1. La intuición y el tormento de lo que debe ser, o debería ser, el don total a Dios. Digo la intuición o el tormento, para precisar que este don puede estar hecho o no, o en proceso de hacerse o de huir de él. Lo que cuenta es la aceptación leal, radical e intrépida de una lucidez lo más fuerte posible de esta realidad. Reconocer que éste es el gran negocio de la vida, y que todo el resto es secundario o pura literatura. Aceptar ser atormentados por esta llamada durante toda nuestra vida. 2. En consecuencia, una preocupación absoluta por la verdad: no fabricarnos una falsa imagen, no presentarnos mejor de lo que somos, ni intentar persuadirnos o persuadir a los demás de que hemos realizado lo que no hemos hecho. 3. En consecuencia, en las relaciones con el prójimo, un esfuerzo de lealtad absoluta y de misericordia absoluta: es imposible que seamos verdaderos si no nos sabemos perdonados. El «Yo confieso» mutuo debe ser la carta magna de nuestras relaciones y de nuestros diálogos. 4. El deseo de una formación doctrinal, cada uno según sus capacidades, pero con el amor de esta dimensión contemplativa tan violentamente rechazada o despreciada por numerosos cristianos. Esto es una nota propia de la familia dominicana. 5. El deseo de aprender a rezar (hubiera podido poner también este párrafo en cabeza: es en verdad inclasificable). 6. El deseo eficaz de comulgar a menudo lo más posible. 7. No me atrevo a decir nada, de momento, de la Virgen y de santa Teresa del Niño Jesús, salvo este dato negativo: no desinteresarse categórica y sistemáticamente por ellas. Por lo menos permanecer abiertos a esta dimensión de la vida cristiana por un acto de fe.
Pérfil de mujer orando con las manos juntas
Página de navegación-Contemplativos en el mundo
Casa edificada sobre roca Símbolo del correo electrónico La balanza de la justicia Tomando apuntes en una reunión Campanario al atardecer La luz que ilumina el libro Rostro del padre Molinié Caminando en la soledad del desierto Caja de herramientas Niño mirando a flor que sale del asfalto La cruz y el Espíritu
Para suscribirse a las novedades:
¡nuevo!
Lista de los siete puntos que pueden servir de base a una vida espiritual M. D.  Molinié , O. P., Cartas a sus amigos, Carta 1.
Ir al principio