Seleccionar página

Descargar este documento en formato Pdf

-Mirar con los ojos del corazón.
-Escuchar con los oídos del alma.
-Tener los ojos clavados en Cristo, aunque no vea nada.
-Tener los oídos abiertos, aunque no oiga nada.
-Captar en silencio a Aquel que habla sin palabras.
-Gustar a Dios en silencio.
-Dejar que Dios tome la iniciativa en la conversación.
-Ver a Dios en la oscuridad.
-Esperar a Aquel que está presente.
-Dejarse enseñar en silencio.
-Dejar que me ilumine el rostro del Señor.
-Unirme en silencio al Amado.
-Amar sin necesidad de sentimientos.
-El silencio que queda después de haberlo dicho todo.
-La luz que se percibe con los ojos cerrados.
-El fuego que calienta el alma y no captan los ojos.
-La fe que no exige pruebas ni signos.
-La confianza plena en Dios que actúa sin sentirlo.
-La oración que transforma sin que se note.
-Dios actuando cuando parece que no hace nada.
-Dios transformando el corazón sin tocar los sentidos.
-Dios modelando en mí la imagen de Cristo.