tener en cuenta que el Antiguo Testamento4 se compone de diversos libros que se van formando, bajo la inspiración del Espíritu Santo, a lo largo de los siglos al hilo de la historia de salvación de Dios con su pueblo. En consecuencia, no podemos esperar un canon completo hasta que esa revelación no se haya completado.

La composición del AT fue un proceso que duró más de mil años. Los cantos épicos más antiguos, por ejemplo, el Canto de Miriam (Ex 15,1-18) y el Canto de Débora (Jue 5), se remontan posiblemente al siglo XII a. C. Los libros más tardíos del canon judío y protestante, Dn y Est, fueron compuestos durante el siglo II a. C.; los últimos del canon católico, 2 Mac y Sab, son de ca. 100 a. C. Durante este largo período se produjo una gradual acumulación de materiales en los libros y en las colecciones de libros5.

Por otra parte, es claro que el uso litúrgico de los principales libros de la Escritura, especialmente en la sinagoga (principalmente el Pentateuco y los libros proféticos), avalan que Israel los considera oficialmente canónicos desde antiguo. Sin embargo, dentro de Israel hay disputas sobre el contenido de ese canon: los saduceos, por ejemplo, sólo aceptan como Palabra de Dios los cinco primeros libros de la Biblia hebrea.

Otro dato importantísimo a tener en cuenta, respecto del canon del Antiguo Testamento, es que hay diferencias significativas entre los libros que considera canónicos la Biblia hebrea y los que admite la versión griega del Antiguo Testamento, representada por los LXX. Esta diferencia se verá reflejada más tarde en las discrepancias entre los libros del Antiguo Testamento que aceptan los protestantes (sólo los que aparecen en la Biblia hebrea) y los que proclama canónicos la Iglesia católica (que añade algunos de los libros que aparecen en la traducción de los LXX). Señalemos ya desde ahora la lista de los libros sagrados del Antiguo Testamento que aparecen en el texto hebreo y en el griego6.

La Biblia hebrea ordena así su contenido:

a) Ley (5 libros)

Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio.

b) Profetas

Profetas anteriores (4 libros)

Josué, Jueces, Samuel (que nosotros dividimos en dos libros), Reyes (que nosotros dividimos en dos libros).

Profetas posteriores (4 libros)

Isaías, Jeremías, Ezequiel y Los doce profetas (considerado como un solo libro): Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.

c) Escritos (11 libros)

Salmos, Job, los Proverbios, Rut, Cantar de los Cantares, Eclesiastés, Lamentaciones, Ester, Daniel, Esdras-Nehemías (como un solo libro), Crónicas (que nosotros dividimos en dos libros).

La Biblia griega ordena así su contenido (ponemos en negrita los libros que añade esta versión y entraron en el canon cristiano y en rojo los que no entraron en el canon cristiano):

a) Legislación e historia

Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio.

Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel y los dos libros de los Reyes (que denomina los cuatro libros de los Reinos), los dos libros de las Crónicas (que llama Paralipómenos), Esdras I (apócrifo), Esdras y Nehemías (que une en Esdras II), Ester (a la que añade algunas secciones), Judit, Tobías, 1º y 2º libros de los Macabeos, 3º y 4º libros de los Macabeos.

b) Profetas y poetas

Salmos, Odas, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Job, Sabiduría, Eclesiástico, Salmos de Salomón.

Los doce profetas menores: Oseas, Amós, Miqueas, Joel, Abdías, Jonás, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías.

Isaías, Jeremías, Baruc, Lamentaciones, Carta de Jeremías (=Baruc 6), Ezequiel, Susana (=Daniel 13), Daniel (añade algunos textos), Bel y el Dragón (=Daniel 14).

En resumen, la traducción de los LXX contiene algunos libros que no aparecen en la Biblia hebrea y han entrado a formar parte del canon de la Iglesia católica, especialmente Baruc, Sabiduría, Eclesiástico, 1º y 2º Macabeos, Judit y Tobías. Sin embargo, otros textos de los LXX no entraron en el canon definido por Trento: Odas, Salmos de Salomón, 1º de Esdras, 3º y 4º Macabeos.

En la Iglesia católica se suele llamar deuterocanónicos a los libros de los LXX que se añadieron al canon hebreo (Baruc, Sabiduría, Eclesiástico, 1º y 2º Macabeos, Judit y Tobías), y apócrifos a los libros de los LXX que no entraron en el canon cristiano (Odas, Salmos de Salomón, 1º de Esdras, 3º y 4º Macabeos; a los que se añaden otros apócrifos provenientes del judaísmo)7.

Puede afirmarse que no existe un canon fijo de la Biblia hebrea durante el siglo I dC8, aunque se aceptan sin discusión como sagrados los libros de la Ley, los profetas (incluyendo los llamados profetas anteriores) y algunos de los «escritos», especialmente los Salmos. Es en el período entre las dos guerras judías contra los romanos (70 dC y 135 dC), momento en el judaísmo en que sólo queda la corriente farisea, cuando se definió definitivamente el canon judío de la Biblia, lo que nosotros llamamos Antiguo Testamento. Son varias las circunstancias que hicieron necesaria la fijación del canon para el judaísmo en ese momento:

  • -Al desaparecer el culto y los sacrificios con la destrucción del templo de Jerusalén el año 70 dC, la Escritura se convierte en el aglutinante del judaísmo, especialmente en el culto sinagogal: téngase en cuenta que es muy probable que en el s. I dC existiera ya una distribución fija de las lecturas de la Ley y de los profetas que debía hacerse en las sinagogas en un ciclo de tres años.
  • -El uso que los cristianos hacen del Antiguo Testamento, especialmente en la versión griega de los LXX, tanto en los evangelios como en los demás escritos del Nuevo Testamento, en los que se emplea la Escritura para demostrar que Jesús es el Mesías, obliga al judaísmo a definir y defender su identidad fijando el canon de los textos que ellos consideran sagrados.
  • -En esta época toma auge la literatura apocalíptica judía que pretende añadir diversos libros a la revelación veterotestamentaria, que los fariseos consideran cerrada con el final de la profecía en tiempo de la Gran Sinagoga (cf. el libro de Esdras). Por ejemplo, uno de estos libros apocalípticos, el 4º libro de Esdras, afirma que además de los 24 libros del canon judío dirigidos a todo el pueblo de Dios, Dios dictó a Esdras otros 70 libros que se irían revelando en su momento, pero sólo a los sabios (cf. 4Esd 14,38-47).

En consecuencia, los fariseos que definen el canon judío después de la caída de Jerusalén emplean el criterio de que los libros que han de considerarse sagrados «hayan sido compuestos bajo inspiración profética y se hayan transmitido continuadamente hasta Esdras»9. Sirva como ejemplo el testimonio de Flavio Josefo (fallecido hacia el año 100 dC):

Por esto entre nosotros no hay multitud de libros que discrepan y disienten entre sí; sino solamente veintidós libros10, que abarcan la historia de todo tiempo y que, con razón, se consideran divinos. De entre ellos cinco son de Moisés, y contienen las leyes y la narración de lo acontecido desde el origen del género humano hasta la muerte de Moisés. Este espacio de tiempo abarca casi tres mil años. Desde Moisés hasta la muerte de Artajerjes, que reinó entre los persas después de Jerjes, los profetas que sucedieron a Moisés reunieron en trece libros lo que aconteció en su época. Los cuatro restantes ofrecen himnos en alabanza de Dios y preceptos utilísimos a los hombres. Además, desde el imperio de Artajerjes hasta nuestra época, todos los sucesos se han puesto por escrito; pero no merecen tanta autoridad y fe como los libros mencionados anteriormente, pues ya no hubo una sucesión exacta de profetas (Flavio Josefo, Contra Apión, I,8,38-41).

· · ·

Paralelamente a este proceso, la Iglesia naciente va definiendo el canon del Antiguo Testamento, que ella usa desde el comienzo tanto en la liturgia, en la predicación, en la composición de los libros del Nuevo Testamento y en la incipiente literatura cristiana.

No hay que olvidar que, por lo menos hasta el año 70 dC, no hay todavía un canon judío totalmente definido, y que, en el mundo judío, el canon hebreo que se usaba en Palestina (más corto) convive con el canon griego de los LXX (más largo). La Iglesia primera no pudo seguir un canon definitivamente fijado del Antiguo Testamento porque no existía para los mismos judíos.

La Iglesia, que especialmente con san Pablo comienza enseguida su expansión por el mundo de habla griega, empleará fundamentalmente la traducción griega del Antiguo Testamento, de modo que, en la composición del Nuevo Testamento, escrito en griego, se citará de forma predominante la versión de los LXX; también algunos de los libros que sólo aparecen en el canon largo: Eclesiástico, Sabiduría, 1º y 2º Macabeos y Tobías.

Alrededor de 300 veces se cita o alude claramente al AT, pero no a todos los libros bíblicos. La mayor parte de estas citas autoritativas pertenecen a la Ley, a los Profetas y a los Salmos. Algunos libros bíblicos no se mencionan nunca y, por el contrario, se encuentran alusiones claras a deuterocanónicos y apócrifos […] Si tenemos en cuenta que la mayoría de las citas veterotestamentarias encontradas en nuestros escritos del NT proceden de la versión de los LXX, no es extraño que los autores neotestamentarios reflejen la misma fluidez que la Biblia griega respecto al canon11.

A pesar del uso de los libros deuterocanónicos en el Nuevo Testamento y en los Padres apostólicos (Didajé, Primera carta de san Clemente Romano a los Corintios), aparecen «dudas y perplejidades sobre el asunto del canon largo o canon corto del AT cristiano»12.

Por ejemplo, san Justino (+ ca. 165), en las controversias con los judíos, sólo emplea los libros del canon corto, el que ellos tienen ya fijado en esa época; pero reconoce también como parte de la Escritura los otros libros que aparecen en los LXX. Por otro lado, Melitón de Sardes (+ ca. 180), ofrece una lista de los libros del Antiguo Testamento usados por los cristianos, que se ajusta prácticamente al canon corto hebreo.

En el siglo IV, la Iglesia occidental acepta el canon largo, tal como lo definen los concilios de Hipona (393) y de Cartago (397).

[Se acordó] que, fuera de las Escrituras canónicas, nada se lea en la Iglesia bajo el nombre de Escrituras divinas. Ahora bien, las Escrituras canónicas son: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Jesús Navé, Jueces, Rut, cuatro libros de los Reyes, dos libros de los Paralipómenos, Job, Psalterio de David, cinco libros de Salomón [Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, Eclesiástico], doce libros de los profetas, Isaías, Jeremías, Daniel, Ezequiel, Tobías, Judit, Ester, dos libros de los Macabeos [sigue la lista del Nuevo Testamento] (III Concilio de Cartago, 397, Dz 92; ponemos en negrita los deuterocanónicos incluidos en esta lista).

Pero otros, como san Atanasio (+ 373), san Cirilo de Jerusalén (+386), están a favor del canon breve del Antiguo Testamento, como el mismo san Jerónimo (+ 420), a pesar de que la Vulgata incluye los libros deuterocanónicos13.

Fue preciso llegar al concilio de Florencia (1442) para que un concilio ecuménico definiera definitivamente el canon del Antiguo Testamento que incluía los libros deuterocanónicos que aparecen en la versión griega de los LXX:

[La Sacrosanta Iglesia Romana…] Profesa que el autor del Antiguo y del Nuevo Testamento, es decir de la ley y los profetas y del Evangelio, es el mismo y único Dios: puesto que los santos de uno y otro Testamento han hablado inspirados por el mismo Espíritu Santo. [La Iglesia] recibe y venera los libros de ambos Testamentos, cuyos títulos son los siguientes: del Antiguo Testamento: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, cuatro de los Reyes, dos de los Paralipómenos, el primero de Esdras y el segundo que se llama Nehemías, Tobías, Judit, Ester, Job, el salterio davídico de 150 salmos, Parábolas, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Sabiduría, Eclesiástico, Isaías, Jeremías con Baruc, Ezequiel, Daniel, los doce Profetas menores, es decir, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahún, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías, el primero y el segundo de Macabeos [sigue la lista del Nuevo Testamento]14.

La formación del canon del Nuevo Testamento

Como en el caso del canon veterotestamentario, también el canon del Nuevo Testamento se ha ido formando a lo largo de varios siglos y su historia es muy compleja15.

También en el caso del Nuevo Testamento hay que tener en cuenta que está formado por una serie de obras (evangelios, cartas…) que se van escribiendo a lo largo de un período de tiempo (mucho menor que en el Antiguo Testamento), que hace imposible tener el canon completo como nosotros lo conocemos hasta que se termine la redacción de todas sus obras. Este período se suele delimitar entre los años 50-12516. Además, no hay que perder de vista que estas obras suelen estar dirigidas a comunidades concretas y que la difusión de las mismas al resto de la Iglesia no encontraba las facilidades que podemos disfrutar hoy. En consecuencia, no puede sorprendernos que sea la segunda mitad del siglo II el momento decisivo para la definición prácticamente definitiva del canon del Nuevo Testamento. Por último, antes de entrar en los detalles de este proceso, no hay que olvidar que las dudas y diferencias en este proceso se reducen a unos pocos libros del canon y a otros que estuvieron cerca de entrar en él.

Para la Iglesia apostólica, que comienza a anunciar a Cristo muerto y resucitado y a trasmitir los hechos y dichos de Jesús, la Sagrada Escritura en la que apoyaba su predicación era lo que nosotros llamamos Antiguo Testamento. Pero ya en los escritos apostólicos se colocan algunos escritos del Nuevo Testamento junto a los del Antiguo, reconociendo que son también Palabra de Dios y señalando de forma inicial su pertenencia a los libros sagrados de la Iglesia.

Considerad que la paciencia de nuestro Señor es nuestra salvación, según os escribió también nuestro querido hermano Pablo conforme a la sabiduría que le fue concedida; tal como dice en todas las cartas en las que trata estas cosas. En ellas hay ciertamente algunas cuestiones difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tergiversan como hacen con las demás Escrituras para su propia perdición (2P 3,15-16).

La Biblia de la Conferencia Episcopal Española señala la importancia de esta mención de la segunda carta de san Pedro en nota a pie de página: «El conocimiento de las cartas de Pablo y su equiparación a las demás Escrituras reflejan un primer momento de canonización de escritos cristianos dentro de la Iglesia naciente». Aunque no tenemos una fecha precisa para datar la segunda carta del apóstol san Pedro, podemos tener la certeza de que alrededor del año 120, las cartas de san Pablo se consideraban de la misma categoría que «las demás Escrituras», el Antiguo Testamento, y que, en consecuencia, eran recibidas por la Iglesia como Palabra de Dios; en nuestro lenguaje diríamos que eran «canónicas».

Los presbíteros que presiden bien son dignos de doble honor, principalmente los que se afanan en la predicación y en la enseñanza. Pues dice la Escritura: No pondrás bozal al buey que trilla, y El obrero es digno de su salario (1Tm 5,17-18).

La primera carta a Timoteo, que se fecha entre los años 65 y 80, cita como Escritura, sin distinción alguna, un texto de Dt 25,4 (citado también en 1Co 9,9) y otro del evangelio de san Lucas: «Quedaos en la misma casa, comiendo y bebiendo de lo que tengan: porque el obrero merece su salario» (Lc 10,7), lo que es un signo de que se equiparaba, al menos, uno de los evangelios con los libros del Pentateuco, lo cual los colocaba entre los libros sagrados de la Iglesia.

No olvidemos que la «conciencia» de la Iglesia de que estos escritos (evangelios, cartas de san Pablo) son sagrados del mismo modo que las Escrituras del Antiguo Testamento se da a la vez que estos escritos se van redactando y difundiendo por las diferentes iglesias.

Es claro que durante el período apostólico y el inmediatamente posterior no se puede hablar con propiedad de libros canónicos, puesto que aún estamos en el momento en que los mismos escritos neotestamentarios se están componiendo […] Lo más interesante de este momento es que asistimos al surgimiento de una «conciencia canónica» neotestamentaria a medida que va cristalizando la tradición oral en determinados escritos17.

Una pista muy importante para rastrear la canonicidad de cada libro del Nuevo Testamento la constituyen las citas que de ellos realizan los primeros escritos cristianos (algunos de ellos contemporáneos de los últimos libros del Nuevo Testamento) y los primeros Padres de la Iglesia. Sin embargo, ninguno de los padres de los siglos II y III cita todos los libros del Nuevo Testamento, y ninguno cita la carta a Filemón, ni la tercera carta de san Juan, aunque no debe extrañarnos por su escasa importancia doctrinal18. Veamos algunos ejemplos de estas menciones del Nuevo Testamento o de alguno de sus libros en los Santos Padres19:

San Justino, en un famoso texto de las Apologías, escritas en la mitad del siglo II, que representa un valiosísimo y temprano testimonio de la celebración de la Eucaristía dominical, afirma:

El día que se llama del sol se celebra una reunión de todos los que moran en las ciudades o en los campos, y allí se leen, en cuanto el tiempo lo permite, los Recuerdos de los Apóstoles o los escritos de los profetas. Luego, cuando el lector termina, el presidente, de palabra, hace una exhortación e invitación a que imitemos estos bellos ejemplos. Seguidamente, nos levantamos todos a una y elevamos nuestras preces, y éstas terminadas, como ya dijimos, se ofrece pan y vino y agua, y el presidente, según sus fuerzas, hace igualmente subir a Dios sus preces y acciones de gracias y todo el pueblo exclama diciendo «amén». Ahora viene la distribución y participación, que se hace a cada uno, de los alimentos consagrados por la acción de gracias y su envío por medio de los diáconos a los ausentes. Los que tienen y quieren, cada uno según su libre determinación, da lo que bien le parece, y lo recogido se entrega al presidente y él socorre de ello a huérfanos y viudas, a los que por enfermedad o por otra causa están necesitados, a los que están en las cárceles, a los forasteros de paso, y, en una palabra, él se constituye provisor de cuantos se hallan en necesidad. Y celebramos esta reunión general el día del sol, por ser el día primero, en que Dios, transformando las tinieblas y la materia, hizo el mundo, y el día también en que Jesucristo, nuestro Salvador, resucitó de entre los muertos20.

Poco antes había explicado a qué se refiere cuando dice «Recuerdos de los Apóstoles»: «Y es así que los Apóstoles en los Recuerdos, por ellos escritos, que se llaman Evangelios, nos transmitieron que así les fue a ellos mandado»21.

La segunda carta a los Corintios, atribuida al papa san Clemente y fechada en torno al año 15022, después de citar a Isaías 54,1, recoge el texto de Mt 9,13 diciendo: «Otra escritura dice: “No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”»23. Aquí encontramos un claro testimonio del valor canónico del evangelio según san Mateo.

Es Tertuliano, hacia el año 200, el que por primera vez emplea la expresión «Nuevo Testamento», fundamental para proclamar la canonicidad de cada libro en la medida en que pertenece al Nuevo Testamento24.

A finales del siglo II comienzan a aparecer listas de los libros que se consideran sagrados en las diferentes Iglesias. Añaden importantes datos para delimitar el canon, aunque no dejan también de suscitar algunos problemas25. Se considera la primera de esas listas el llamado Fragmento Muratoriano26, que es testigo de los libros considerados canónicos en Roma a finales del siglo II. Merece la pena reproducir el texto y realizar a continuación algunos comentarios:

[el texto está incompleto…] El tercer libro del evangelio según Lucas.

Después de la ascensión de Cristo, Lucas el médico, al cual Pablo había llevado consigo como experto jurídico, escribió en su propio nombre concordando con la opinión de Pablo. Sin embargo, él mismo nunca vio al Señor en la carne y, por lo tanto, según pudo seguir…, empezó a contarlo desde el nacimiento de Juan.

El cuarto evangelio es de Juan, uno de los discípulos.

Cuando sus co-discípulos y obispos le animaron, dijo Juan, «Ayunad junto conmigo durante tres días a partir de hoy, y, lo que nos fuera revelado, contémoslo el uno al otro». Esta misma noche le fue revelado a Andrés, uno de los apóstoles, que Juan debería escribir todo en nombre propio, y que ellos deberían revisárselo. Por lo tanto, aunque se enseñan comienzos distintos para los varios libros del evangelio, no hace diferencia para la fe de los creyentes, ya que en cada uno de ellos todo ha sido declarado por un solo Espíritu, referente a su natividad, pasión, y resurrección, su asociación con sus discípulos, su doble advenimiento, su primero en humildad, cuando fue despreciado, el cual ya pasó; su segundo en poder real, su vuelta. No es de extrañar, por lo tanto, que Juan presentara de forma tan constante los detalles por separado en sus cartas también, diciendo de sí mismo: «Lo que hemos visto con nuestros ojos y oído con nuestros oídos y hemos tocado con nuestras manos, éstas cosas hemos escrito». Porque de esta manera pretende ser no sólo un espectador sino uno que escuchó, y también uno que escribía de forma ordenada los hechos maravillosos acerca de nuestro Señor.

Los Hechos de todos los apóstoles han sido escritos en un libro. Dirigiéndose al excelentísimo Teófilo, Lucas incluye una por una las cosas que fueron hechas delante de sus propios ojos, lo que él muestra claramente al omitir la pasión de Pedro, y también la salida de Pablo al partir de la Ciudad para España.

En cuanto a las cartas de Pablo, ellas mismas muestran a los que deseen entender desde qué lugar y con cuál fin fueron escritas. En primer lugar escribió a los Corintios prohibiendo divisiones y herejías; luego a los Gálatas prohibiendo la circuncisión; a los Romanos escribió extensamente acerca del orden de las escrituras y también insistiendo en que Cristo fuese el tema central de éstas.

Nos es necesario dar un informe bien argumentado de todos éstos ya que el bendito apóstol Pablo mismo, siguiendo el orden de su predecesor Juan, pero sin nombrarle, escribe a siete iglesias en el siguiente orden: primero a los Corintios, segundo a los Efesios, en tercer lugar a los Filipenses, en cuarto lugar a los Colosenses, en quinto lugar a los Gálatas, en sexto lugar a los Tesalonicenses, y en séptimo lugar a los Romanos. Sin embargo, aunque el mensaje se repita a los Corintios y los Tesalonicenses para su reprobación, se reconoce a una iglesia como difundida a través del mundo entero. Porque también Juan, aunque escribe a siete iglesias en el Apocalipsis, sin embargo escribe a todas. Además, Pablo escribe una carta a Filemón, una a Tito, dos a Timoteo, en amor y afecto; pero han sido santificadas para el honor de la iglesia católica en la regulación de la disciplina eclesiástica.

Se dice que existe otra carta en nombre de Pablo a los laodicenses, y otra a los alejandrinos, ambas falsificadas según la herejía de Marción, y muchas otras cosas que no pueden ser recibidas en la iglesia católica, ya que no es apropiado que el veneno se mezcle con la miel.

Pero la carta de Judas y las dos escritas con el nombre de Juan han sido aceptadas en la Iglesia Católica; la Sabiduría también, escrita por los amigos de Salomón en su honor. El Apocalipsis de Juan también recibimos, y el de Pedro, el cual algunos de los nuestros no permiten ser leído en la iglesia. Pero el Pastor fue escrito por Hermas en la ciudad de Roma bastante recientemente, en nuestros propios días, cuando su hermano Pío ocupaba la silla del obispo en la iglesia de la ciudad de Roma; por lo tanto sí puede ser leído, pero no puede ser dado a la gente en la iglesia, ni entre los profetas, ya que su número es completo, ni entre los apóstoles al final de los tiempos.

Pero no recibimos ninguno de los escritos de Arsino o Valentino o Miltiado en absoluto. También han compuesto un libro de salmos para Marción [éstos rechazados] junto con Basildo y el fundador asiático de los Catafrigios.

  • -No cabe duda de que la lista comenzaba mencionando los dos primeros evangelios, Mateo y Marcos, pero el manuscrito está dañado y le falta el comienzo.
  • -Es interesante la terminología que emplea para mencionar lo que nosotros llamamos «canonicidad»: «Han sido santificadas para el honor de la Iglesia católica en la regulación de la disciplina eclesiástica» dice de las cartas pastorales (Timoteo, Tito y Filemón), de las que había dudas por haber sido dirigidas a personas concretas y no a Iglesias. «No pueden ser recibidas en la iglesia católica», dice de cartas apócrifas atribuidas a san Pablo. «Aceptadas en la iglesia católica», dice de las cartas de Judas y de Juan. «No permiten ser leído en la iglesia», dice del Apocalipsis de Pedro. «Puede ser leído, pero no puede ser dado a la gente en la Iglesias», dice del Pastor de Hermas, reconociendo su valor, pero dejándolo fuera del «canon».
  • -En ese momento se distinguen los libros que pueden usados en la Iglesia (canónicos), los libros que las sectas heréticas intentan introducir en el canon (apócrifos) y libros que, siendo recomendables, no pertenecen al canon: lo que constituirá toda la literatura cristiana primitiva, especialmente los Padres apostólicos.
  • -El fragmento muratoriano es testigo de la aceptación de la mayoría de los libros del canon. Sólo faltan Hebreos, la carta de Santiago, las dos de Pedro y la tercera de Juan. Lo cual nos indica que sólo algunos de los libros del Nuevo Testamentos tardaron un poco más en ser aceptados en todas las iglesias.

Aunque las diferentes listas de los libros del Nuevo Testamento que van apareciendo coinciden en lo fundamental, algunos libros no aparecen en algunas de ellas. Por ejemplo, Orígenes (+ ca. 254) expresa dudas acerca de la segunda carta de san Pedro y la segunda y tercera de Juan. Eusebio de Cesarea (+ 339), al margen de los libros que todos aceptan, menciona entre los libros discutidos las cartas de Santiago y de Judas27.

Las dificultades para introducir estos libros en el canon del Nuevo Testamento son principalmente de dos tipos28:

  • -En muchos casos la canonicidad iba ligada al origen apostólico de los escritos, de modo que, si se ponía en duda la autoría apostólica de un escrito, también se dudaba de su canonicidad. Ése es el caso de Apocalipsis (atribuido a Juan), Hebreos (a Pablo), la segunda carta de san Pedro, la carta de Santiago y la carta de Judas.
  • -El uso que algunas sectas heréticas hacían de esos libros, como sucedió con el Apocalipsis.

A estos libros que tuvieron dificultades en ser aceptados por algunas iglesias y tardaron más en entrar definitivamente en el canon les llamamos deuterocanónicos del Nuevo Testamento. Pero es importante señalar que este proceso más largo o más dificultoso de estos deuterocanónicos no los hace menos canónicos, menos inspirados o menos Palabra de Dios que los demás.

Criterios para determinar la canonicidad de una obra

Dos son los criterios fundamentales para la aceptación de un libro en el canon del Nuevo Testamento. Ambos hacen referencia a los apóstoles como primer eslabón de la tradición (cf. Catecismo, n. 75-76):

  • 1. Que la obra tenga un origen apostólico: haya sido escrita por un apóstol o esté en relación directa con él (aunque a veces la autoría sea supuesta y no real)
  • 2. Que esté en conformidad con la enseñanza de los apóstoles, lo que denominamos la «regla de la fe»

Pero conviene desarrollar un poco más pormenorizadamente estos criterios29.

Nunca debe olvidarse que el origen del canon neotestamentario y la norma última y fundamental de pertenencia al mismo es el mismo Cristo: su enseñanza, sus obras, su persona y su vida. Ciertamente son los apóstoles, «testigos oculares y servidores de la Palabra» (Lc 1,3) los que nos ponen en contacto con Cristo. Pero ellos, por sí mismos, no son la fuente de la Revelación, ni el criterio de autenticidad, sino el mismo Cristo, plenitud de la Revelación y Palabra eterna del Padre. En este sentido es importante afirmar que para los cristianos la canonicidad de los libros del Antiguo Testamento también procede de Cristo y no del pueblo de la antigua alianza: es el empleo que Cristo hace de la Escritura lo que la avala como Palabra de Dios30. «Cristo y la predicación apostólica son el punto de partida para el nacimiento del canon bíblico»31.

Hay una serie de criterios externos a la obra en cuestión para que sea admitida en el canon32:

  • -Que tenga origen en alguno de los apóstoles.
  • -Que haya sido aprobada por los apóstoles.
  • -Que sea antigua, es decir, lo más cercana a Jesús y a los apóstoles.
  • -Que sea ortodoxa (por eso crea dificultad que una obra sea utilizada por los herejes, aunque en sí misma sea ortodoxa).
  • -Que tenga coherencia con el resto de la enseñanza bíblica: con el Antiguo Testamento y con las obras del Nuevo que ya han sido admitidas como canónicas.
  • -Que su enseñanza sea útil y constructiva para la comunidad eclesial, y que tenga valor para toda la Iglesia y no sólo para una sola comunidad en una circunstancia concreta (por eso encontraron dificultades las cartas paulinas dirigidas a un solo individuo).
  • -Que sean comprensibles y puedan utilizarse en la enseñanza y en la liturgia de la Iglesia (lo que deja fuera cualquier escrito de carácter esotérico o críptico).

Debemos mencionar un criterio interno a los libros de la Sagrada Escritura, que se escapa de la comprobación externa u objetiva, y que, sin embargo, tiene una gran importancia. Teniendo en cuenta que la Iglesia acepta como libros canónicos los que están inspirados y no al revés (que el reconocimiento canónico sea causa de la inspiración), hay que aceptar que la Iglesia tiene una sensibilidad espiritual que le hace capaz de reconocer la presencia de la acción del Espíritu Santo en determinados escritos. Puede hablarse de «un “criterio espiritual”, interno a la Escritura, que podría describirse como la experiencia que la Iglesia tiene del testimonio del Espíritu Santo en medio de la Sagrada Escritura»33. Esto nos hace recordar que la definición del Canon se basa en la fe, en este caso concreto en la fe de la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, y no sólo en criterios objetivos, necesarios pero insuficientes por sí mismos.

La definición del Canon constituye el primer (en sentido lógico) acto solemne del magisterio de la Iglesia post-apostólica en lo referente al depósito de la Revelación, que ella ha sido llamada a conservar y custodiar para anunciarlo a los hombres de todos los tiempos […] En esta tarea la Iglesia es guiada con absoluta infalibilidad por aquel mismo Espíritu Santo que, después de haber inspirado a los apóstoles en la proclamación autentica de la Revelación traída por Cristo y a los autores sagrados para que la pusiesen por escrito, ha asistido a la Iglesia a fin de que guarde el depósito de la Revelación en toda su integridad (es en este punto donde se sitúa la definición del Canon) […] La Iglesia poseía un Canon muy preciso antes de tener pleno y reflejo conocimiento de él, antes de definirlo; la Iglesia «sentía» la singularidad de estos libros, antes de haberla declarado. El sucesivo «reconocimiento» definitivo de la inspiración (es decir, el acto mismo de la definición del Canon) fue un acto «connatural» a la Iglesia en el sentido de que ella -con la ayuda del Espíritu Santo que siempre la asiste, a través de una respuesta refleja y sin la ayuda de silogismos- reconoció aquellos escritos como los únicos que correspondían a su naturaleza y la expresaban34.

Por último, se deben añadir una serie de criterios eclesiales que también tienen un peso importante en la aceptación de una determinada obra en el canon. En la práctica fue el criterio decisivo para delimitar el canon, aunque era consecuencia de aplicar los demás criterios35:

  • -El reconocimiento como Palabra de Dios de un determinado libro por un número grande de comunidades.
  • -La aceptación como canónico por las iglesias antiguas y especialmente por las de origen apostólico.
  • -Que esa obra sea citada por los Padres de la Iglesia.
  • -Que sea utilizada en la liturgia.
  • -Que sea aceptadas por la autoridad eclesiástica.

Ciertamente que en cada caso es necesaria la confluencia de estos criterios, que se pueden cumplir de formas diversas. En algunas obras (los deuterocanónicos del Nuevo Testamento) algunos de estos criterios no tienen la misma fuerza o la misma unanimidad. Pero, al final, llevan a reconocer lo que ese escrito siempre ha sido: lo que el Espíritu Santo ha inspirado a un autor humano para ofrecer a la Iglesia la Palabra de Dios.

Para terminar este apartado, quizá sea conveniente simplificar todo lo dicho apoyándonos en la afirmación del Vaticano II: «Por esta Tradición conoce la Iglesia el Canon íntegro de los libros sagrados» (Dei Verbum, 8). Es la Iglesia la que, gracias a la Tradición, puede reconocer los libros inspirados que nacen de su seno y proclamarlos oficialmente canónicos por medio de su Magisterio.

El canon católico y el de las iglesias protestantes

La reforma protestante encabezada por Martín Lutero (+ 1546) tiene como principio fundamental la sola Scriptura, que supone que la Escritura se basta a sí misma, coloca a la Iglesia por debajo de la Escritura y elimina la Tradición como elemento de la Revelación y, por lo tanto, como instrumento eficaz para reconocer la inspiración de los libros sagrados. Según esto, los criterios para delimitar la canonicidad de los libros de la Biblia tendrían que encontrarse en ella misma, y sólo en ella.

En consecuencia, Lutero propone como argumento para la canonicidad de un determinado libro que conduzca o no a Cristo. Con este criterio distingue varios tipos de libros en el Nuevo Testamento36:

  • -Los libros privilegiados, que constituyen el testimonio más fuerte y directo sobre Cristo (especialmente la carta a los Romanos y la carta a los Gálatas).
  • -Los libros ordinarios, que tienen ya algunos elementos «católicos» en su contenido.
  • -Los libros postergados, que no sirven para conducir adecuadamente a Cristo. Estos son la carta a los Hebreos, las cartas de Judas, de Santiago, la primera de Pedro y el Apocalipsis. Hasta tal punto son postergados que los coloca al final de su edición de la Biblia

También respecto del Antiguo Testamento, Lutero se decantó por el canon judío (o corto), postergando los deuterocanónicos (Baruc, Sabiduría, Eclesiástico, 1º y 2º Macabeos, Judit y Tobías) al final del Antiguo Testamento, con la siguiente anotación: «Apócrifos: éstos son unos libros que no se igualan con la Sagrada Escritura, pero cuya lectura es útil y buena»37.

A lo largo de los siglos, la teología protestante intentará encontrar una fundamentación del canon de la Escritura en la que a veces se pone de relieve el papel de la Iglesia, pero siempre supeditada a la Escritura38. Su concepción de la Iglesia (sin jerarquía, tradición ni magisterio) y el principio de la libre interpretación, que deja solo al individuo frente a la Palabra de Dios, sigue creando dificultades para la fundamentación del canon entre los protestantes.

En todos los casos late el problema de las relaciones entre la Escritura y la Iglesia con su tradición y magisterio. Al rechazar el valor de estos últimos se desvanece la posibilidad de una fundamentación objetiva del canon bíblico y todo queda remitido, en último término, al puro sujeto individual que se pone frente a la Escritura39.

Como puede verse, Lutero propone un criterio teológico, no tanto para establecer el canon, sino para distinguir una escala de valor entre los libros del canon40: «Que conduzcan a Cristo». A nadie se le oculta que un criterio como ése queda supeditado a lo que cada teólogo determine que constituye la auténtica imagen o doctrina de Cristo, para lo que tendrá que hacer una selección previa de los libros o partes de los libros del canon que dan lugar a la imagen «canónica» de Cristo que sirve después para clasificar los libros del Nuevo Testamento. Además del evidente círculo lógico que contiene este procedimiento, no debe extrañarnos que dentro del protestantismo se desarrollara más tarde el problema de delimitar un canon dentro del mismo canon, según que los escritos del Nuevo Testamento estén más o menos acordes con los principios teológicos fundamentales de la Reforma. Lo cual nos lleva de nuevo al peligro del subjetivismo: a partir de la Escritura (porque no hay más que la sola Scriptura) se extraen los principios fundamentales del cristianismo reformado, y a partir de esos principios se valoran los escritos del Nuevo Testamento que realmente representan el protestantismo y los que deben dejarse a un lado porque representan principios católicos.

El problema del canon dentro del canon nace recientemente en las iglesias protestantes (siglo XIX), cuando algunos autores detectan elementos católicos en el Nuevo Testamento: sacramentalismo, ministerios ordenados, dogma41… De tal manera que el protestantismo ya no podía sentirse representante de la Iglesia del primer milenio, tras el cual habría surgido, según ellos, la degeneración católica, sino que esos elementos aparecen ya en los escritos del Nuevo Testamento. Estos elementos «protocatólicos» aparecen no sólo las cartas de san Pablo a Timoteo y a Tito, o en la segunda carta de san Pedro, sino en el mismo evangelio de san Lucas y en los Hechos de los Apóstoles.

Allí donde se encuentren en los libros y en las secciones del NT: 1. El paso del carisma a la institución; 2. La disminución de la tensión escatológica; 3. La evolución en la presentación de la moral cristiana, allí es donde los autores citados hablan de filtraciones espúreas de «protocatolicismo» y por lo tanto de contaminación del Evangelio puro, con nuevas y graves consecuencias para el problema del Canon. El NT actual es demasiado amplio y comprende elementos que no son puros del todo: Habrá que reducirlo para volver a encontrar, dentro del Canon actual y tradicional, la pureza del Evangelio42.

Como es normal dentro de la tendencia centrífuga de las comunidades protestantes, los criterios para hacer esta purga dentro del canon son variados, desde que conduzcan a Cristo, como indicaba Lutero, al kerigma más primitivo o a la justificación por la fe: «Una prueba más, dentro de este problema nuevo, del subjetivismo tan enraizado en la exégesis y en la teología de las Iglesias protestantes»43. La consecuencia es que el Nuevo Testamento ya no es principio de unidad, sino de división para los cristianos44.

Este planteamiento obliga a aceptar que el catolicismo está ya presente en el Nuevo Testamento (a H. Schlier le llevó a hacerse católico) o a renunciar al principio de la sola Scriptura para hacer una clara selección dentro del canon recibido según el principio teológico del reformador o del teólogo del momento, que no aparece en la Escritura.

Hay que señalar, por otra parte, que muchos protestantes aceptan la totalidad del canon del Nuevo Testamento y ofrecen otras respuestas a los elementos «protocatólicos» que aparecen en los escritos neotestamentarios.

Por nuestra parte es preciso reconocer los diferentes enfoques y subrayados que aparecen en los diversos escritos del Nuevo Testamento, pero sin oponerlos de forma excluyente; todo lo contrario, encajando cada elemento dentro del conjunto, recordando el principio fundamental de interpretación: «Prestar una gran atención al contenido y a la unidad de toda la Escritura» (Catecismo, n. 112; Dei Verbum, 12). En general, es un principio fundamental del catolicismo la integración de todos los elementos, aunque parezcan opuestos, y la huida de la oposición excluyente, por ejemplo, entre la fe y las obras o entre Tradición y Escritura. El mismo principio se aplica cuando se reconoce la unidad de la Escritura y la totalidad del canon al integrar las perspectivas de los diversos evangelistas, de las primeras cartas paulinas, de las pastorales y de las católicas.

Es cierto que dentro de la Biblia hay una jerarquía en la que no todos los mismos libros tienen el mismo valor. Lo veremos enseguida al hablar de la primacía del Nuevo Testamento sobre el Antiguo y de los evangelios respecto a los demás escritos del Nuevo Testamento.

Es evidente que unos tienen más valor que otros y que unos abordan cuestiones religiosas en sentido formal de manera más directa que otros. También es evidente que algunos libros pretenden proceder más directamente de Dios que otros; así, por ejemplo, los profetas aseguran transmitir la palabra de Dios que les ha sido dirigida, mientras que los escritores sapienciales, aun siendo inspirados, parecen comunicarnos el fruto de su propia experiencia humana. Finalmente, es un hecho que la Iglesia, en su liturgia, usa algunos libros más extensamente, mientras que de otros se sirve muy rara vez, con lo que se crea una especie de «canon efectivo» dentro del canon formal. Pero esta cuestión no coincide con la de si los libros inspirados tienen todos la misma autoridad45.

Se puede aplicar a los libros de la Biblia lo que el n. 90 del Catecismo decía de los dogmas citando Unitatis redintegratio, 11, del concilio Vaticano II: «Conviene recordar que existe un orden o «jerarquía» de las verdades de la doctrina católica, puesto que es diversa su conexión con el fundamento de la fe cristiana». Colocar cada libro de la Escritura, incluso cada parte de un mismo libro, en relación con el conjunto de la Biblia, dándole su importancia en el conjunto de la Revelación, nada tiene que ver con descartar libros canónicos o afirmaciones de algunos de ellos, por la dificultad de integrarlos en el conjunto o porque no encajen en una determinada interpretación. Hay que señalar, una vez más, que la Tradición es el elemento unificador imprescindible que ayuda a establecer la unidad, la jerarquía y las adecuadas relaciones entre los diversos libros del canon.

Por último, hay que reconocer que, aunque dentro de la Iglesia católica no haya aparecido como tal el problema del canon dentro del canon, no estamos inmunes a la tentación de seleccionar en la práctica los libros o las afirmaciones de la Escritura que nos convienen y, aunque no los rechacemos, la de dejar de lado aquellos elementos de la Biblia que nos estorban para nuestros intereses, no sólo teológicos o eclesiales, sino también espirituales. No hay que olvidar nunca que el origen de una herejía no es tanto la mentira, sino la selección de una parte de la verdad negando u olvidando el resto de la verdad, aparentemente contradictoria. La mayoría de las herejías, veremos ejemplos enseguida, se basan en afirmaciones de la Escritura, que, al ser aisladas del resto, son necesariamente malinterpretadas. En el fondo, es necesaria la sinceridad y la humildad para someter nuestras ideas y opciones, también en el terreno de la vida espiritual, al conjunto de la Escritura, interpretada dentro de la Tradición de la Iglesia.

También nosotros, los Católicos, debemos preguntarnos si dentro de la teología católica, no hemos obrado a veces una cierta selección. Toda la diferencia entre la posición protestante y la católica consiste en esto: los protestantes excluyen una parte de la Revelación, y esto se deriva de la hairesis, de la herejía; la Iglesia católica jamás ha excluido una parte de la Revelación; pero ¿no le ha pasado a veces, quizás, hacer inconscientemente selecciones en el interior del Nuevo Testamento, cargando el acento con demasiada intensidad sobre algunas partes, con detrimento de otras igualmente auténticas?46.

En positivo, la conciencia de la unidad de la Sagrada Escritura, que queda patente por medio del canon, es un elemento fundamental para su interpretación, que ha sido puesto recientemente de relieve por la llamada interpretación canónica que, lejos de aislar una frase del resto de la obra y una obra del resto de la Biblia, es consciente de que «el sentido último bíblico, nos viene dado por el contexto canónico global»47.

También para la vida espiritual y la oración debe aplicarse el principio de humilde prudencia de que «una buena regla práctica para evitar engañarse en esta materia es prestar a la Escritura más atención cuando parece no estar de acuerdo con lo que a nosotros nos gustaría escuchar que cuando lo está»48.

Las consecuencias de la canonicidad

Al terminar estas largas consideraciones sobre la canonicidad y la formación del canon de la Biblia, queremos insistir de lo que advertimos al comienzo de este tema: la inspiración no es la consecuencia de la canonicidad. La Iglesia no es la que produce la inspiración al reconocer un libro como canónico, sino que ella es capaz de reconocer la inspiración de un libro, nacido en su seno, y declararlo canónico.

Así pues, la Iglesia no crea el canon de las Escrituras, sino que lo recibe bajo la acción del Espíritu, que se manifiesta a lo largo de la historia en la tradición viva que procede de Cristo y de los apóstoles. Lo que sí hace la Iglesia es declarar esta Escritura como canónica para sus fieles mediante una afirmación que no afecta a la Escritura en cuanto tal […] Por tanto, la canonicidad no tiene su fundamento en la decisión de la Iglesia, sino que la Iglesia apoya su declaración en otros criterios. De este modo, la decisión no afecta a los libros como tales, sino a la fe de los fieles49.

Lo que este tema nos deja claro, una vez más, es la íntima relación entre la Escritura y la Iglesia. Como ya hemos explicado anteriormente, al profundizar en el n. 113 del Catecismo, primero es la Iglesia y luego la Escritura, la Escritura es hija de la Iglesia. En la Iglesia apostólica y postapostólica nace el Nuevo Testamento y en su misma vida se van reconociendo los libros que, más allá de obras humanas, son Palabra de Dios.

Pero la Iglesia de la que nace la Escritura y que define los libros que pertenecen a la Escritura, no es simplemente un movimiento religioso que surge y se desarrolla por un dinamismo meramente humano que puede comprenderse sólo con la historia o la sociología, sino que es el Cuerpo de Cristo, guiado permanentemente por el Espíritu Santo. Nada se entiende del nacimiento de la Escritura y de la determinación del canon, si no se tiene en cuenta la labor del Espíritu Santo que mueve a los autores sagrados a que escriban «todo y sólo lo que Dios quería» (Catecismo, n. 106; Dei Verbum, 11), y que actúa en la Iglesia para que pueda reconocer los libros inspirados como parte fundamental de la misión de la Iglesia, que consiste en que la Revelación, que se nos entrega en plenitud en Jesucristo, pueda llegar a todos los hombres a lo largo de la historia (cf. Catecismo, n. 74).

Hay que tener en cuenta que no sirve cualquier imagen de la Iglesia para ayudarnos a entender la formación del canon de los libros sagrados. Es la Iglesia apostólica, guiada por el Espíritu Santo, que constituye un cuerpo jerarquizado, no amorfo, en la que tienen una especial misión los sucesores de los apóstoles como transmisores y garantes de la Tradición por medio del Magisterio (cf. Catecismo, n. 75-77), la que define el canon bíblico como expresión de sí misma. Ya hemos visto las dificultades para justificar el canon cuando es el individuo el que se enfrenta en soledad a los libros de la Biblia o cuando se intenta delimitar la inspiración sin la ayuda de la Tradición y del Magisterio, apelando a una Biblia anterior e independiente de la Iglesia. De tal manera están unidas la Escritura y la Iglesia, que en la formación del canon también se va delimitando el rostro mismo de la Iglesia:

Discerniendo el canon de las Escrituras, la Iglesia discernía también y definía su propia identidad, de modo que las Escrituras son, a partir de ese momento, un espejo en el cual la Iglesia puede redescubrir constantemente su identidad, y verificar, siglo tras siglo, el modo como ella responde sin cesar al evangelio, del cual se dispone a ser el medio de transmisión (Dei Verbum, 7). Esto confiere a los escritos canónicos un valor salvífico y teológico completamente diferente del de otros textos antiguos (Pontificia Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia, III, B, 1. Formación del canon).

El cristiano, y más aún el que quiere serlo en plenitud, recibe de Cristo y del Espíritu Santo el don de la Sagrada Escritura, inseparable de la Iglesia, que es para él guía y alimento. Del mismo modo que no puede interpretar la Biblia al margen de la Iglesia (cf. Catecismo, n. 113), tampoco puede tener la certeza de que un determinado libro está inspirado y se integra armónicamente en el conjunto de la Escritura sin la ayuda de la Iglesia y la fe en la acción del Espíritu Santo en ella. Fuera de esta fe, la historia de la formación del canon no es más que un conjunto de tensiones y vicisitudes que nos dejan más dudas que certezas. El creyente ve en la formación del canon la mano de la Providencia que en un momento especialísimo de la vida de la Iglesia se hace presente para darnos la certeza de que tenemos en nuestras manos la Palabra de Dios, alimento y guía imprescindible para cada cristiano y para la Iglesia en su conjunto.

El contemplativo, que reconoce a Cristo en la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, recibe de manos de la Iglesia los libros concretos que contienen la Palabra inspirada por el Espíritu Santo, con la certeza de fe de que ellos contienen la Revelación que viene de Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre en la plenitud de los tiempos, y así puede alimentarse de la Escritura con toda confianza y asumirla como guía segura de su vida. Por eso la come, aunque a veces sea amarga en el interior (cf. Ap 10,10; Ez 2,9-3,3), y se deja guiar por ella, aunque sea espada de doble filo que penetra hasta lo más íntimo del corazón (cf. Heb 4,12). El canon de la Escritura, formado en la Iglesia con la inspiración del Espíritu, le recuerda al contemplativo que siempre debe recibir la Palabra en la liturgia y meditarla en la lectio divina en comunión con la Iglesia y con la ayuda del Espíritu Santo.

2. El Antiguo Testamento

[121] El Antiguo Testamento es una parte de la sagrada Escritura de la que no se puede prescindir. Sus libros son divinamente inspirados y conservan un valor permanente (cf.DV14), porque la Antigua Alianza no ha sido revocada.

[122] En efecto, «el fin principal de la economía del Antiguo Testamento era preparar la venida de Cristo, redentor universal». «Aunque contienen elementos imperfectos y pasajeros», los libros del Antiguo Testamento dan testimonio de toda la divina pedagogía del amor salvífico de Dios: «Contienen enseñanzas sublimes sobre Dios y una sabiduría salvadora acerca de la vida del hombre, encierran admirables tesoros de oración, y en ellos se esconden el misterio de nuestra salvación» (DV15).

[123] Los cristianos veneran el Antiguo Testamento como verdadera Palabra de Dios. La Iglesia ha rechazado siempre vigorosamente la idea de prescindir del Antiguo Testamento so pretexto de que el Nuevo lo habría hecho caduco (marcionismo).

La Iglesia valora y venera el Antiguo Testamento

Las dos afirmaciones con las que comienzan los n. 121 y 123 son elementales y de gran importancia, aunque para la mayoría pueden resultar innecesarias por evidentes: «El Antiguo Testamento es una parte de la sagrada Escritura de la que no se puede prescindir», «los cristianos veneran el Antiguo Testamento como verdadera Palabra de Dios». Cualquier persona que cada domingo acuda a la celebración de la Eucaristía y esté atento a las lecturas sabe que la Iglesia proclama el Antiguo Testamento como Palabra de Dios y que la primera lectura, tomada del Antiguo Testamento, excepto en el tempo de Pascua, ilumina cada domingo el Evangelio que se proclama como Palabra del Señor. Mucho más aún, los cristianos que celebran la liturgia de las Horas son conscientes de la riqueza que los salmos suponen para la oración de petición, de alabanza y de acción de gracias tanto en la oración común como en la personal. La Iglesia, en el ciclo bienal de las lecturas de ferias del tiempo ordinario, ofrece cada dos años las partes esenciales del Antiguo Testamento.

Sin embargo, estas afirmaciones con absolutamente necesarias porque la Iglesia es consciente de la tentación que supone para los cristianos de todos los tiempos la herejía marcionita que prescinde del Antiguo Testamento con la excusa de que ha llegado el Nuevo. Quizá sea bueno que nos detengamos brevemente en la antigua herejía para poder entender de qué manera puede afectar a los cristianos de nuestro tiempo.

La herejía marcionita tuvo su importancia porque, tras ser excomulgado en Roma el año 144, Marción fundó su propia Iglesia con obispos, presbíteros y diáconos, estableció una liturgia semejante a la de la Iglesia de Roma y su cisma herético se extendió ampliamente tanto en el tiempo como en el espacio. Marción oponía el Dios del Nuevo Testamento y el Dios del Antiguo, el Dios creador de los judíos, y el Padre de Jesucristo, que nos salva de ese otro Dios:

El Dios del Nuevo Testamento es un Dios bueno, amigo del hombre, que quiere su bien; el Dios del Antiguo Testamento es un Dios malo, que crea al hombre débil y mortal, deja que el demonio lo tiente y lo esclavice, lo entrega al pecado y a la muerte. Este Dios envía a los hombres toda clase de desgracias, se muestra cruel e injusto, castigando las faltas de los padres en sus hijos. Permite a los judíos saquear y robar; en una palabra, es un mal déspota50.

En consecuencia, Marción rechaza, no sólo el Antiguo Testamento entero, sino una gran parte del Nuevo Testamento en la que encuentra también rasgos del judaísmo propio del Dios cruel. El canon que acepta Marción se reduce al evangelio de san Lucas y a diez cartas paulinas (deja fuera la carta a los Hebreos y las pastorales), eliminando incluso partes de estos escritos que contradicen sus doctrinas. La oposición a este canon reducido impulsó la definición del canon de la Iglesia católica51. La fe cristiana de Marción le lleva a despreciar al Antiguo Testamento, de forma que lo opone al Nuevo y elimina las raíces veterotestamentarias del Evangelio. Como puede verse, de este modo no sólo se pierde la riqueza del Antiguo Testamento, sino el contexto necesario para entender el Nuevo.

Además de que se puede ver en Marción un precedente antiguo de la tendencia a reducir el canon por motivos teológicos que hemos visto más arriba, pueden detectarse tendencias marcionitas en los cristianos de nuestro tiempo, quizá más por desconocimiento que por impulsos heréticos52:

  • -No faltan cristianos que consideran duro y cruel al Dios que aparece en el Antiguo Testamento, olvidan muchos de los pasajes en que aparece de forma rotunda y hermosísima la misericordia de Dios y no tienen en cuenta el carácter progresivo de la Revelación (Catecismo, n. 52), que permite comprender las limitaciones del Antiguo Testamento, que se superan en la revelación plena y definitiva de Cristo.
  • -También aparece la tendencia a eliminar parte de la revelación del Antiguo Testamento, como son los mandamientos, pensando que han sido eliminados por Cristo, de modo que el mandamiento del amor (cf. Mc 12,29-31; Jn 13,34) hace inútiles los mandamientos de Moisés, olvidando que el mismo Cristo los ratificó (cf. Mc 9,19-21) y los llevó a plenitud (cf. Mt 5,17-47).
  • -Para otros, no sería necesario adentrarse en las entrañas del Antiguo Testamento, porque la enseñanza y la persona de Jesús se pueden entender por sí mismas, sin ninguna referencia al Antiguo Testamento. Olvidan así las múltiples referencias que Jesús o el mismo san Pablo hacen al Antiguo Testamento, y que, sin el lenguaje, la historia, los personajes y los símbolos del Antiguo Testamento, no se puede entender nada del Nuevo.
  • -En el fondo, como Marción, se piensa que Cristo vino a abolir la ley y los profetas, cuando, por el contario, vino a darles plenitud y los emplea para hablar de sí mismo, porque se refieren a él:

No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley (Mt 5,17-18).

Comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras (Lc 24,27; cf. Jn 5,39.46)53.

Ciertamente, el cristiano no puede absolutizar el Antiguo testamento, ni puede aislarlo del Nuevo, pero necesita conocer la historia de la salvación que culmina en Jesucristo y los símbolos que hacen comprensible su mensaje. Además, es imprescindible comprender la dinámica de promesa y cumplimiento que recorre toda la Escritura54, y que afecta especialmente a la relación del Antiguo Testamento con el Nuevo. Ciertamente que el cumplimiento es mucho más importante que la promesa, pero no se puede descubrir y comprender el cumplimiento, si se desconoce la promesa.

El texto de Dei Verbum, 15, que cita el n. 122 del Catecismo señala aún más elementos que aporta el Antiguo Testamento para los cristianos:

La economía del Antiguo Testamento estaba ordenada, sobre todo, para preparar, anunciar proféticamente y significar con diversas figuras la venida de Cristo redentor universal y la del Reino Mesiánico. Mas los libros del Antiguo Testamento manifiestan a todos el conocimiento de Dios y del hombre, y las formas de obrar de Dios justo y misericordioso con los hombres, según la condición del género humano en los tiempos que precedieron a la salvación establecida por Cristo. Estos libros, aunque contengan también algunas cosas imperfectas y adaptadas a sus tiempos, demuestran, sin embargo, la verdadera pedagogía divina. Por tanto, los cristianos han de recibir devotamente estos libros, que expresan el sentimiento vivo de Dios, y en los que se encierran sublimes doctrinas acerca de Dios y una sabiduría salvadora sobre la vida del hombre, y tesoros admirables de oración, y en los que, por fin, está latente el misterio de nuestra salvación (Concilio Vaticano II, Dei Verbum, 15).

Podemos sistematizar estos elementos de la siguiente manera55:

  • -Conocimiento de Dios y del hombre.
  • -Modo de obrar Dios con los hombres (justo y misericordioso).
  • -Pedagogía divina.
  • -Sentido religioso intenso.
  • -Enseñanzas sublimes de Dios.

-Sabiduría salvadora sobre el hombre.

  • -Tesoros de oración.
  • -El misterio de nuestra salvación.

La exhortación postsinodal posterior a la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada en 2008, que tuvo como tema «La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia», nos sirve para para profundizar en la valoración que la Iglesia hace del Antiguo Testamento, poniendo algunos ejemplos.

El Nuevo Testamento reconoce el Antiguo como Palabra de Dios

El mismo Nuevo Testamento reconoce el Antiguo Testamento como Palabra de Dios y acepta, por tanto, la autoridad de las Sagradas Escrituras del pueblo judío. Las reconoce implícitamente al aceptar el mismo lenguaje y haciendo referencia con frecuencia a pasajes de estas Escrituras (Benedicto XVI, Exhortación apostólica postsinodal, Verbum Domini (2010), 40).

Además de los textos que acabamos de citar (Mt 5,17-18; Lc 24,27), podemos tener en cuenta como el mismo Jesús en la sinagoga de Nazaret, lee el texto del libro de Isaías y declara el cumplimiento de su profecía en su persona:

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor». Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír» (Lc 4,16-21; cf. Is 61,1-2)56.

En una controversia con los judíos es también el mismo Jesús el que se apoya en la Escritura para denunciar el pecado de sus interlocutores:

Él les contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos”» (Mc 7,6-7; cf. Is 29,13).

En el relato de la Trasfiguración, son Moisés y Elías los que aparecen, antes de que la voz del cielo proclame a Jesús como Hijo de Dios, para hablar con Jesús de su «éxodo» que se iba a consumar en Jerusalén, indicando así que la Pascua de Jesús estaba de acuerdo con la Ley y los profetas, representados respectivamente por Moisés y Elías.

Unos ocho días después de estas palabras, tomó a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto del monte para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió y sus vestidos brillaban de resplandor. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su éxodo, que él iba a consumar en Jerusalén (Lc 9,28-31)57.

Al margen de los textos concretos, hay que tener en cuenta dos hechos relevantes para comprender la aceptación del Antiguo Testamento por parte de Jesús, hechos que se repitieron durante su vida: Jesús ora con los salmos y celebra las fiestas judías en las que se conmemoran los hechos recogidos en la Escritura.

También los redactores de los evangelios reconocen el Antiguo Testamento al proclamar que lo sucede en la vida de Jesús da cumplimiento a lo anunciado por las Escrituras. Seguramente es san Mateo el que más insiste en ello. Aparece ya en el comienzo de la vida pública de Jesús:

Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías: «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló» (Mt 4,13-15; cf. Is 8,23-9,1).

También san Pablo se apoya en Antiguo Testamento, reconociendo así su valor, cuando anuncia lo fundamental de nuestra fe:

Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras (1Co 15,3-4).

Incluso cuando el Apóstol tiene que argumentar que la justificación se alcanza por la fe y no por las obras de la ley, utiliza con profusión los textos del Antiguo Testamento:

Lo mismo que Abrahán: creyó a Dios, y le fue contado como justicia (Gn 15,6). Reconoced, pues, que hijos de Abrahán son los de la fe. En efecto, la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, le adelantó a Abrahán la buena noticia de que por ti serán benditas todas las naciones (Gn 12,3). Así pues, los que viven de la fe son bendecidos con Abrahán el fiel. En cambio, cuantos viven de las obras de la ley están bajo maldición, porque está escrito: Maldito quien no se mantenga en todo lo escrito en el libro de la ley, cumpliéndolo (Dt 27,6). Que en el ámbito de la ley nadie es justificado resulta evidente, pues el justo por la fe vivirá (Hab 2,4); en cambio, la ley no procede de la fe, sino que quien los cumpla vivirá por ellos (Lv 18,5). Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose por nosotros maldición, porque está escrito: Maldito todo el que cuelga de un madero (Dt 21,23); y esto, para que la bendición de Abrahán alcanzase a los gentiles en Cristo Jesús, y para que recibiéramos por la fe la promesa del Espíritu (Gal 3,6-14).

El Antiguo Testamento se cumple en el Nuevo

No sólo se trata de que el Nuevo Testamento emplee el Antiguo, sino que en el Nuevo se cumple el Antiguo. En este punto hay que recordar que, para que haya cumplimiento en el sentido bíblico, tienen que darse tres aspectos a la vez: continuidad entre lo antiguo y lo nuevo, ruptura entre lo uno y lo otro y superación de lo antiguo en lo nuevo.

Además, el mismo Nuevo Testamento se declara conforme al Antiguo Testamento, y proclama que en el misterio de la vida, muerte y resurrección de Cristo las Sagradas Escrituras del pueblo judío han encontrado su perfecto cumplimiento (Benedicto XVI, Verbum Domini, 40).

Un claro ejemplo aparece en la forma en que la carta a los Hebreos entiende el sacrificio salvador de Cristo en relación con los sacrificios del Antiguo Testamento. Esta carta proclama a Jesús verdadero sacerdote y víctima, pero negando ciertas realidades de los antiguos sacrificios y del sacerdocio veterotestamentario, afirmando una continuidad en ciertos aspectos y señalando la superación y plenitud en el cumplimiento en otros:

Nadie puede arrogarse este honor sino el que es llamado por Dios, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy; o, como dice en otro pasaje: Tú eres sacerdote para siempre según el rito de Melquisedec (Heb 5,4-6; cf. Sal 2,7; 110,4).

De aquellos ha habido multitud de sacerdotes, porque la muerte les impedía permanecer; en cambio, este, como permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa. De ahí que puede salvar definitivamente a los que se acercan a Dios por medio de él, pues vive siempre para interceder a favor de ellos. Y tal convenía que fuese nuestro sumo sacerdote: santo, inocente, sin mancha, separado de los pecadores y encumbrado sobre el cielo. Él no necesita ofrecer sacrificios cada día como los sumos sacerdotes, que ofrecían primero por los propios pecados, después por los del pueblo, porque lo hizo de una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. En efecto, la ley hace sumos sacerdotes a hombres llenos de debilidades. En cambio, la palabra del juramento, posterior a la ley, consagra al Hijo, perfecto para siempre (Heb 7,23-28).

Esto es lo principal de todo el discurso: Tenemos un sumo sacerdote que está sentado a la derecha del trono de la Majestad en los cielos, y es ministro del Santuario y de la Tienda verdadera, construida por el Señor y no por un hombre (Heb 8,1-2).

En cambio, Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos. Su tienda es más grande y más perfecta: no hecha por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. No lleva sangre de machos cabríos, ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna (Heb 9,11-12).

El mismo Jesús en el sermón del monte, nos ayuda a entender cómo en su enseñanza se realiza el cumplimiento del Antiguo Testamento, de modo que no elimina la Ley y los profetas, pero tampoco los repite sin más, sino que los lleva a plenitud (cf. Mt 5,17).

Se dijo: «El que repudie a su mujer, que le dé acta de repudio» (Dt 24,1-4). Pero yo os digo que si uno repudia a su mujer -no hablo de unión ilegítima- la induce a cometer adulterio, y el que se casa con la repudiada comete adulterio (Mt 5,31-32).

Habéis oído que se dijo: «No cometerás adulterio» (Ex 20,14; Dt 5,18). Pero yo os digo: todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón (Mt 5,27-28).

Conviene recordar que el mandamiento del amor tal como aparece en los sinópticos es un compendio de dos citas del Antiguo Testamento, que suponen una novedad y una plenitud por la simplificación que supone respecto a los 613 mandamientos de los judíos, por la relación estrecha entre el amor a Dios y al prójimo y por el concepto universal de prójimo que supone la enseñanza de Jesús frente a la reducción del amor sólo al cercano, al que forma parte del pueblo elegido (cf. Mt 5,43-48; Lc 10,25-37)58.

Un escriba que oyó la discusión, viendo lo acertado de la respuesta, se acercó y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?». Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser” (Dt 6,4-5). El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Lv 19,18). No hay mandamiento mayor que estos» (Mc 12,28-31).

La tipología relaciona ambos testamentos

Un elemento muy importante para la valoración del Antiguo Testamento y para comprender su relación con el Nuevo lo constituyen los «tipos» veterotestamentarios que encuentran su plenitud en el Nuevo. Sin esas referencias, el lenguaje neotestamentario quedaría vacío de contenido en elementos esenciales.

La tipología «reconoce en las obras de Dios en la Antigua Alianza, prefiguraciones de lo que Dios realizó en la plenitud de los tiempos en la persona de su Hijo encarnado» (Benedicto XVI, Verbum Domini, 41).

Podemos adelantar a este momento el comentario de los n. 128-130 del Catecismo59.

[128] La Iglesia, ya en los tiempos apostólicos (cf. 1Cor 10,6.11; Hb 10,1; 1 Pe 3,21), y después constantemente en su tradición, esclareció la unidad del plan divino en los dos Testamentos gracias a la tipología. Esta reconoce, en las obras de Dios en la Antigua Alianza, prefiguraciones de lo que Dios realizó en la plenitud de los tiempos en la persona de su Hijo encarnado.

[129] Los cristianos, por tanto, leen el Antiguo Testamento a la luz de Cristo muerto y resucitado. Esta lectura tipológica manifiesta el contenido inagotable del Antiguo Testamento. Ella no debe hacer olvidar que el Antiguo Testamento conserva su valor propio de revelación que nuestro Señor mismo reafirmó (cf. Mc 12,29-31). Por otra parte, el Nuevo Testamento exige ser leído también a la luz del Antiguo. La catequesis cristiana primitiva recurrirá constantemente a él (cf. 1Co 5,6-8; 10,1-11). Según un viejo adagio, el Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo, mientras que el Antiguo se hace manifiesto en el Nuevo: Novum in Vetere latet et in Novo Vetus patet (San Agustín, Quaestiones in Heptateuchum 2,73; cf. DV 16).

[130] La tipología significa un dinamismo que se orienta al cumplimiento del plan divino cuando «Dios sea todo en todo» (1Co 15, 28). Así la vocación de los patriarcas y el éxodo de Egipto, por ejemplo, no pierden su valor propio en el plan de Dios por el hecho de que son al mismo tiempo etapas intermedias.

Gracias a la revelación plena en Cristo, a la luz de la Pascua y a la ayuda del Espíritu Santo, vemos en realidades, acontecimientos y personas del Antiguo Testamento anuncios e imágenes de Cristo y su salvación. Sin ese mundo de «tipos» del Antiguo Testamento no podríamos entender nada del Nuevo.

A las personas, instituciones, sucesos, cosas de la antigua economía, corresponden otras en la nueva: las primeras son tipo, las segundas son antitipo. La correspondencia no se debe concebir como puro asalto intelectual, sino que se funda en una continuidad histórica. Esta continuidad incluye una diferencia cualitativa: el antitipo es central, es primario. Es la realidad respecto a su imagen, es el cuerpo respecto a la sombra. El antitipo puede ofrecer una correspondencia de semejanza o de oposición, p. ej., Adán y Cristo. Cristo y la Iglesia como antitipos concentran en sí multitud de tipos diversos, cada uno de los cuales ilustra un aspecto del antitipo central60.

Los evangelios están llenos de ese lenguaje y de esas imágenes, mencionemos algunas.

San Juan Bautista emplea el «tipo» del cordero que se sacrifica en el templo para presentar a Cristo y anticipar el modo en que nos va a salvar: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Jn 1,29; cf. Lv 14; Is 53,7; Ex 12).

El mismo Jesús emplea la tipología para manifestar la realidad de su persona en relación con personajes o instituciones de la Antigua Alianza: «Aquí hay uno que es más que Jonás» (Mt 12,41); «Aquí hay uno que es más que Salomón» (Mt 12,42); «El Hijo del hombre es señor del sábado» (Mt 12,8); «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre» (Lc 22,20)61; «Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre» (Jn 3,14; cf. Nm 21,4-9).

También san Pablo emplea con abundancia los «tipos» del Antiguo Testamento en sus cartas: «Barred la levadura vieja para ser una masa nueva, ya que sois panes ácimos. Porque ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo» (1Co 5,7); «Pues no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y por el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo» (1Co 10,1-4); «Dios lo constituyó medio de propiciación mediante la fe en su sangre» (Rm 3,25).

Un mismo plan de salvación recorre toda la Escritura


Cristo sacando a Adán y Eva del inframundo (Fresco en la iglesia Cora, Estambul)

Desde los tiempos apostólicos y, después, en la Tradición viva, la Iglesia ha mostrado la unidad del plan divino en los dos Testamentos (Benedicto XVI, Verbum Domini, 41).

Más allá de todos los textos aducidos hasta ahora, es preciso comprender que ambos testamentos forman parte del mismo plan salvador de Dios, de una misma historia de salvación que no se puede escindir en dos, como señala la nueva alianza ya anunciada en Jr 31,31-34 o la genealogía de Jesucristo que abarca según Mt 1,1-17 desde Abrahán hasta Jesús, y según Lc 3,23-38 desde Jesús hasta Adán.

Los Santos Padres lo dicen con toda claridad. A la cita de san Agustín que recoge el Catecismo podemos añadir la de san Gregorio Magno que afirma que todo lo que «el Antiguo Testamento ha prometido, el Nuevo Testamento lo ha cumplido; lo que aquél anunciaba de manera oculta, éste lo proclama abiertamente como presente. Por eso, el Antiguo Testamento es profecía del Nuevo Testamento; y el mejor comentario al Antiguo Testamento es el Nuevo Testamento»62.

Podemos entender la unidad que forman el Antiguo y el Nuevo Testamento como la de una misma obra en dos actos. Una obra que al volverse a leer nos ayuda a profundizar en ambas partes:

Antiguo y Nuevo Testamento son, ante todo, una unidad literaria en dos partes o actos: el primer acto ya contiene de algún modo el segundo, pero hace falta leer o ver el segundo para que se descubra la anticipación. El primer acto prepara el segundo, porque las fuerzas que hacen culminar la obra ya actúan en dicho primer acto, aunque ocultas; el primero adelanta el esquema y las líneas del segundo, pero esto lo descubrimos cuando el segundo se desenvuelve ante nosotros. Si volvemos a asistir a la representación, poseemos una clave que nos orienta desde el comienzo del primer acto; con ello la obra no pierde sugestión, sino que se redobla el placer y la admiración, se perciben con nuevos ojos múltiples detalles que no se manifestaron en la primera representación. Volvemos a ver el primer acto y apreciamos que sutilmente se anticipa lo que va a venir en un juego de esconderse y manifestarse; volvemos a ver el segundo, y lo miramos como una luz poderosa que va iluminando todos los escondrijos y oscuridades calculadas del primero. Es la obra de un gran autor que, con inspiración unitaria, abarca la totalidad de la obra y la desarrolla con un plan admirable. Algo así, los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento son como drama en dos actos63.

Los «elementos imperfectos», la «pedagogía divina» y los «tesoros» del Antiguo Testamento

El carácter progresivo de la Revelación (cf. Catecismo, n. 53) hace que no pueda extrañarnos encontrar «elementos imperfectos y pasajeros» en los libros del Antiguo Testamento. Ya hemos mencionado más arriba algunos ejemplos de estos elementos imperfectos al explicar las dificultades que aparecen al afirmar la verdad de la Escritura en el comentario al n. 107 del Catecismo. Baste recordar, como ejemplo, la cosmología de Gn 1, la moral matrimonial de los patriarcas, o la revelación del Dios uno, pero no todavía de las personas de la Trinidad.

Pero debemos detenernos brevemente en otras afirmaciones del n. 122 que merecen ser reseñadas.

Los libros del Antiguo Testamento dan testimonio de la «pedagogía de Dios», que con amor y paciencia de padre y maestro va mostrando paulatinamente su rostro y va enseñando paso a paso su voluntad.

La segunda limitación64 afecta a algunos contenidos del AT, que eran imperfectos e interinos; pero precisamente en su imperfección, lentamente superada, servían para manifestar el estilo pedagógico de Dios, que sabía producir la experiencia, provocar la insatisfacción, revelar sentido y excitar la búsqueda. Ceremonias, sacrificios, distinciones de lo sacro y lo profano, creencias o ignorancias sobre la otra vida, oscuridades sobre la retribución, trato de los enemigos, etc. Cuando leemos estas cosas en el Antiguo Testamento podemos contemplar en el fondo la mirada y la mano paternal de Dios, que enseña a andar, a hablar a discurrir, a su hijo pequeño. Como cuando nos acordamos con emoción de la profesora que nos enseñó las escalas y la digitación del piano o nos hizo aprender aquellos arreglos facilitados de obras clásicas. Esto nos hará comprender también la nueva pedagogía divina en nuestra vida y en la vida de la Iglesia. «Como un padre instruye a su hijo, así Dios te instruye» (Dt 8)65.

Al contemplar el Antiguo Testamento y cómo conduce al Nuevo, podemos aprender nosotros el estilo de la pedagogía que emplea Dios para guiarnos, enseñarnos, perdonarnos y hacernos desear promesas mayores.

El padre Molinié nos ofrece importantes ejemplos de cómo esa pedagogía sigue siendo necesaria para nosotros.

Leed el Deuteronomio, Isaías, Oseas (sin hablar del Cantar de los Cantares); encontraréis expresiones muy fuertes sobre el amor de Dios por su pueblo y el amor que Él pide a su pueblo: «Si el Señor se enamoró de vosotros y os eligió no fue por ser vosotros más numerosos que los demás -porque sois el pueblo más pequeño-, sino que por puro amor vuestro […]. Porque el precepto que yo te mando hoy no es cosa que te exceda ni inalcanzable; no está en el cielo […] ni está más allá del mar […]. El mandamiento está a tu alcance: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo» (Dt 7,7-8; 30,11-14). «¿Puede una madre olvidarse de su criatura, dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré» (Is 49,15). Todo el Antiguo Testamento, a fin de cuentas, es una interminable escena de amor entre Dios y su pueblo:

«Como a mujer abandonada y abatida
te vuelve a llamar el Señor;
como a esposa de juventud, repudiada
-dice tu Dios-.
Por un instante te abandoné,
pero con gran cariño te reuniré.
En un arrebato de ira te escondí un instante mi rostro,
pero con misericordia eterna te quiero
-dice el Señor, tu redentor-» (Is 54,6-8).

No se comprende nada, si ahí se busca otra cosa. Con todo el respeto debido, se podría traer aquí el diálogo de Carlota con su marido en el Don Juan de Molière: «¡Me dices siempre lo mismo!» «Te digo siempre lo mismo, porque es siempre lo mismo…» La Biblia se repite incansablemente, porque el amor, la infidelidad, la cólera, el perdón se repiten incansablemente en la historia de Israel… y en la nuestra. Los estudios bíblicos pueden enseñarnos muchas cosas preciosas, pero para comprender esto -que es lo esencial- es necesario y suficiente que Dios nos dé un corazón: pues «el Señor no os ha dado inteligencia para entender, ni ojos para ver, ni oídos para escuchar hasta hoy» (Dt 29,3)66.

· · ·

El sentido permanente de la pedagogía divina con respecto a Israel es hacerle comprender que no es amado «como los otros», sino con un amor especial del que el amor nupcial es, al fin y al cabo, la mejor imagen: entre las primeras palabras dirigidas a Abrahán y el Cantar de los Cantares hay una continuidad absoluta, y no comprendemos nada del Antiguo Testamento si rompemos esa continuidad. Desde luego los secretos últimos de este amor no han sido desvelados aún, ni en profundidad (el misterio del Santísima Trinidad), ni en extensión (la llamada a los gentiles). Pero lo esencial ya está ahí, presente en la noción de elección, que impide a Israel atribuir a Dios un amor más o menos vago y platónico; el único que habríamos podido imaginar sin la revelación.

Entonces es fácil comprender la tentación permanente de este pueblo, que es exactamente la nuestra. Se ha dicho y repetido que era la idolatría. Pero me parece que la raíz del peligro es más profunda que eso, y que nos acecha siempre más vigorosamente de lo que suponemos. Se trata al fin y al cabo de la duda, no respecto a la existencia de Dios y de su bondad fundamental, sino más exactamente respecto al carácter extraordinario de su amor hacia nosotros. El pueblo experimenta masivamente esta duda y sucumbe masivamente volviéndose hacia los Baales y las Astartés; pero todos los profetas se enfrentan a ella de una manera más desgarradora todavía, con tanta violencia que no sucumben a ella.

Desde el principio, Abrahán tiene toda la razón para mostrarse escéptico respecto a las promesas divinas que no parecen cercanas a realizarse, y que no dejan de tener un cierto lado delirante, del que Sara y él prefieren reírse a llorar… lo que no agrada demasiado al visitante de Mambré. Tras el milagro del nacimiento de Isaac, viene el sacrificio del que se ha hablado tanto que es inútil insistir en él. Pero este primer ejemplo basta para definir la situación permanente de los siervos de Dios. Se les enfrenta a una contradicción que ninguna sabiduría consigue superar:

-Por una parte, la afirmación repetida de un amor extraordinario y celoso, apoyada por signos también extraordinarios -esto por fuera-; y por dentro un fuego devorador, que empuja a «esperar contra toda esperanza».

-Por otra parte, los hechos… indiscutibles, masivos, innumerables, sofocantes; y por dentro la complicidad del corazón humano, que abandonado a sí mismo vuelve a caer enseguida en la impresión irresistible (bien justificada, cree él, por todos estos hechos) de que no puede ser así, que todo esto es un sueño o un cuento de hadas… y es entonces cuando, en efecto, el demonio nos espera para arrastrarnos más allá de la duda en el vértigo de la nada y en las tinieblas de la angustia donde ya ni siquiera hay Dios67.

A pesar de los elementos imperfectos y pasajeros, no debemos olvidar que en el Antiguo Testamento encontramos también verdaderas perlas que no pierden su valor a la hora de conocer a Dios o de dirigirnos a él. Valgan sólo algunos ejemplos de los muchos que podríamos encontrar.

  • -La respuesta de Abrahán a Dios en Gn 12,1-4 y Gn 22,1-3.

El Señor dijo a Abrán: «Sal de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré. Haré de ti una gran nación, te bendeciré, haré famoso tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan, maldeciré a los que te maldigan, y en ti serán benditas todas las familias de la tierra» Abrán marchó, como le había dicho el Señor, y con él marchó Lot. Abrán tenía setenta y cinco años cuando salió de Jarán (Gn 12,1-4).

Después de estos sucesos, Dios puso a prueba a Abrahán. Le dijo: «¡Abrahán!». Él respondió: «Aquí estoy». Dios dijo: «Toma a tu hijo único, al que amas, a Isaac, y vete a la tierra de Moria y ofrécemelo allí en holocausto en uno de los montes que yo te indicaré». Abrahán madrugó, aparejó el asno y se llevó consigo a dos criados y a su hijo Isaac; cortó leña para el holocausto y se encaminó al lugar que le había indicado Dios. Abrán marchó, como le había dicho el Señor (Gn 12,1-3).

  • -La promesa de salvación en Ez 36,24-38.

Os recogeré de entre las naciones, os reuniré de todos los países y os llevaré a vuestra tierra. Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos. Y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios (Ez 36,24-38).

  • -La descripción del amor de Dios en Is 49,15-16 y 43,1-4.

¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré. Mira, te llevo tatuada en mis palmas, tus muros están siempre ante mí (Is 49,15-16).

Y ahora esto dice el Señor, que te creó, Jacob, que te ha formado, Israel: «No temas, que te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo, la corriente no te anegará; cuando pases por el fuego, no te quemarás, la llama no te abrasará. Porque yo, el Señor, soy tu Dios; el Santo de Israel es tu salvador. Entregué Egipto como rescate, Etiopía y Saba a cambio de ti, porque eres precioso ante mí, de gran precio, y yo te amo. Por eso entrego regiones a cambio de ti, pueblos a cambio de tu vida» (Is 43,1-4).

  • -La descripción de la misericordia de Dios en Sal 103,8-14.

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia.
No está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo;
no nos trata como merecen nuestros pecados
ni nos paga según nuestras culpas.
Como se levanta el cielo sobre la tierra,
se levanta su bondad sobre los que lo temen;
como dista el oriente del ocaso,
así aleja de nosotros nuestros delitos.
Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por los que lo temen;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro (Sal 103,8-14).

  • -La expresión de confianza del Salmo 23 o la petición de perdón del Sal 51.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.
Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término (Sal 23).

· · ·

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.
Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado.
Contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad en tu presencia.
En la sentencia tendrás razón,
en el juicio resultarás inocente.
Mira, en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.
Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.
Hazme oír el gozo y la alegría,
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa (Sal 51,3-11).

La misma Santa Teresa del Niño Jesús escrutó con mirada de fe el Antiguo Testamento68 y encontró en él importantes fundamentos para su «caminito» que tanto bien ha hecho y hace en la Iglesia.

Estamos en un siglo de inventos. Ahora no hay que tomarse ya el trabajo de subir los peldaños de una escalera: en las casas de los ricos, un ascensor la suple ventajosamente.

Yo quisiera también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, pues soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección. Entonces busqué en los Libros Sagrados algún indicio del ascensor, objeto de mi deseo, y leí estas palabras salidas de la boca de Sabiduría eterna: El que sea pequeñito, que venga a mí (cf. Pr 9,4)69.

Y entonces fui, adivinando que había encontrado lo que buscaba. Y queriendo saber, Dios mío, lo que harías con el que pequeñito que responda a tu llamada, continué mi búsqueda, y he aquí lo que encontré: Como una madre acaricia a su hijo, así os consolaré yo; os llevaré en mis brazos y sobre mis rodillas os meceré (cf. Is 66,12-13).

Nunca palabras más tiernas ni más melodiosas alegraron mi alma ¡El ascensor que ha de elevarme hasta el cielo son tus brazos, Jesús! Y para eso, no necesito crecer; al contrario, tengo que seguir siendo pequeña, tengo que empequeñecerme más y más (Santa Teresa del Niño Jesús, Manuscrito C, 2vº-3-rº).

3. El Nuevo Testamento


Bloch, El sermón de la montaña

El Nuevo Testamento ofrece la verdad definitiva de Dios

[124] «La palabra de Dios, que es fuerza de Dios para la salvación del que cree, se encuentra y despliega su fuerza de modo privilegiado en el Nuevo Testamento» (DV 17). Estos escritos nos ofrecen la verdad definitiva de la Revelación divina. Su objeto central es Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, sus obras, sus enseñanzas, su pasión y su glorificación, así como los comienzos de su Iglesia bajo la acción del Espíritu Santo (cf. DV 20).

[125] Los Evangelios son el corazón de todas las Escrituras «por ser el testimonio principal de la vida y doctrina de la Palabra hecha carne, nuestro Salvador» (DV 18).

Aunque estemos llegando al final de este tema y del artículo dedicado a la Sagrada Escritura, es ahora cuando llegamos al núcleo de la Palabra de Dios y de la Revelación: el Nuevo Testamento y, en especial, los evangelios70. El Catecismo subraya algo que hemos ido descubriendo a lo largo del comentario de estos números: la primacía del Nuevo Testamento, que, por supuesto, no elimina el valor del Antiguo. La razón de esta primacía es que «su objeto central es Jesucristo», y que Cristo es -conviene tenerlo siempre presente- la plenitud de la Revelación.

Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En Él lo dice todo, no habrá otra palabra más que ésta (Catecismo, n. 65).

La economía cristiana, como alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo (Catecismo, n. 66).

Cristo es la plenitud de la Revelación y la Revelación definitiva de Dios por una sencilla razón, porque es el Hijo de Dios encarnado. Él es el Verbo de Dios hecho hombre, lleno de gracia y de verdad, de cuya plenitud lo hemos recibido todo: él es quien nos da a conocer al Padre, al que nadie, salvo él, ha visto jamás (cf. Jn 1,14.17-18; 6,46). Jesucristo es el Hijo eterno del Padre, por eso «nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar» (Mt 11,27). Es la realidad de Jesucristo como Hijo de Dios hecho hombre la que da todo su valor al Nuevo Testamento (también al Antiguo en la medida en que anuncia al Mesías y Jesús lo utiliza como Palabra de Dios).

Si «a través de todas las palabras de la Sagrada Escritura, Dios dice sólo una palabra, su único Verbo» (Catecismo, n. 102), en el Nuevo Testamento es el mismo Cristo el que habla o se habla directamente de Cristo; en el Nuevo Testamento la Palabra de Dios muestra toda su capacidad de mostrarnos a Dios y su voluntad, de transformarnos y unirnos a él, porque es el mismo Cristo, el Unigénito del Padre, el que nos sale al encuentro en el Nuevo Testamento (Catecismo, n. 104). Es en el Nuevo Testamento donde alcanza su plenitud la eficacia de la Palabra de Dios (cf. Heb 4.12) y «despliega su fuerza de modo privilegiado»: tiene la misma fuerza de la palabra del Señor que experimentó Mateo, y le hizo dejarlo todo para seguir al Señor (cf. Mt 9,9); la misma fuerza poderosa de la palabra de Jesús que sacó de la tumba a Lázaro (cf. Jn 11,43); la misma que, en la palabra evangélica proclamada en la liturgia, cambió la vida de san Antonio abad, padre de los monjes71. El Nuevo Testamento conserva hoy y siempre toda su fuerza para iluminar y transformar nuestra vida.

Lógicamente, por todas estas mismas razones, los evangelios son el núcleo del Nuevo Testamento y el corazón de todas las Escrituras, porque ellos nos ofrecen el principal testimonio de Jesucristo, de sus palabras y de sus obras, de su vida, muerte y resurrección.

Los Evangelios, «fundamento de nuestra fe», son el testimonio principal de la vida y doctrina de Jesucristo, y Él es el camino hacia el Padre (DV 2), culmen de la revelación del Altísimo (DV 4 y 7), que en Él desciende a los hombres con palabras humanas (DV 13); Él es la confluencia de los dos Testamentos (DV 15 y 16). De la vida y doctrina de esta persona, centro de la historia, los Evangelios son el testimonio principal; ésta es su grandeza, su excelencia, por encima de todo otro testimonio72.

Qué son los evangelios

Antes de seguir adelante para comentar las etapas de formación de los evangelios y la riqueza que supone tener cuatro evangelios y no sólo uno, conviene detenernos sobre la realidad de los evangelios.

Los evangelios, dentro de la literatura universal, de los escritos religiosos de todos los tiempos y de la misma Biblia, tienen una característica peculiar que combina de forma plena dos características que parecen contradictorias y son realmente complementarias: los evangelios son escritos de fe, plenamente fiables desde el punto de vista histórico.

El género literario «evangelio». Esta creación específicamente cristiana nos vincula a la historia. El evangelio es realmente la feliz proclamación del acontecimiento decisivo de la salvación en la persona histórica de Jesús73.

Por lo tanto, los evangelios no son biografías detalladas y ordenadas de la vida de Jesús, como las que escribiría un historiador moderno, ni una presentación aséptica o aconfesional de Jesús de Nazaret. Pero tampoco son una invención de los apóstoles, sin ninguna fiabilidad histórica. Los evangelios tienen esta peculiaridad en razón de su contenido: Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, que entra en la historia, y en la historia nace, vive, predica, hace milagros, muere y resucita, para revelar a Dios y salvar a los hombres. Esta realidad impone que no puedan escribirse al margen de la fe ni al margen de la historia, que no se escriban con la mirada fría del historiador ni con el desinterés histórico del que narra simplemente una experiencia espiritual subjetiva.

San Lucas nos recuerda en el prólogo de su evangelio el interés del evangelista por recoger los testimonios de «los testigos oculares» de «los hechos que se han cumplido entre nosotros».

Puesto que muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros, como nos los transmitieron los que fueron desde el principio testigos oculares y servidores de la palabra, también yo he resuelto escribírtelos por su orden, ilustre Teófilo, después de investigarlo todo diligentemente desde el principio, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido (Lc 1,1-4).

El tercer evangelista es consciente de que, como no puede ser de otra manera, los testigos son a la vez «servidores de la palabra», y que la finalidad del Evangelio es que el creyente sea consciente de la «solidez de las enseñanzas» que ha recibido. Es san Juan el que manifiesta con toda claridad la finalidad de los evangelios, que no puede ser meramente histórica o biográfica:

Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre (Jn 20,30-31).

No debemos olvidar nunca la peculiaridad de los evangelios y de los evangelistas.

Por remontarse a testigos presenciales, esta tradición posee la garantía de ofrecer hechos históricos; al ser transmitida no por simples historiadores, sino por ministros de la palabra, de la predicación evangélica, esta tradición no viene a satisfacer la curiosidad erudita de quienes la reciben o a enriquecer su saber humano -como ocurre con los escritos de la historia profana-, sino a suscitar y alimentar la fe en Jesucristo. Todo esto suele expresarse mediante una fórmula sencilla: los autores de los evangelios son a la vez historiadores y evangelistas. Y teniendo en cuenta que para predicar el Evangelio es necesario narrar unos hechos, bastaría decir que estos escritores son «evangelistas»74.

Las etapas de formación de los evangelios


Pedro Orente, San Juan en la isla de Patmos

[126] En la formación de los evangelios se pueden distinguir tres etapas:

1.La vida y la enseñanza de Jesús. La Iglesia mantiene firmemente que los cuatro evangelios, «cuya historicidad afirma sin vacilar, comunican fielmente lo que Jesús, Hijo de Dios, viviendo entre los hombres, hizo y enseñó realmente para la salvación de ellos, hasta el día en que fue levantado al cielo».

2.La tradición oral. «Los apóstoles ciertamente después de la ascensión del Señor predicaron a sus oyentes lo que Él había dicho y obrado, con aquella crecida inteligencia de que ellos gozaban, instruidos y guiados por los acontecimientos gloriosos de Cristo y por la luz del Espíritu de verdad».

3.Los evangelios escritos. «Los autores sagrados escribieron los cuatro evangelios escogiendo algunas cosas de las muchas que ya se transmitían de palabra o por escrito, sintetizando otras, o explicándolas atendiendo a la situación de las Iglesias, conservando por fin la forma de proclamación, de manera que siempre nos comunicaban la verdad sincera acerca de Jesús» (DV 19).

Tanto el Concilio como el Catecismo se detienen en la forma en que se han compuesto los evangelios, porque se trata de una cuestión fundamental para comprender sus características y cualidades. Como pudimos comprender al hablar de la inspiración de la Escritura y de la relación entre el autor divino y el humano (cf. n. 105-106), no podemos pensar que los evangelios fueron dictados palabra por palabra a unos evangelistas que simplemente funcionaban como máquinas de escribir del Espíritu Santo. Hay que tener en cuenta que la inspiración encuentra diversas formas de producirse en los distintos escritos bíblicos: no se realiza de igual modo en los profetas que en los autores de los libros sapienciales; y, desde luego, en los evangelios tiene elementos que le son propios. A algunos les resultaría más fiable unos evangelios dictados de un tirón al evangelista por un ángel del cielo, como a menudo representa el arte»; pero estas etapas en la formación de los evangelios nos ayudan a entender la conexión que tienen con Cristo, con los apóstoles y con la vida de la Iglesia, que son también los elementos imprescindibles que han ido apareciendo a la hora de descubrir cómo se ha ido formando el canon de las Escrituras.

Hay una primera etapa, sin duda la más importante, que es lo que Jesús hizo y dijo: su enseñanza y sus milagros; su nacimiento, su vida oculta y su vida pública; su pasión, muerte y resurrección. Partimos del hecho de que Jesús no nos ha dejado ningún escrito, pero no debemos olvidar que consciente y deliberadamente dejó una enseñanza para que fuera fielmente transmitida.

  • -Jesús eligió a los apóstoles, para que fuesen testigos privilegiados de lo que hizo y dijo (cf. Mc 3,14; Hch 1,21-2) y les enseñó y explicó aparte su doctrina (cf. Mc 4,34).
  • -La predicación de los apóstoles no comienza con Pentecostés, después de la Pascua, sino que Jesús les envía a predicar ya antes de la Resurrección para que transmitan una enseñanza que han recibido de él (cf. Lc 9,1-6; 10,1-16).
  • -La enseñanza de Jesús tiene una forma fácil de memorizar, que refleja la manera de transmitir fielmente una enseñanza en tiempos de Jesús

La segunda etapa es la de la tradición de la enseñanza de Jesús realizada en la Iglesia apostólica, principalmente de forma oral. Como hemos visto, una tradición enraizada en Jesús y preparada por él. Tenemos un claro testimonio de esta tradición en la enseñanza de san Pablo75:

Porque yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía». Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía» (1Co 11,23-25).

Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié y que vosotros aceptasteis, en el que además estáis fundados, y que os está salvando, si os mantenéis en la palabra que os anunciamos; de lo contrario, creísteis en vano. Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas y más tarde a los Doce (1Co 15,1-5).

  • -Hay que tener en cuenta que esta etapa no tiene una duración ilimitada: el primer evangelio escrito, el de san Marcos, suele fecharse a mediados de los 60; y el último en ser redactado, el de san Juan, debe ser fechado en la última década del siglo primero.
  • -Esta transmisión oral se hace en la época de los testigos privilegiados y garantes de la Tradición. No podemos pensar que en aquella época pudiera manipularse fácilmente la transmisión de los hechos y dichos del Señor: «Me maravilla que hayáis abandonado tan pronto al que os llamó por la gracia de Cristo, y os hayáis pasado a otro evangelio. No es que haya otro evangelio; lo que pasa es que algunos os están turbando y quieren deformar el Evangelio de Cristo. Pues bien, aunque nosotros mismos o un ángel del cielo os predicara un evangelio distinto del que os hemos predicado, ¡sea anatema! Lo he dicho y lo repito: Si alguien os anuncia un evangelio diferente del que recibisteis, ¡sea anatema!» (Gal 1,6-9).
  • -Esta transmisión de los dichos y hechos de Jesús, no se realiza de una manera anónima o en una comunidad amorfa, sino por medio de ministros de la Palabra, que se dedican a esta tarea (cf. Lc 4,1-4 y Hch 6,2-4).
  • -Esta transmisión se realiza en la vida de la Iglesia, es decir, para el anuncio misionero, la enseñanza y la liturgia, lo que hace que los dichos y hechos del Señor se vayan fijando en fórmulas fijas.

Una comunidad, cuyas actitudes fundamentales son las de la misión, el testimonio, la tradición, el servicio, es algo muy distinto de una comunidad que se inclina a cualquier viento, sin eje y sin punto de referencia, inconsistente de su pasado y despreocupada de su porvenir. Un grupo humano, que muestra su empeño explícito en transmitir íntegramente lo que ha recibido, atestiguar lo que ha visto y oído, actuar como delegado y representante del que lo ha enviado y resaltar este servicio por encima de todo lo demás, es un grupo que vive decididamente bajo el signo de la fidelidad76.

  • -No se debe pensar que esta transmisión ser realice de forma exclusivamente oral. También se van poniendo por escrito algunas partes de la tradición, como demuestra la existencia de la recopilación de dichos de Jesús (denominada fuente Q), que sirvió de fuente común a los evangelios de san Mateo y de san Lucas.
  • -Una de las tareas importantes de esta etapa fue la traducción de los diversos elementos de la tradición de su lengua original, el arameo, a la lengua griega que se empleaba en las comunidades por las que se iba extendiendo la fe cristiana.
  • -Lógicamente es en esa primera etapa cuando se reflexiona sobre los acontecimientos vividos con Jesús a la luz de la Pascua y del resto de la Escritura, y se les va confiriendo su sentido pleno, con la ayuda del Espíritu Santo (cf. Jn 14,25-26; 16,12-13).

A la hora de predicar, los apóstoles disfrutaban de un conocimiento más amplio y profundo de aquellos mismos hechos y palabras del Señor durante su ministerio público; el conocimiento que les provenía de los sucesos gloriosos después de la muerte del Maestro y el de la iluminación del Espíritu Santo. Los apóstoles no hubieran podido prescindir de él ni hubieran consentido en ello […] Por «sucesos gloriosos» entiende la constitución [Dei Verbum] en primer lugar la resurrección. La cruz no había sido la última palabra en el problema de Jesús. Que Dios dijera su última palabra sobre Jesús resucitándole daba sentido mucho más claro a muchas de las acciones y palabras del Nazareno. Estaban además, entre los «sucesos gloriosos», las enseñanzas del resucitado en todo el tiempo hasta la ascensión77.

  • -También en esta etapa comienza a darse forma literaria a las diversas tradiciones y a aplicarla a las situaciones de las distintas comunidades, a veces con mínimos retoques.

Es importante subrayar que la característica de esta fase, como de la siguiente, es la continuidad entre lo recibido y lo transmitido, lo que se traduce en la fidelidad y fiabilidad de la tradición que cristalizará en los evangelios.

En resumen: a) la comunidad íntima de Jesús y de los discípulos llamados por él, de manera estable y permanente; b) la adhesión de esos discípulos a la personalidad prestigiosa de Jesús, alma de esa comunidad y centro de atracción y de cohesión del grupo; c) la autoridad de su palabra única y decisiva: estos rasgos constituyen un Sitz in Leben [una situación vital] interno que basta para explicar la posibilidad y la continuidad efectiva de una tradición de las palabras y gestos de Jesús78.

La tercera etapa es la redacción de los evangelios, es decir, la puesta por escrito definitiva por parte de los cuatro evangelistas de la tradición que proviene de Jesús y se transmite a través de los apóstoles. Hay que subrayar, aunque sea evidente, que los cuatro evangelistas, dos de ellos apóstoles, están insertos en la Iglesia apostólica, y están incorporados a la tarea de la predicación, de la misión y de la formulación de la tradición viva que viene del Señor.

El mismo Catecismo, citando Dei Verbum, nos ayuda a comprender la labor que realizó cada uno de los evangelistas:

  • -Cada evangelista, de las fuentes de que dispone -que no coincide plenamente con las de los demás-, selecciona y ordena el material que le viene de la Tradición, principalmente oral, pero no sólo oral, y lo pone por escrito.
  • -En la tarea de redacción del evangelio, cada evangelista sintetiza o explica, las tradiciones que transmite, según las necesidades de la comunidad concreta a la que dirige su evangelio. Por ejemplo, san Mateo, que dirige su evangelio a cristianos procedentes del judaísmo, pone frecuentemente a Jesús y su mensaje en relación con el Antiguo Testamento; y san Lucas, que escribe para cristianos de origen pagano, prescinde de detalles y explicaciones que sus lectores no pueden entender.
  • -Además de las tradiciones de que dispone y de la comunidad concreta a la que escribe, cada evangelista tiene su propia forma de narrar, su propio lenguaje (recuérdese lo dicho en el n. 106 del Catecismo) y su intención catequética peculiar. Mientras que san Juan presenta los signos que manifiestan la gloria de Jesús, que se hará patente en la pasión y resurrección, san Lucas insiste especialmente en la misericordia y en la oración de Jesús.

Todo esto explica la diversidad que encontramos en los cuatro evangelios. Pero nunca debemos olvidar que el evangelista no crea ni inventa los hechos y los dichos del Señor, sino que transmite una tradición que sabe que es sagrada y salvadora. El acento que un evangelista pone en su relato no debe ser interpretado como creación o desfiguración del rostro del Señor, sino acentuación de rasgos que también pueden encontrarse en los demás79. Los evangelios son aceptados por la Iglesia primera y por los testigos cualificados. Además, hay que tener siempre presente que toda esta labor de selección y redacción está hecha bajo la acción del Espíritu Santo (Catecismo, n. 105-106).

A pesar de este trabajo redaccional de los evangelistas, han conservado éstos la primitiva forma de proclamación del Evangelio, es decir, de anuncio de la Buena Nueva de la primitiva predicación apostólica. Ésta es otra de las características literarias del género evangélico. Tampoco por este motivo se podrá considerar éste como estrictamente histórico al gusto moderno. Sin embargo, el resultado definitivo de toda esta elaboración es comunicarnos «siempre cosas verdaderas y sinceras acerca de Jesús», es decir, de acuerdo con los hechos objetivos y certeza subjetiva de los autores80.

Cabría señalar que, según lo que aceptan la mayoría de los estudiosos, el primero que redactó un evangelio fue san Marcos, que realmente añadió al núcleo esencial de la predicación cristiana, que es el relato de la pasión y el anuncio de la resurrección (Mc 14-16)81, un largo prólogo que contiene los dichos y hechos de Jesús, especialmente milagros y parábolas. San Mateo y san Lucas, que conocen el evangelio de san Marcos y que también disponen en común de una amplia colección de dichos de Jesús82, amplían el relato evangélico, añadiendo cada uno independientemente las tradiciones de que disponen, especialmente del nacimiento de Jesús y de las apariciones del Resucitado. Por último, san Juan, que tiene intención de aportar no sólo unas tradiciones complementarias a los tres primeros evangelios, sino una visión más profunda de la manifestación de la gloria del Hijo de Dios en todos sus hechos y palabras, añade el impresionante prólogo de su evangelio que lleva los orígenes de Jesús, más allá del nacimiento, al Verbo de Dios que está desde el principio vuelto a Dios porque él mismo es también Dios (Jn 1,1-18).

Un Evangelio en cuatro evangelios


Rubens, Los cuatro evangelistas

[127] El Evangelio cuadriforme ocupa en la Iglesia un lugar único; de ello dan testimonio la veneración de que lo rodea la liturgia y el atractivo incomparable que ha ejercido en todo tiempo sobre los santos:

«No hay ninguna doctrina que sea mejor, más preciosa y más espléndida que el texto del Evangelio. Ved y retened lo que nuestro Señor y Maestro, Cristo, ha enseñado mediante sus palabras y realizado mediante sus obras» (Santa Cesárea Joven, Epistula ad Richildam et Radegundem: SC 345, 480).

«Es sobre todo el Evangelio lo que me ocupa durante mis oraciones; en él encuentro todo lo que es necesario a mi pobre alma. En él descubro siempre nuevas luces, sentidos escondidos y misteriosos» (Santa Teresa del Niño Jesús, Manuscritos autobiográficos, París 1922, p. 268).

Por último, el n. 127 habla del «Evangelio cuadriforme», es decir, del Evangelio que la Iglesia nos ofrece en cuatro evangelios. Para algunos este Evangelio cuadriforme supone una desventaja porque encuentran diferencias entre ellos que les crean dificultades y hubieran preferido un solo evangelio que evitara tener que estar permanentemente comparando si un episodio de un evangelio aparece en otro y tener que explicar diferencias y ausencias. Tanto es así que en la Iglesia primitiva tuvo un enorme éxito la redacción de un solo evangelio que recogía el contenido de los cuatro evangelios canónicos en un solo relato, eliminando así las dificultades que pudieran presentar las diferencias entre los cuatro evangelios83.

Sin embargo, las ventajas del Evangelio en cuatro evangelios son evidentes y hay que saber aprovecharlas.

  • -La perspectiva concreta de cada evangelista -verdadera e inspirada, no se olvide- nos ayuda a tener un retrato más completo de Jesús.

En los cuatro evangelios tenemos cuatro presentaciones distintas del Evangelio, de Jesús de Nazaret, del único evangelio y el único Jesús de Nazaret. De modo semejante, en los Cristos de nuestros grandes pintores tenemos formas distintas de presentar al mismo Cristo. Esa variedad, lejos de ser un engorro, es para nosotros una gran ventaja: en los cuatro evangelios tenemos cuatro caminos distintos para llegar a la fe en Jesús, Hijo de Dios, o para mantenerla viva84.

Un Evangelio cuadriforme en expresión de Ireneo. Cuatro visiones divino-humanas de esa persona infinita, del misterio de su vida y riqueza de su doctrina. No es el Evangelio de Mateo, ni el de Marcos, porque no hay más que uno el de Jesucristo; pero es el Evangelio según Mateo, según Marcos, porque, con sus personalidades humanas, cualidades literarias y tendencias religiosas distintas, dirigidos por el Espíritu Santo, lo concibieron así, con esas modalidades propias, distintas entre sí y distintas de las de Lucas y Juan. La armonización y unificación no hay que buscarlas al nivel de las redacciones distintas, sino de la predicación apostólica (no de un apóstol) y en la persona proclamada, Jesucristo, en su vida y enseñanza85.

  • -Gracias al testimonio, a veces independiente, de cada evangelista, tenemos una mayor certeza histórica de los hechos narrados.
  • -Las diferencias entre los evangelios nos permiten adentrarnos en el proceso de composición de los evangelios que ha descrito el Catecismo y alcanzar con mayor seguridad los hechos y los dichos procedentes de Jesús.
  • -La perspectiva de cada evangelista queda patente al compararla con el fin que se plantean los otros tres. Eso nos permite enriquecer la lectura del Evangelio con las diferentes aplicaciones que cada evangelista hace de los dichos y hechos de Jesús para las situaciones y necesidades de su comunidad concreta y que constituyen también parte del mensaje inspirado por el Espíritu Santo. Conocer esas aplicaciones del Evangelio nos ayuda a encontrar la que encaja mejor con nuestra situación y a descubrir el modo correcto en que nosotros podemos ahora aplicar el Evangelio a nuestras necesidades.

Se habla claramente de un fin particular de cada uno de los evangelios, acomodado sin duda a los lectores previstos por los evangelistas. Toda la obra literaria del evangelista estará en cierto modo en función de este fin. La constitución [Dei Verbum] lo había insinuado ya en el número anterior al hablar del «Evangelio cuadriforme según Mateo…». A primera vista, esta observación sobre el objetivo de cada evangelio puede parecer una limitación u obstáculo serio a la historicidad. En realidad es la limitación intrínseca a la naturaleza humana, y, por lo tanto, a toda obra histórica, aun la más exigente. Se trata de la capacidad limitada de observación y sensibilidad de todos los que han contribuido a la formación de los Evangelios, desde los mismos testigos oculares a los últimos autores o redactores. Los observadores más perspicaces no llegan a captar más que un 30 por ciento de la realidad sensible. Naturalmente, no todos somos sensibles de la misma manera y a los mismos detalles y matices. Todavía más, es también natural la inclinación a destacar precisamente aquellos aspectos de la realidad captada más de acuerdo con las tendencias, gustos o convicciones del observador. No exponer toda la realidad de un suceso o una vida y orientar lo expuesto a un fin determinado, no es, de por sí, negación o menoscabo de la historicidad. Al referirnos al fin particular de un evangelista, no tenemos que pensar necesariamente en un fin teológico (o apologético), como contradictorio de lo histórico. Basta ‑para no hablar de lo utópico de una historia completamente objetiva- que dicho fin caiga dentro del contenido real del suceso y que no fuerce los datos contra su sentido original. En ese caso, en manera alguna el fin particular estaría en pugna con la historicidad de la narración86.

Los hermosos textos de santa Cesárea Joven y de santa Teresa del Niño Jesús nos introducen ya en el tema siguiente que dedicaremos a lo que aporta la Sagrada Escritura a la vida de la Iglesia, especialmente, desde nuestro punto de vista, a la vida contemplativa.


NOTAS

  1. A. M. Artola – J. M. Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, Estella 1995 (Verbo Divino, 4ª ed.), 106.
  2. J. C. Turro – R. E. Brown en Brown-Fitzmyer-Murphy, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, Estudios sistemáticos, Madrid 1972 (Cristiandad), 51.
  3. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 53.
  4. No se olvide que «Antiguo Testamento» es una forma cristiana de denominar a los libros sagrados que el pueblo judío designa como «Ley, profetas y escritos» (cf. Lc 24,44).
  5. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 57.
  6. Tomado de la Biblia de Jerusalén.
  7. Hay que tener cuidado con estas denominaciones, porque la reforma protestante llama «apócrifos» a lo que la Iglesia católica denomina «deuterocanónicos», y llama «pseudoepigráficos» a lo que nosotros llamamos «apócrifos».
  8. Una muestra de ello es que entre los escritos de Qumrán aparecieron textos de Baruc 6, Tobías y Eclesiástico, que no pertenecen al canon hebreo tradicional. En las excavaciones de Masada (1964) apareció el manuscrito en hebreo del libro del Eclesiástico. Esto significa que en el siglo primero (Qumrán fue destruido el año 68 y Masada en el 73) se usaban entre los judíos algunos de los libros del llamado canon largo que representa los LXX.
  9. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 87. Para todo este desarrollo pueden leerse las p. 83-87 de esta obra.
  10. La diferencia entre los 24 libros que aparecen en el canon hebreo y los 22 a los que se refiere Josefo estriba en que se consideran un solo libro Jueces-Rut y Jeremías-Lamentaciones.
  11. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 86. Cf. V. Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios. Introducción general a la Sagrada Escritura, Bilbao 1995 (Desclée de Brower, 4ª ed.), 189, para ver con detalle estos datos.
  12. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 91.
  13. Todavía, en el siglo VII, san Gregorio Magno y en el XII, Hugo de San Víctor, defenderán el canon corto.
  14. J. Collantes, La fe de la Iglesia católica, Madrid 1984 (BAC, 2ª ed.), 93.
  15. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 92.
  16. Puede consultarse como orientativo el cuadro que ofrecen Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 78-79.
  17. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 93. En las p. 78-80 expone los primeros signos de «la conciencia canónica en el Nuevo Testamento»: a) El prólogo del evangelio de san Lucas (Lc 1,1-4), en el que el evangelista manifiesta la conciencia de exponer los hechos y palabras del Señor que son normativos para la comunidad cristiana; b) El final largo del evangelio según san Marcos (Mc 16,9-29), que combina las apariciones del Resucitado contenidas en Mt, Lc, Jn y Hch; c) Los dos finales del cuarto evangelio (Jn 20,30-31; 21,23-24), que manifiestan que lo escrito es para llevar a la fe en Jesús y participar de su vida, y que el testimonio del discípulo amado puede seguir vivo después de la muerte de Pedro hasta que Cristo vuelva; d) Ap 22,18-19, que previene contra la alteración de las palabras contenidas en este libro.
  18. Para estos datos puede verse Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 195; Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 94-95. Para las dificultades de este emplear este criterio como único y definitivo, cf. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 89. En las páginas 76-88 van recorriendo las pistas para la canonicidad de cada uno de los textos neotestamentarios. Collantes, La fe de la Iglesia católica, 89-90, resume estos datos de la siguiente manera: «Los Padres apostólicos y apologistas del siglo II conocen y citan casi todos los escritos del Nuevo Testamento y les atribuyen una autoridad semejante o mayor que a los del Antiguo, porque refieren las enseñanzas de Cristo y de los apóstoles. Teófilo de Antioquía (año 181-2) asimila la ley y los profetas con los evangelios, «porque todos están inspirados por el mismo espíritu de Dios» (Ad Autolycum III,12). Este autor es el primero que introduce citas de las cartas de San Pablo con el calificativo de “palabra de Dios” (ibid., III,14). San Ireneo, en la segunda mitad del siglo II, es el primero en aplicar a los evangelios nombre de Escritura (Adv. Haer. II,40,II; III,1,1) y Clemente Alejandrino, el primero que habla de Antiguo y Nuevo Testamento (Stromm. III,11,71)».
  19. Tomados de Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 195. Cf. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 95-98.
  20. San Justino, Primera Apología, 67.
  21. San Justino, Primera Apología, 66.
  22. No confundir con la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios.
  23. Segunda carta de Clemente a los Romanos, 2,4.
  24. Tertuliano, Contra Marción, 4,1,6; 4,22,3. Cf. 4,6,1: «Todo lo que elaboró Marción… mira a esto: establecer la diversidad entre el Antiguo y el Nuevo Testamento; por lo tanto, [presentar] a su Cristo separado del Creador; como Dios de otro, como extraño a la Ley y a los profetas». No es extraño que frente a Marción que, como veremos más adelante, separa y opone radicalmente al Dios Padre de Jesucristo y al Dios del Antiguo Testamento, Tertuliano tenga que usar el término Nuevo Testamento para relacionarlo adecuadamente con el Antiguo. «Probablemente fue Marción, al rechazar el AT en favor de una colección truncada de diez epístolas paulinas y Lc, quien por vía de oposición hizo aflorar la convicción de que los escritos cristianos formaban una unidad con los del AT» (Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 88).
  25. Sobre el valor de estas listas para la afirmación de la canonicidad cabe decir: «La formación de una lista implica la aceptación de los libros incluidos en ella como pertenecientes a una clase especial; ahora bien, como las listas de libros neotestamentarios van unidas a veces a las listas de los veterotestamentarios, implica también su aceptación como Escritura […] Sólo con las listas de finales del siglo IV, concretamente las de Atanasio, Agustín y los Concilios de Hipona (393) y Cartago (397), se revela un consenso en casi toda la Iglesia» (Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 89-90).
  26. Llamado así porque fue descubierto por Ludovico Antonio Muratori en la Biblioteca Ambrosiana de Milán el año 1740.
  27. Para un estudio más detallado de la historia de estos libros deuterocanónicos en el canon puede verse, además de los comentarios a las diversas obras, Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 84-88.
  28. Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 197.
  29. Resumimos aquí lo que desarrolla Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 108-114, en el epígrafe «Criterios del canon y fundamentación teológica». Cf. También Pontificia Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia (1993), III, B, 1. Formación del canon.
  30. «De este ámbito se recibe y acepta el Antiguo Testamento como Escritura, leída ahora en desde la misma perspectiva y con la misma orientación de la tradición apostólica, es decir, desde Cristo, a quien anuncia el AT y en quien encuentra su plenitud y cumplimiento […] También con relación al Antiguo Testamento la autoridad suprema es la de Cristo, que recibe históricamente de la comunidad hebrea sus escritos santos. Con la persona de Jesús y su palabra, la tradición apostólica transmite también a toda la Iglesia el AT, que anuncia a Cristo y en él encuentra su plenitud» (Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 109.115). «Esto vale también para el AT cuyo Canon fue establecido definitivamente por la Iglesia cristiana […] Dado que el AT ha sido ordenado constitutivamente al NT y a la Iglesia, acerca de él la Iglesia y solamente ella de forma definitiva, pone en acto, por “connaturalidad”, su autoconciencia mediante el reconocimiento explícito de la inspiración y de la canonicidad de los libros de Israel» (Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 204).
  31. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 109.
  32. «Ciertamente, en el definitivo reconocimiento por parte de la Iglesia, jugaron un papel importante algunos criterios objetivos, como: el destino de un escrito apostólico a una Iglesia oficial y el uso que ella hizo de él; el origen o la aprobación apostólica de un libro; su conformidad con la “regla de la fe”. Si bien hay que reconocer que ellos por sí mismos no son suficientes para dirimir la cuestión» (Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 202. La cursiva es nuestra).
  33. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 110. Más adelante (p. 113) afirma a propósito de este criterio: «Se trata de una percepción sólo garantizable por la Iglesia, a quien Cristo ha entregado su Espíritu».
  34. Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 203.204, que se basa especialmente en los estudios de Grelot y Rahner. Cf. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 106-107.
  35. Cf. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 115.
  36. Cf. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 102.
  37. Citado en Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 71. Sobre la diversa forma de situar estos libros en las diversas ediciones protestantes de la Biblia, cf. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 71-73; Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 212-213. En resumen, puede decirse que después de una época en que los deuterocanónicos del Antiguo Testamento fueron excluidos de la Biblia, se ha vuelto a la postura inicial de Lutero de colocarlos en un apéndice señalando que no pertenecen al canon hebreo.
  38. Pueden verse reseñados estos intentos en Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 103-105; Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 200.
  39. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 105. «Es precisamente la noción sobre la Iglesia de las diversas Confesiones reformadas, a nuestro entender insuficiente e incompleta, la que hace de ellas todavía hoy problemática la cuestión del canon» (Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 200-201).
  40. Cf. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 102. «El problema de los “criterios de canonicidad” se plantea expresamente en la época de la Reforma, cuando los Reformadores sustituyeron los criterios externos, vinculados a la autoridad del Magisterio de la Iglesia y de su Tradición por criterios internos capaces de imponerse a todo creyente y a la misma Iglesia» (p. 200).
  41. Hay que tener en cuenta que realmente «si algunos rasgos del catolicismo primitivo, que resaltan más en los libros tardíos del NT, llegaron a convertirse en notas distintivas de la Iglesia católica, ello no fue así porque la Iglesia diera conscientemente sus preferencias a un determinado grupo de libros del NT: Más bien fue porque unos rasgos tales como el sacramentalismo, la jerarquía y el dogma tenían pleno sentido en la vida de la Iglesia. En un proceso de desarrollo guiado por el Espíritu, la Iglesia hizo de estos rasgos una parte de sí misma, de forma que lo verdaderamente normativo no era un grupo de libros, sino el Espíritu que actuaba dentro de la Iglesia viva» (Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 96).
  42. Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 216, resume de esta manera la búsqueda protestante del canon dentro del canon.
  43. Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 216.
  44. «El Canon del NT no establece por sí mismo la base de la unidad de la Iglesia. Muy al contrario, por su misma estructura, es decir, por los mismos elementos que lo componen y que el historiador puede descubrir en él, constituye el fundamento de la diversidad de las confesiones cristianas» (E. Käsemann, citado en Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 217). Fue contundente la reacción de H. Küng, antes de caer en un error similar: «El atrevido programa del “Canon en el canon” exige nada menos que ser más bíblicos que la Biblia, más neotestamentarios que el NT, más evangélicos que el mismo Evangelio, más paulinos que S. Pablo. Su pretensión es la de una valorización radical absoluta, el resultado una disgregación total» (citado en Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 221).
  45. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 94.
  46. I. de la Potterie, citado en Mannucci, La Biblia como Palabra de Dios, 222-223.
  47. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 120. «Interpreta cada texto bíblico a la luz del Canon de las Escrituras, es decir, de la Biblia en cuanto recibida como norma de fe por la comunidad de creyentes. Procura situar cada texto en el interior del único designio divino […] El acercamiento canónico reacciona con razón contra la valorización exagerada de lo que se supone ser original y primitivo, como si ello fuera lo único auténtico. La Escritura inspirada es ciertamente la Escritura tal como la Iglesia la ha reconocido como regla de fe. A propósito de esto se puede insistir, sea sobre la forma final en la cual se encuentra actualmente cada uno de los libros, sea sobre el conjunto que ellos constituyen como Canon. Un libro no es bíblico sino a la luz de todo el Canon» (Pontificia Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia, I, C, 1. Acercamiento canónico).
  48. Turro – Brown, Comentario Bíblico «San Jerónimo», V, 97.
  49. Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 115.116.
  50. H. Rondet, Historia del dogma, Barcelona 1972 (Herder), 44. Según san Ireneo, Adversus haereses, I,27,1, Marción «enseñó que el Dios proclamado por la Ley y los Profetas no es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, porque aquél es conocido, éste desconocido; el uno es justo, el otro bueno».
  51. Cf. más arriba, n. 24.
  52. «La historia moderna nos recuerda la doctrina de algunos que negaban el valor del AT, como Schleiermacher, los panbabilonistas, etc., y la práctica de muchos cristianos que no saben qué hacer con el AT» (L. A. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, en L. A. Schökel (dir.), Comentarios a la constitución Dei Verbum sobre la divina revelación, Madrid, 2012 (BAC), 518). Más adelante (p. 527-528) resume las objeciones contra el Antiguo Testamento en tres apartados: a) la razón cristiana: el Nuevo Testamento haría inútil el Antiguo; b) la razón filosófica dejaría de lado el pensamiento veterotestamentario; c) la razón cultural: la cultura técnica no puede aceptar la visión ingenua del Antiguo Testamento (realmente tampoco la del Nuevo).
  53. «Cristo descubre su presencia en el AT, y así revela el sentido del AT al mismo tiempo que explica el mensaje pascual: la iluminación es recíproca. Esta actividad de Cristo es constitutiva y es ejemplar: establece definitivamente el puesto de la Escritura -Antiguo Testamento-, su función y su sentido; orienta con su ejemplo la interpretación» (Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 533).
  54. Es interesante cómo Pontificia Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia, III, A, 1. Relecturas, señala esa dinámica dentro del Antiguo Testamento, con ejemplos interesantes: «Lo que contribuye a dar a la Biblia su unidad interna, única en su género, es que los escritos bíblicos posteriores se apoyan con frecuencia sobre los escritos anteriores. Aluden a ellos, proponen “relecturas” que desarrollan nuevos aspectos del sentido, a veces muy diferentes del sentido primitivo, o inclusive se refieren a ellos explícitamente, sea para profundizar el significado, sea para afirmar su realización».
  55. Cf. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 519.
  56. «El texto de Isaías comienza enunciando la presencia del Espíritu y la misión de anunciar, proclamar. Jesús es el Mesías-Ungido-Cristo, tiene el Espíritu y viene a proclamar el Evangelio, la buena noticia. Cuando Jesús lee las palabras del profeta, les presta su voz y su palabra, les infunde su Espíritu, y las palabras se cumplen, se vuelven realidad en presencia de los oyentes. Hasta ahora nadie había oído perfectamente ese texto, porque nadie lo había leído en primera persona con pleno derecho: sólo Cristo puede leer en primera persona ese texto llenándolo de sentido» (Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 536).
  57. Afirma Orígenes: «Cuando Jesús se transfiguró en gloria, también Moisés y Elías aparecieron con él en gloria; para que comprendas que la ley y los profetas y el Evangelio siempre convergen y permanecen en una misma gloria»; «cuando el Logos los tocó, alzaron los ojos y vieron a Jesús solo, y a nadie más. Moisés, la Ley, Elías, la Profecía, se han convertido en una sola cosa, se han identificado con Jesús, que es el Evangelio. Y ya las cosas no son como antes: ya no son tres, porque los tres son ahora un solo ser» (textos citados en Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 534).
  58. R. Schnackenburg, El testimonio moral del Nuevo Testamento, Madrid 1965 (Rialp), 77, se pregunta cuál es la novedad del precepto del amor si simplemente recoge dos citas del Antiguo Testamento: «Así pues, ¿cuál es la auténtica aportación de Jesús? La auténtica aportación contiene tres momentos fundamentales: 1, la indisoluble conexión entre ambos preceptos; 2, la reducción, perfectamente consciente, de toda la ley a este precepto fundamental; 3, la nueva interpretación universalista del amor al prójimo».
  59. Recuérdese lo dicho al comentar el n. 117 en el tema La Sagrada Escritura interpretada en la Iglesia que relaciona la tipología y el sentido espiritual y también lo que hace referencia al sentido pleno.
  60. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 547.
  61. La Biblia de Jerusalén comenta a propósito de Mt 26,28: «Como antaño en el Sinaí, la sangre de las víctimas selló la alianza de Yahvé con su pueblo, Ex 24,4-8; ver Gn 15,1, así también, sobre la cruz, la sangre de la víctima perfecta, Jesús, va a sellar entre Dios y los hombres la alianza “nueva”, ver Lc 22,20».
  62. San Gregorio Magno, Homilías sobre las profecías de Ezequiel, I,VI,15, citado en Benedicto XVI, Verbum Domini, 41.
  63. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 524.
  64. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 519, añade a las limitaciones de los contenidos «imperfectos e interinos», un capítulo previo de limitaciones que tienen que ver con «la condición de la humanidad antes de Cristo» que limita al ser humano para conocer y manifestar los hechos; y con la salvación futura que los autores veterotestamentarios manifiestan limitadamente «en cuanto que los hombres no poseían la infusión del Espíritu Santo, necesaria para entenderlo».
  65. Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 519.
  66. M.-D. Molinié, El coraje de tener miedo. Variaciones sobre espiritualidad, Madrid 1979 (Paulinas, 2ª ed.), 28-29.
  67. M.-D. Molinié, El combate de Jacob, Madrid 2011 (San Pablo), 17-18.
  68. «La fuente principal de su experiencia espiritual y de su enseñanza es la palabra de Dios, en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Ella misma lo confiesa, especialmente poniendo de relieve su amor apasionado al Evangelio (cf. Ms A 83 v). En sus escritos se cuentan más de mil citas bíblicas: más de cuatrocientas del Antiguo Testamento y más de seiscientas del Nuevo (Juan Pablo II, Carta apostólica Divini Amoris Scientia, con la que se declaró doctora de la Iglesia universal a Santa Teresa del Niño Jesús (1997), 9).
  69. El texto de la traducción de Pr 9,4 de la Conferencia Episcopal Española que dice «vengan aquí los inexpertos» no nos sirve de referencia a las palabras de la Escritura que iluminaron a la santa de Lisieux, pero sí el texto de la Vulgata: «Si quis est parvulus, veniat ad me».
  70. «En el orden lógico de la constitución [Dei verbum], el Nuevo Testamento llega en el capítulo quinto hacia el final. También, cronológicamente, Cristo llegaba al término de una maduración, inaugurando la plenitud con su presencia. Pero, en importancia y valor, el capítulo sobre el NT en general, y sobre los Evangelios en particular, es el centro de todo. Lo mismo que Cristo es centro de todo» (Schökel, Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos, 576).
  71. San Atanasio, Vida de san Antonio, 2-3.
  72. J. R. Scheifler, Los Evangelios, en L. A. Schökel (dir.), Comentarios a la constitución Dei Verbum sobre la divina revelación, Madrid, 2012 (BAC), 589. Este autor recuerda que «las fuentes no cristianas dicen muy poca cosa sobre la persona de Jesús; casi exclusivamente refieren la noticia de su muerte y de su adoración en la comunidad cristiana como vivo» (id.).
  73. R. Latourelle, A Jesús el Cristo por los evangelios, Salamanca 1982 (Sígueme), 232. Es necesario recalcar la inserción de la fe cristiana en la historia, y, en consecuencia, la de los evangelios como principal testimonio de Jesucristo: «Se destruirían los fundamentos racionales de la fe cristiana si no tuviéramos la suficiente garantía histórica de la existencia y vida de Jesús de Nazaret, como nos la quieren describir los Evangelios; que la fe que testifican los Evangelios presupone una realidad histórica recognoscible como tal; que la fe cristiana no es una doctrina, ni una ética, ni un culto, ni la fe en una persona, sino la fe en Jesús, que sirvió a los necesitados, buscó a los pecadores, sanó a los enfermos y murió en el Calvario; la fe en este Jesús, que es el Señor. Es decir, que los grandes hechos de la historia de la salvación han dejado sus huellas en la historia humana, uno de cuyos documentos más fidedignos, y el más importante, son los Evangelios» (Scheifler, Los Evangelios, 617).
  74. M. Herranz Marco, Los evangelios y la crítica histórica, Madrid 1978 (Cristiandad), 87.
  75. Latourelle, A Jesús el Cristo por los evangelios, 164-166, analiza la importancia y el significado de los términos «recibir» y «transmitir» en las cartas de san Pablo.
  76. Latourelle, A Jesús el Cristo por los evangelios, 185.
  77. Scheifler, Los Evangelios, 622-623.624.
  78. Latourelle, A Jesús el Cristo por los evangelios, 157. Cf. Scheifler, Los Evangelios, 619.
  79. Por ejemplo, no falta en el evangelio según san Mateo la misericordia de Jesús proclamada con mayor fuerza en el de san Lucas, como no falta en éste el cumplimiento de la Escritura en Jesús en el que insiste más san Mateo.
  80. Scheifler, Los Evangelios, 635.
  81. No es extraño que sea en el relato de la pasión donde aparezcan las mayores coincidencias entre los cuatro evangelios.
  82. Asumimos en esta explicación la teoría de las dos fuentes que, con sus dificultades, es aceptada por una gran mayoría de estudiosos. Cf. Pontificia Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia, I, A, 1. Historia del método.
  83. Se trata de «la armonía evangélica compuesta por Taciano en Siria hacia el 170, el Diatéssaron, que tiene como base a Jn. La razón de esta obra parece ser, sobre todo, el problema real de las contradicciones o diferencias que se percibían entre el único evangelio de Jesús y los cuatro escritos evangélicos» (Artola – Sánchez Caro, Biblia y Palabra de Dios, 97). «Desechadas como irreales las “concordancias” o “cuatro evangelios en uno”, se hacen indispensables, como instrumentos de trabajo, las “sinopsis” o Evangelios dispuestos a tres o cuatro columnas en sus pasajes más o menos paralelos» (Scheifler, Los Evangelios, 585).
  84. Herranz Marco, Los evangelios y la crítica histórica, 70.
  85. Scheifler, Los Evangelios, 594.
  86. Scheifler, Los Evangelios, 632.